Smartphone Realme
– May 23, 2019, 12:15 (CET)

Renueva mucho, fabrica barato y vende online: la agresiva fórmula del éxito en la gama media móvil

Hace ya tiempo que la gama media de smartphones dejó de significar únicamente un teléfono que, por modesto que fuera, proporcionara una usabilidad simplemente decente. Los Moto G originales marcaron una era, relevada por unos más ambiciosos Mi A de Xiaomi, a los que nadie se había atrevido a toser. Hasta ahora.

Hace unos meses era Oppo quien desembarcaba en Europa con una ambición desmedida y unas aspiraciones –muy probablemente– demasiado altas para un recién llegado. Lo hacía centrado en dos grandes terminales que se plantaban en los 600 y 1.000 euros de salida. Con los recientes Oppo Reno, esta etiqueta se redujo cerca del 20% en su lanzamiento, pero, aun así, siguen siendo teléfonos muy similares en precio al de los grandes fabricantes ya establecidos.

En poco más de una semana, tanto OnePlus como Honor han dado un paso más, tambaleando otro poco la estructura de precios de la gama más alta. Sus propuestas llegan, desde ciertos ángulos del apartado técnico y en apariencia al menos, tanto o más cargados que los referentes históricos.

Pero no hace falta irse a los grandes teléfonos para ver esta misma tendencia. Ayer mismo era Realme quien aterrizaba oficialmente en España presentando el Realme 3 Pro. La segunda marca de Oppo lanzaba un terminal con la esencia de lo que tiene su Reno más básico, sin artificios y sin excesos.

Doblegando a los grandes

Sony Xperia 1

Estos movimientos, más fuertes a cada año que pasa, están creando grandes estragos en las marcas tradicionales, con mayor o menor éxito. La propia Samsung se vio hace unos meses obligada a externalizar parte de la producción y, simultáneamente, mover la otra parte a India –para reducir costes–. Por suerte, el golpe de timón ha tenido efecto en los últimos smartphones de su gama media.

Algo más tarde llega Sony, quien, tras cerrar un segundo año con su división móvil bajo pérdidas millonarias, prometió beneficios a los inversores para 2020. La reestructuración no ha tardado en llegar con la fabricación trasladada a Tailandia, cobrándose el despido de la mitad de su plantilla y abandonando mercados históricos –entre ellos el mexicano–. Mantiene, eso sí, que es un negocio fundamental para ellos. Cómo no hacerlo: todavía tienen que ponerle fecha y precio al Xperia 1, presentado el pasado MWC.

Ante la irrupción de Xiaomi, la española BQ mordió el polvo, y es ahora propiedad de un gigante asiático que trasladó su producción de China a Vietnam. Esta absorción, sin embargo, no le ha salvado de seguir con propuestas más bien planas y algo subidas de precio.

Xiaomi, mientras tanto, continúa aplastando los precios de su catálogo con prácticamente cada dispositivo que lanza para, además, ser marca madre de otras dos submarcas que todavía llegan más allá. Tanto la "nueva" y ahora independiente Redmi como Poco van copando todos los nichos habidos y por haber en la relación calidad/precio.

Las marcas jóvenes y para ídem: la irrupción de Realme

Redmi Note 7

La estrategia de la submarca funciona: la usa Huawei, con Honor; Xiaomi, con Poco y Redmi –desligando a Black Shark–; y ahora Oppo con Realme. Si hundimos un poco más las narices, vemos que tras estas últimas encontramos al coloso BBK Electronics, que engloba además a OnePlus y Vivo.

Todos estos segundos fabricantes son relativamente recientes y sus propuestas tienen algo en común: llegan de China, van enfocados a jóvenes, renuevan sus terminales con una frecuencia estrepitosa, fabrican muy barato y en gran volumen, distribuyen –casi– exclusivamente online y explotan el fenómeno fan como nadie.

Xiaomi Redmi Note 7 Realme 3 Pro Oppo Reno
Pantalla 6,3 pulgadas LCD, FullHD+ 6,3 pulgadas LCD, FullHD+ 6,4 pulgads OLED, FullHD+
Procesador Snapdragon 660, ocho núcleos en 14 nm Snapdragon 710, ocho núcleos en 10 nm Snapdragon 710, ocho núcleos en 10 nm
RAM 3* / 4 GB 4 / 6 GB 6 GB
Almacenamiento 32* / 64 / 128 GB 64 / 128 GB 256 GB
Cámara trasera 48 MP f/1,8 y sensor de profundidad de 5 MP 16 MP f/1,7 y sensor de profundidad de 5 MP 48 MP f/1,7 y sensor de profundidad de 5MP
Cámara frontal 13 MP f/2,0 25 MP f/2,0 16 MP f/2,0
Batería 4.000 mAh, carga rápida 18W 4.045 mAh, carga rápida 20W VOOC 3.0 3.765 mAh, carga rápida 20W VOOC 4.0
Sistema Android 9 Pie, MIUI 10 Android 9 Pie, ColorOS 6 Android 9 Pie, ColorOS 6
Precio 179* / 199 / 249 euros 199 / 249 euros 499 euros

Los márgenes extra permiten precios más bajos, que a su vez extienden algunas licencias en su construcción: su calidad no es tan alta y pasamos por alto detalles como el histórico olvido a la resistencia al agua. Aun así, hasta ahora parece que Realme es la única que se ha atrevido a plantar batalla al catálogo de Xiaomi, entendiendo que hay que hacer ciertas concesiones extra que pasan por memorias no tan generosas o diseños menos 'innovadores'.

Eso puede parecer una elección como otra cualquiera, pero realmente no lo es tanto. El punto de apoyo fundamental para que este modelo funcione es una descomunal escala de fabricación. Estos precios tan reducidos son los que permiten a los mercados emergentes su compra masiva y mantener la rueda girando. Recordemos que Realme tiene tan solo un año de vida, y ya espera colocar 15 millones de smartphones en India en 2019, siendo uno de sus principales fabricantes.

Mientras ya suenan algunos ecos de cómo será el próximo Xiaomi Mi A3, es justo recordar que a esta línea –quizás la más relevante de la marca en occidente– le toca renovación en breve. No tengo duda de que hay algo más que el derribo en un dispositivo con el que pasas buena parte del día, pero si hay alguien que puede hacerle frente a sus productos a estos precios, de momento, parece que es esta recién llegada Realme.