Apple Pay es un sistema de pagos móviles para los dispositivos de Apple. Fue presentado en 2014, aunque no llegó a España hasta diciembre de 2016.

Los productos compatibles con este servicio son:

  • iPhone: 6, 6 Plus, 6s, 6s Plus, SE, 7, 7 Plus, 8, 8 Plus y X. Son compatibles con el pago en establecimientos físicos y tiendas online.

  • iPad: iPad (quinta generación), iPad (sexta generación), iPad Air 2, iPad mini 3, iPad mini 4 y todos los iPad Pro. Solo se puede utilizar para realizar pagos en páginas web y aplicaciones, no en establecimientos físicos.

  • Apple Watch: todos los modelos son compatibles. Solo se pueden utilizar para realizar pagos en establecimientos físicos.

  • Mac: de forma nativa, Apple Pay solo es compatible con los MacBook Pro con Touch ID. En aquellos que no tengan sensor de huellas dactilares, también se puede utilizar siempre que el propietario cuente con un iPhone, iPad o Apple Watch vinculado a la misma cuenta de iCloud. Solo se puede utilizar para realizar pagos en páginas web y aplicaciones, no en establecimientos físicos.

Las entidades bancarias que emiten tarjetas de crédito y débito compatibles con Apple Pay en España son:

Las siguientes entidades bancarias no son compatibles con Apple Pay, pero sí han confirmado que sus tarjetas serán compatibles muy pronto:

Cómo configurar una tarjeta en Apple Pay

Para configurar el sistema de pagos de Apple, el cliente no tendrá que instalar nada en su dispositivo móvil. Solo será necesario acceder a la aplicación Wallet, presionar el botón más y mostrar la tarjeta física frente a la cámara del teléfono. Si todo funciona correctamente, el sistema leerá la información de la tarjeta automáticamente, solicitará algunos datos adicionales (como el CVV) y verificará la transacción mediante un código enviado por SMS al titular de la tarjeta.

En el caso del Apple Watch, el cliente debe acceder a la aplicación Watch, acceder a la sección Wallet y Apple Pay, presionar sobre Añadir tarjeta de crédito o débito y repetir el mismo proceso anterior.

Para el iPad, el cliente tendrá que ir a la sección de Ajustes > Wallet y Apple Pay. Una vez ahí, selecciona la opción Añadir una tarjeta de crédito o débito y completar los pasos expuestos en pantalla (similar a los anteriores).

Dónde y cómo puedo utilizar Apple Pay

Dependiendo del dispositivo, el proceso de pago con Apple Pay puede variar sustancialmente:

  • Apple Watch. Basta presionar el botón lateral dos veces (no confundir con la corona digital) para acceder a la lista de tarjetas vinculadas con reloj. Una vez ahí, se escoge la tarjeta con la que pagar (en caso de tener varias) y se acerca el reloj al TPV compatible.

  • iPhone. Para acceder a las tarjetas de crédito y débito almacenadas en el iPhone hay varias formas. La más simple es presionar dos veces el botón home mientras está bloqueado, aunque también se puede acceder entrando en la aplicación Wallet del teléfono. Una vez ahí, el proceso es simple: se autentica la compra (con huella o rostro) y se acerca el teléfono al TPV compatible.

¿Cuándo es un TPV compatible con la plataforma Apple Pay? Simple, cuando encuentres en el establecimiento o en el propio terminal uno de estos dos logotipos:

Apple Pay también se puede utilizar para realizar pagos en tiendas online y aplicaciones. En ese caso basta con escoger Apple Pay como método de pago por defecto dentro de la aplicación y confirmar la transacción con huella dactilar o el rostro (en el caso del iPhone X).
easyJet, Etsi, Deliveroo, Trainline y Uber son algunas de las aplicaciones más populares que ya soportan el pago mediante Apple Pay.

¿Es seguro Apple Pay?

Sí, sin duda. La información de las tarjetas de crédito y débito está cifrada en todo momento, y no se almacena (totalmente) en los servidores de Apple. De la misma forma, Apple no tiene acceso a tus compras en establecimientos físicos, preservando así la privacidad del usuario.

Para conservar la privacidad de cara a los comercios, Apple Pay, al igual que Google Pay, utiliza números de tarjeta virtuales. ¿Qué significa esto? Que las transacciones en comercios y tiendas online no se realizan con el número de tarjeta real, sino con uno ficticio. De esta forma se incrementa la privacidad del usuario y se reducen las posibilidades de fraude.

Apple Pay es, probablemente, más seguro que las tarjetas físicas convencionales.

Otra de las medidas de seguridad empleadas por Apple Pay es la verificación mediante sensores biométricos como Face ID y Touch ID. Es imposible realizar un pago sin verificar la identidad mediante la huella dactilar o el rostro. De esta forma, si el cliente pierde su iPhone o iPad, nadie podrá realizar un pago sin su permiso.

La única excepción a esta norma es el Apple Watch. Las transacciones realizadas con el reloj no se verifican mediante huella dactilar o el rostro. ¿Qué ocurre si se pierde el reloj o es sujeto de un robo? Simple: cuando el Apple Watch se retira de una muñeca (ya sea por robo o pérdida), este se bloquea instantánea y automáticamente. Para desbloquearlo es necesario introducir un código numérico fijado por el propietario.