análisis

iPad 2018

- Abr 11, 2018 - 17:26 (CET)

Ficha técnica

  • Pantalla: Retina 9,7 pulgadas
  • Procesador: Apple A10 Fusion
  • Capacidad: 32 y 128 GB
  • Peso: 469 gramos
  • Dimensiones: 24 x 16,95 x 0,75 cm

Si el iPhone SE fue el caballo de troya de Apple para aumentar de forma significativa la base de usuarios y aumentar cuotas de mercado, el nuevo iPad 2018 de 9,7 pulgadas será el equivalente en las tablets, tomando la posta del trabajo hecho ya por el mismo modelo del año pasado.

Hay muchas similitudes en la estrategia de este iPad y el iPhone SE: aunque su diseño y aspecto exterior no es nuevo, en su interior hay componentes como la pantalla, procesador, batería y ciertas capacidades muy actuales que lo convierten en un muy buen producto.

El plan con el iPad 2018 no es nuevo. De hecho es una repetición, paso a paso, de lo que ya hicieron el año pasado, pero actualizando algunos componentes y agregando funciones. En particular añaden soporte para el Apple Pencil que, en teoría, lo hará más atractivo para ciertos mercados como el educativo.

La actualización llega con una buena noticia más: reducción de precio en algunos países. En España, por ejemplo, este nuevo iPad es 50€ más barato, situándose en los 350€ ya con impuestos y antes de cualquier descuento para estudiantes.

Una actualización sin grandes novedades no tiene por qué ser una mala noticia, en este caso es buena. Apple ha logrado situar su tablet más básica en un segmento donde simplemente no tiene competencia, donde ningún otro fabricante es capaz de ofrecer un producto con este desempeño, con este tamaño de pantalla y esta calidad de construcción a este precio.

Más rápido y con soporte de Apple Pencil

Entre la sexta generación del iPad y la versión del año pasado casi todo es igual. Con casi todo me refiero a, literalmente, casi todo: mismo tamaño de pantalla con la misma resolución, las mismas 10 horas de autonomía, las mismas cámaras, memoria, capacidad, tamaño y peso.

Pero hay dos cambios fundamentales. El primero es el procesador. Apple ha actualizado el SoC del iPad con un A10 Fusion, que venía en los iPhone 7 y 7 Plus. Que el hecho que se trate de un chip lanzado en 2016 no engañe: es más rápido que cualquier portátil o tablet del mismo precio que podrías comprar hoy en día y algunos más caros.

Un A10 Fusion tiene un desempeño prácticamente igual a un Intel Core i5 dentro de un MacBook Air lanzado en 2017 (que tiene un precio de 999 dólares o 1049 euros) y definitivamente más rápido que el mismo modelo de, por ejemplo, 2014.

La comparación con un MacBook Air no es casualidad. Suele ser un equipo sumamente popular entre estudiantes y personas a las que Apple apunta con sus iPads. Mismo desempeño, pero unos 700 dólares/euros de diferencia en precio.

Por lo tanto, en términos de valor y desde un punto de vista puramente de desempeño, es un producto bastante potente a un precio inigualable.

El segundo cambio en esta sexta generación de la tablet es el soporte de Apple Pencil. Esto extiende las posibilidades de producción con el producto. No solo es un tema de anotaciones, hay cosas que se manipulan mejor con un puntero más preciso y agrega una sensación de naturalidad en el uso de ciertas aplicaciones.

Apple ha actualizado Keynote, Pages y Numbers para dar soporte al Apple Pencil y muchos desarrolladores de terceros seguirán la pista. Aún hay mucha distancia que recorrer en el camino de la tablet como herramienta de productividad, pero se trata de otro paso en positivo.

Celebro que los iPads sin al apellido Pro tengan soporte para Apple Pencil, pero es una pena que no traigan smart connector, que es la forma en que se conectan periféricos como teclados sin necesidad de Bluetooth.

El motivo es obvio: aunque insignificante, requiere un diseño interno y externo, impidiendo la producción del dispositivo a precio tan bajo.

Digo que es una pena porque el emparejamiento, necesidad de baterías y/o recarga en teclados Bluetooth para iPad es u dolor de cabeza, mientras que los que usan el smart connector funcionan muy bien. La mejor opción es la más cara y un tanto incómoda: un teclado inalámbrico de Apple con alguna funda, pero es que además es pesado.

Si tan solo Apple hiciera un Smart Keyboard inalámbrico…

¿Debería comprar un iPad?

Es una pregunta bastante recurrente, cada vez más, supongo que a medida que la popularización de dispositivos con pantalla táctil aumenta y el mercado de los portátiles sigue estático.

Cada vez más personas nos preguntan si es momento de usar un iPad como dispositivo principal, en reemplazo al portátil.

No hay respuesta simple, pero creo que hay un gran porcentaje de cosas que ya se pueden hacer perfectamente desde un iPad, particularmente desde que iOS 11 fue lanzado, en que se incluyeron centenas de mejoras en la interfaz gráfica para el trabajo multitarea.

ya se pueden arrastrar elementos entre aplicaciones, tener pantalla partida con dos aplicaciones, atajos de teclado, una forma de acceder a todos nuestros archivos y cada vez más apps optimizadas para este tamaño de pantallas.

Con esta actualización de hardware, Apple ha hecho mucho énfasis en lo bien que funciona como herramienta para estudiantes y sí, en cierta medida lo es. Pero creo que hay centenas de actividades profesionales en que un iPad, este iPad, calza perfecto, que es mucho más que suficiente y que inclusive resulta hasta más productivo.

Pero si quieres programar, hacer edición profesional de video o audio, hacer ciertos tipos de edición profesional de fotos y actividades de ese tipo, lamentablemente hay que usar un Mac o un PC.

La tablet sin competencia

Si echamos un ojo a la competencia, tanto tablets como portátiles al mismo rango de precio (329 dólares o 349 euros), el iPad está solo. No hay producto alguno capaz de competir en términos de calidad/precio.

El mercado de las tablets con Android se ha convertido en una mala broma, sobre todo si consideramos que las más vendidas son las Amazon Fire de 50 o 70 dólares/euros, típico regalo de Navidad que en tres meses se convierten en pisapapeles. ¿Google? Tiraron la toalla hace años, su enfoque está únicamente en smartphones.

En cuanto a portátiles o tablets con Windows no hay ningún producto que se le acerque a la calidad de construcción, velocidad y peso de este iPad. La única alternativa son productos genéricos de marcas chinas con componentes baratos en carcasas de plástico.

Por lo tanto, la única competencia que tiene el iPad son otros iPads. Si necesitas algo con más velocidad, pantalla más grande o más prestaciones, está el iPad Pro. Poco más.

Conclusión

8.5
10

El iPad 2018 (o sexta generación) continua una estrategia que le ha funcionado muy bien a Apple, encapsular una tablet en un paquete que le resulta barato de producir, ponerle un precio justo, darle bastante valor al consumidor, aumentar su cuota de mercado y hacer dinero en el proceso.

Es exactamente el mismo iPad del año pasado con mejor procesador, soporte de Apple Pencil, manteniendo precio o haciendo una pequeña reducción en ciertos países. Y eso solo puede ser bueno.

¿Necesitas una tablet, tienes presupuesto limitado? Compra esta, no te lo pienses.


Pros

  • Es muy barato
  • Procesador A10 Fusion
  • Soporte de Apple Pencil

Contras

  • No tiene smart connector
  • Ojalá tuviese un poco más de RAM