Desde hoy, los clientes de Banco Sabadell pueden realizar compras en establecimientos físicos y tiendas online con la plataforma de pagos móviles Apple Pay.

El acuerdo entre ambas partes ya fue anunciado meses atrás, pero no ha sido hasta hoy cuando los clientes de la entidad han podido vincular sus tarjetas de crédito y débito a su terminal compatible.

El proceso de configuración del servicio resulta bastante sencillo. Solo hay que abrir la aplicación Wallet en un iPhone compatible, presionar el botón "+" e introducir los datos correspondientes a la tarjeta de crédito o débito. Una vez completado el proceso, bastará con acercar el iPhone o Apple Watch a cualquier TPV con tecnología contactless, muy expandidos en España gracias al impulso de las entidades financieras en los últimos años.

Para preservar la seguridad de sus clientes, Apple Pay utiliza la autenticación biométrica —vía Face ID o Touch ID—, un sistema mucho más seguro que el clásico código numérico. Además, la plataforma utiliza varias tecnologías en el proceso intermedio que protegen la privacidad del cliente y reducen las posibilidades de fraude respecto a las transacciones con tarjeta física.

Apple Pay llegó a España en 2016 de la mano de Banco Santander, American Express y los servicios financieros de Carrefour. En los meses posteriores se sumaron entidades como Caixabank, N26, OpenBank, EVO Banco y Caja Rural.

Google y Samsung, los dos mayores competidores de Apple en este segmento, también ofrecen sus respectivas plataformas de pago móvil en España. El número de bancos compatibles, sin embargo, es notablemente inferior al de Apple, que ya es compatible con la mayoría de los grandes bancos del país.