análisis

iPad Pro 2017 (10,5”)

- Jun 15, 2017 - 18:40 (CET)

Ficha técnica

  • Procesador: Apple A10X Fusion
  • Memoria interna: 64 / 256 / 512 GB
  • Pantalla: 10,5", 265 ppp, HDR, True-tone y 120 Hz
  • Conectividad: Bluetooth 4.2, LTE, A-GPS, GLONASS y NFC
  • Dimensiones: 250.6 x 174.1 x 6.1 mm
  • Peso: 469 gramos

Contar la historia del nuevo iPad Pro de 10,5 pulgadas es sumamente fácil y difícil a la vez. Sin temor alguno puedo decir que se trata de la mejor tablet jamás construida y probablemente uno de los dispositivos ultraportátiles mejor diseñados, mejor balanceados y mejor hechos de la historia. Con este iPad, Apple empieza a cumplir la promesa Steve Jobs nos hizo cuando introdujo la primera generación del dispositivo.

Al mismo tiempo, será difícil explicar lo buen dispositivo que es hasta septiembre, cuando se haga público iOS 11, el nuevo sistema operativo que le hará justicia al mejor iPad jamás hecho.

Imaginen, en la Formula 1, que Mercedes encuentra una forma de ser 10 segundos más rápidos que cualquier competidor y ganan así el campeonato de 2017 con absoluta tranquilidad. Luego, en 2018 aunque mantienen aquellos diez segundos de ventaja, no contentos con la superioridad técnica demostrada, van y encuentran una forma de ser 20 segundos más rápidos que cualquier otra escudería.


Es básicamente lo que ha sucedido con los nuevos iPad Pro de 2017. Apple ya dominaba el mercado de las tablets con productos muy rápidos, con pantallas de mucha calidad, con gran autonomía y poco peso. Pero lo que han hecho este año los pone en una dimensión completamente diferente, tanto así que ya resulta difícil e injusto compararlo con la competencia.

En términos generales el nuevo iPad Pro de 10,5 pulgadas tiene prácticamente el mismo tamaño de los iPads de 9,7 pulgadas (es 7% más grande). Lo que Apple ha hecho es reducir el tamaño de los marcos para hacer la pantalla 20% más grande.

El resultado es una tablet muy bien balanceada entre el tamaño de la pantalla, tamaño total del dispositivo y peso, con un desempeño que resulta prácticamente imposible de creer, considerando que es un iPad tan pero tan delgado.

Siete años atrás, durante la introducción del iPad original, Steve Jobs la describió como "nuestra tecnología más avanzada en un dispositivo mágico y revolucionario a un precio increíble". Se siente como un reivindicación un poco ostentosa, casi soberbia. Pero es curioso que la frase cobra más relevancia hoy que nunca.

Si consideramos el desempeño conseguido, la calidad de la pantalla en el formato físico actual del iPad, este es, sin duda alguna un dispositivo casi mágico. Si consideramos que su procesador es más rápido que casi cualquier portátil del mercado, entonces, sin duda alguna se ofrece a un precio increíble.

Desempeño

Desde hace algunos años el desempeño general de los iPads ha incrementado tanto que es posible compararlos en términos de velocidad con Macs y PCs. El iPad Pro de 12,9” de 2015 demostró ser más rápido que un MacBook Air de 2014, que un MacBook de 12” del mismo año o que un Dell XPS de 13 pulgadas también del mismo año.

Pero con el chip A10X Fusion que incluyen en los iPad Pro de este año, lo que han conseguido es simplemente impresionante. Ya no solo son comparables en términos de desempeño con la MacBook 12" o MacBook Air, ahora se pueden poner cara a cara con algunos modelos de MacBook Pro. Es un logro técnico simplemente impresionante considerando el tamaño del producto, lo delgado que es y que no le hace falta ni un ventilador.

Geekbench 4

Y aquí lo tienes, un equipo de desarrollo de microprocesadores que se puede sentir perfectamente tranquilo cuando alguien diga "Lo están haciendo mucho mejor que Intel". No se si es una pena o una buena noticia que ese equipo solamente trabaja para una compañía: Apple.

El incremento en desempeño del A10X Fusión se duplica comparado con la generación previa de iPad Pros. ¿Cuándo fue la última vez que Intel podría presumir de algo así? ¿Hace veinte o treinta años? Pero tenemos esos incrementos en 2017.

Evolución de la velocidad del ipad

Pantalla

Quienes trabajen en Windows o macOS se llevarán una sorpresa sumamente agradable cuando experimenten por primera vez las bondades de trabajar con un sistema operativo y una interfaz gráfica que funciona con una frecuencia de actualización de 120 Hz. El cambio es similar a la primera vez que usas una pantalla retina. Sabes que hay algo distinto pero realmente notas la mejora en calidad cuando vuelves a una pantalla antigua.

Manipular objetos en pantalla, hacer scroll en documentos de texto, ver las animaciones de transición entre una app y otra, todo se siente mucho más ...natural... por decirlo de alguna forma. Es un pequeño detalle que hace una gran diferencia y le da mucho más sentido a una interfaz que está diseñada para ser manipulada con las manos.

La sensación de naturalidad en la pantalla del nuevo iPad es tal que cuando vuelves al iPad anterior o a un portátil con Windows e inclusive con macOS, todo se siente un poquito entrecortado.

Ahora tanto el iPad de 10,5" como de 12,9" tienen soporte de True Tone, es decir, el balance de blancos y brillo de la pantalla cambian de acuerdo a la luz ambiente. En la generación anterior de iPads esta función solo la tenía el de 9,7". True Tone es bastante agradable sobre todo para quienes trabajamos largas horas frente a una pantalla.

La pantalla del nuevo iPad también es 50% más brillante que anteriores generaciones. Es HDR, que viene bien para videos que los soportan aunque solo ofrece 600 nits y se supone que para experimentar realmente bien el video en altos rangos dinámicos, se necesitan al menos 1.000 nits, pero es un avance y con la gama cromática ample (P3) las fotografías se ven impresionantes.

El iPad Pro es lo suficientemente inteligente para entender qué tipo de contenido se está desplegando y en qué momentos tiene sentido acelerar o disminuir el número de de cuadros por segundo y así ahorrar batería. Si haces scroll en un documento, en la ventana del navegador o cambias de aplicación, aumenta a los 120 cuadros por segundo, pero si estás viendo un video, por ejemplo, baja a 30. ¿Mirando una foto? Lo mismo, baja el ritmo de frecuencia de actualización para ahorrar energía y ser más eficiente.

iPad Pro 2017 + Apple Pencil = casi la realidad

La nueva pantalla de los iPad 2017 también traen una reducción de latencia, es decir, el tiempo que tarda la pantalla en reaccionar a lo que sea que hagas sobre ella. Modelos anteriores funcionan con 49 milisegundos de latencia, han logrado bajarlo a 20 milisegundos. Eso significa que, sumado a los 120 Hz de frecuencia de actualización, todo se siente más natural.

Esta mejora es particularmente notoria cuando se usa el Apple Pencil. La sensación es prácticamente indistinta a escribir con un marcador sobre un cristal. Una vez más, hay que verlo y usarlo para entenderlo. Pero una vez que vuelves al iPad Pro de la generación anterior, todo parece antiguo y lento.

En cuanto al producto en si mismo, el Apple Pencil que se puede adquirir junto al nuevo iPad Pro es exactamente el mismo que se vende desde 2015, no hay cambio alguno.

Seguimos esperando software profesional

Este es el tema recurrente en todas los análisis que hago de los iPads desde hace años. Es una tablet con un hardware impresionante que en cada generación se supera a si misma, que es cada vez más rápida, eficiente y que está años luz por encima de la competencia.

Lo malo es que hay una situación sumamente dispar con el software disponible. Nuevamente tenemos un producto que es más rápido que un buen porcentaje de PCs y Macs de sobremesa y portátiles disponibles hoy en el mercado pero seguimos sin una aplicación de edición de video profesional o un XCode, Logic o Photoshop completo para iOS. El iPad Pro 2017 podría ejecutar, por decir algo, After Effects sin problema alguno. Pero aquí estamos, con poco más que iMovie para editar nuestros videos en uno de los dispositivos más poderosos y delgados del mundo.

No tengo claro que hay detrás de la decisión general de los desarrolladores de no lanzar versiones profesionales de aplicaciones de escritorio para el iPad. No me queda claro si es un problema de cómo funciona la App Store, lo que un consumidor espera pagar por apps para tablets o alguna otra limitación impuesta por Apple. Sea lo que sea: es de las pocas piezas que faltan en ese futuro post-pc que llega y no llega.

iOS 11 lo podría cambiar todo

iOS 11 trae decenas de novedades hechas específicamente para transformar al iPad de un dispositivo limitado a consumir contenido a un dispositivo listo para producir.

El mismo 5 de junio, después de la keynote inaugural del WWDC 2017 instalé la versión beta para desarrolladores de iOS 11 y lo he estado usando en un iPad Pro 2015. Pero para este análisis he vuelto a iOS 10, que es la versión que viene instalada en los nuevos iPad Pro.

Sin exagerar: las mejoras en términos de productividad e interacción con el iPad son tan radicales en iOS 11 que al volver a iOS 10 me he sentido con las manos atadas. Creo que es un cambio tan importante que 2017 será el antes y después de la forma en que concebimos el trabajo en una tablet.

iOS 11 estará disponible en septiembre y en ese momento la historia de los nuevos iPad Pro se contará en su totalidad. Por ahora, al adquirir uno de los nuevos modelos, vendrá instalado con iOS 10.

Algunas notas extras sobre el nuevo iPad Pro

  • Apple promete 10 horas de batería, pero en mi experiencia pueden ser 12 o 13, sin problema.
  • Los nuevos iPad Pro de 10,5" tienen 4GB de RAM. La generación Pro anterior de 9,7" tenía solamente 2GB.
  • La cámara trasera tiene la misma calidad que un iPhone 7. No soy de los que va por la vida tomando fotos con una tablet pero reconozco que hay miles de personas que viajan solo con un iPad y pasan de cargar cámaras de fotos. También entiendo que para scan de documentos (iOS 11 tiene una nueva función maravillosa en este sentido) o producción de video, el tener una cámara de alta calidad en la tablet disponible en cualquier momento es una gran noticia.
  • Hay una nueva funda de piel para el modelo de 10,5 y 12,9 pulgadas. Se puede guardar el iPad junto con el smart keyboard, entran las dos cosas juntas y también tiene un lugar para guardar el Apple Pencil. Tiene un precio de 149 dólares o 169 euros.
  • El puerto Lightning es USB 3.0, por lo que al conectar cosas (por ejemplo, descargar fotos con un lector SD) las velocidades pueden ser muchísimo mayores.
  • El nuevo iPad de 10,5 pulgadas soporta carga rápida, característica introducida en el iPad de 12,9 pulgadas de 2015. Pero para ello hace falta el cargador de 29W USB-C.

Conclusión

9
10

Creo que todos estamos listos para un mundo post-PC. Creo que los desarrolladores y en cierta forma Apple, no lo están. Por mi parte, el tener un dispositivo tan poderoso como los nuevos iPad Pro en empaquetado en algo tan delgado y de tan poco peso con una pantalla tan impresionante, me resulta increíble.

Tan increíble que me molesta aún on tener la posibilidad de usar cierto tipo de apps profesionales en la tablet. iOS 11 resuelve la gran mayoría de problemas que notamos el año pasado cuando se lanzó iOS 10, pero todavía queda pendiente que los desarrolladores, particularmente las grandes empresas como Adobe y el mismo Apple, decidan lanzar sus soluciones profesionales para el iPad.

Dicho eso, el iPad Pro es una verdadera bestia. Es una verdadera maravilla de la tecnología que pasará desapercibida porque es una tablet y el enfoque de los consumidores a la hora de pensar en innovaciones está en los smartphones. Pero cada día estoy más convencido que el futuro de las herramientas de productividad está en las tablets y su evolución, no en los portátiles.


Pros

  • La pantalla es impresionante
  • Es más rápido a un gran porcentaje de portátiles fabricados en 2016 y diría que cualquier portátil fabricado en 2015 o antes
  • Sumamente ligero
  • Diez horas de autonomía

Contras

  • Viene con iOS 10, pero en tres meses llegará iOS 11 con centenas de cambios que harán del iPad muchísimo más útil
  • El problema sigue siendo el software, en particular la falta de apps profesionales