Ya no queda nada para entrar en el próximo año, y desde Hipertextual ya estamos recopilando lo mejor de 2017. Una selección que tendrá en cuenta lo mejor en smartphones, videojuegos, libros o ciencia. Todo aquello que más nos ha llamado la atención en estos doce intensos meses.

2017 ha sido un año mucho más estable que los anteriores. En eso coinciden prácticamente todos los que forman parte de este ecosistema cada vez más grande. Viniendo de una estructura en la que predominaba el número por encima de la calidad, la realidad es que desde prácticamente 2015, el número de rondas de financiación se ha asentado en grandes empresas que, por lo pronto, gozan de un prometedor futuro tanto dentro como fuera de España. Si en Europa se ha logrado la cifra récord de 16.000 millones de euros en inversión tecnológica, según el informe anual del fondo de inversión Atomico, España se ha quedado con algo menos de mil millones que han ido a parar a startups made in Spain. Un 40% más de inversión que, según se resaltó en el estudio de Startupxplore para este 2017, se sigue centrando en Madrid y Barcelona con un incremento de los fondos extranjeros y los business angels. Los exits, de momento, siguen siendo la cuenta pendiente para la gran startup.

Además de grandes rondas, que ponen al emprendimiento español más cerca de los grandes europeos, ha sido un año de salir a conquistar nuevos territorios principalmente en Latinoamérica. Teniendo en cuenta todo esto, para terminar el año, desde Hipertextual recopilamos nuestra selección de las mejores startups de 2017.

Glovo, la paciencia de un pequeño gran proyecto

Ha sido un año convulso para el sector de los repartos de última milla y los riders. El mundo de los repartidores, especialmente en su relación con Deliveroo o Amazon, no ha pasado por su mejor momento. Sin embargo, algunos han sorteado con mejor fortuna la avalancha de la polémica. Es el caso de Glovo, la startup creada por Oscar Pierre en 2014, que ha tenido un 2017 prácticamente redondo en lo que a negocio se refiere.

No contentos con haber sobrevivido al drama de los riders reclamando derechos como trabajadores asalariados, 2017 ha sido para la startup de la última milla el año de las rondas de financiación. 30 millones que han venido de la mano de Rakuten -el mismo fondo que ya invirtió Cabify-, Seaya Ventures, Antai, Bonsai y Entree, así como otros business angels. Con esta operación, la compañía ya ha logrado algo más de 37 millones de euros en rondas que, sin duda, han tenido un firme objetivo: labrar su expansión internacional.

Por un lado, Glovo ha llegado a Italia y Francia a base de adquisiciones de compañías locales. Por otro lado, justo en los últimos meses del año y a través de un acuerdo de negocio con otra gran startup española, Cabify, se han iniciado el negocio en Latinoamérica. Primero en Chile y Perú, pero con la idea de llegar hasta Argentina o Colombia.

OnTruck, los primeros que lograron el cariño de Atomico

El fundador de Skype, Niklas Zennström, anunciaba a principios de año la creación de un nuevo fondo a través de Atomico, su firma de inversión, que tenía la firme intención de ahondar en el emprendimiento europeo a través de 1.000 millones de euros. Entre sus intenciones, y sin precedentes, el objetivo estaba puesto claramente en España. La cuestión estaba en quién sería el afortunado.

La realidad es que el ojo de Atomico se centró desde el primer momento en OnTruck; en mayo de este año levantaron 10 millones de euros en una operación en la que también participaron Samaipata Ventures. La compañía dedicada al transporte en camiones ha sido considerada como la competencia española de Otto o, incluso de Uber. Ellos mismos confiesan que no son ni una cosa ni la otra. Pero la realidad es que esta compañía alejada del público por su perfil de negocio ha trascendido por tener en su equipo a algunas de las figuras más destacadas del emprendimiento en España. Herederos de La Nevera Roja, considerada uno de los gérmenes del emprendimiento en España junto a Tuenti, Ontruck cuenta con Íñigo Juantegui como uno de sus fundadores. Una carrera emprendedora que ha traído más de un éxito, pasando por el exit más sonado de los últimos años, al ecosistema emprendedor español.

Los alquileres de Spotahome también han sido protagonistas

En 2016 se habló de ellos, pero fue a partir de 2017 cuando los chicos de Spotahome empezaron a estar en boca de todos. De cero a cien en prácticamente meses, la startup para alquilar pisos entre lo artesano y lo tecnológico ya supera los 20 millones de facturación con una de las historias más peculiares de vidas emprendedoras de la mano de su fundador Alejandro Artacho.

Ya durante la celebración del 4YFN del MWC de este año, Artacho dejaba caer algo que terminó por pasar meses después: Spotahome cerraba su cuarta ronda de financiación por 13,5 millones de euros. De nuevo, Passion Capital, Seaya Ventures, Samaipata Ventures y José del Barrio estaban entre los financiadores. Y, de nuevo, el objetivo estaba puesto en conquistar los alquileres del extranjero.

Bonus track en el emprendimiento: más transporte y coworkings

Estas han sido algunas de las destacadas por su buen hacer en lo que a negocio se refiere, pero hay que guardar un pequeño apartado para aquellas que no han pasado por su mejor momento. Una de ellas sería Jinn. De esencia española, pero con sede en Reino Unido, tardó apenas un par de meses en iniciar y acabar sus operaciones en España y, por extensión también en Londres. Centrada en el ámbito de los repartos de última milla, la startup no pudo afrontar la dura batalla de la competencia. A esto se le suma el hecho de que, durante meses, se le ha echado en cara a la startup su capacidad para malgastar los casi 20 millones de dólares que levantó en rondas de financiación.

En un complicado equilibrio estaría Deliveroo que, pese a sus gran éxito entre los inversores, ha tenido grandes desencuentros con sus repartidores que se han traducido en huelgas y un acuerdo financiero para evitar llegar a los tribunales.

Como no podía ser de otra manera, había que mencionar al sector de los transportes en las ciudades: Uber, Cabify y el sector del taxi. En este casi, las grandes rondas de financiación no han sido suficientes para disimular la situación de un sector que promete seguir siendo noticia en 2018. Siete manifestaciones del taxi, subidas de tarifas por parte de la compañía española y Uber con su propia lucha interna ha sido la tendencia de un año muy complicado.

Por otro lado, también ha sido un año en el que los lugares donde crecen, se reproducen y, a veces, mueren las startups también han sido noticia. WeWork sigue conquistando ciudades, entre ellas Madrid, a la par que nuevas propuestas quieren hacerse un hueco en la capital: The Cube o GoMadrid, centradas en IoT y fintech respectivamente, han sido la tendencia no sólo de España.