Elon Musk es una de las grandes personalidades del mundo, y por ello cada cosa que hace o dice tiene un impacto verdaderamente global. No es sorpresa, entonces, que el empresario de origen sudafricano haya sido laureado por la revista TIME como la persona más destacada del 2021.

La ratificación de Tesla como la empresa que está permanentemente en el filo de la innovación en el mercado de la movilidad eléctrica, sumada a los avances de SpaceX en la carrera espacial privada —y público-privada—, son solamente una parte de lo que ha logrado Elon Musk a lo largo de este año, que poco a poco se acerca a su fin.

Su impacto va mucho más allá de los logros de sus empresas. De hecho, Elon Musk se ha convertido en una persona tan influyente que es capaz de sacudir la Bolsa (o el mercado de las criptomonedas) con un par de declaraciones. Y en muchas oportunidades ni siquiera ha necesitado abrir la boca; sus tuits han sido tan efectivos como una aparición pública, aunque eso no siempre le ha jugado a su favor.

Pero las ambiciones del empresario no se limitan a la movilidad eléctrica y a la conquista del espacio. El estudio del cerebro y su fusión con los ordenadores y la inteligencia artificial también le ha valido tantos aplausos como miradas de desconfianza. De la mano de Neuralink, Elon Musk cree que tiene lo necesario para devolver la motricidad completa a personas paralizadas; de modo que otro de sus grandes desafíos es el de revolucionar la medicina moderna.

Elon Musk y un reconocimiento a su influencia

Elon Musk, CEO de Tesla

Que Elon Musk sea la persona más destacada del 2021 de la revista TIME no necesariamente significa que todos quienes reconocen sus logros le den un cheque en blanco. Robert Zuvrin, fundador de la Mars Society, entidad que recibió una importante donación de Musk en 2001, deja en claro ese sentimiento tan peculiar que despierta Musk:

Es un humanista, no en el sentido de ser una persona simpática, porque no lo es. Quiere la gloria eterna por hacer grandes hazañas, y es un activo para la raza humana porque define una gran hazaña como algo que es grandioso para la humanidad. Tiene codicia por la gloria. Para él, el dinero es un medio, no un fin.

Sea a través de PayPal, Tesla, SpaceX, Neuralink, o incluso como anfitrión de Saturday Night Live, Elon Musk ha logrado una influencia tal que es imposible negarla. El título de persona más destacada del 2021 es un reconocimiento lógico; pero no busca esconder o maquillar las polémicas en las que el empresario también se ha visto sumido. Todo forma parte indivisible de la persona —y el personaje— que se ha propuesto revolucionar al mundo, y que lo está logrando.

Un 2021 ajetreado

Reuters

El año de Elon Musk ha sido por demás ajetreado. En los primeros meses de este año, Tesla anunció una inversión millonaria en Bitcoin y que a partir de ese momento lo aceptaría como medio de pago para comprar sus coches eléctricos. Sin embargo, el impacto ambiental y de consumo energético del minado de la criptomoneda obligó a dar marcha atrás en dicha determinación. A pesar de ello, el empresario eligió rápidamente un nuevo criptoactivo como su favorito: Dogecoin. La memecoin se convirtió en motivo de discusión durante varias semanas; al punto tal de que durante su aparición en SNL se desplomó su cotización y se produjo un colapso en plataformas como Robinhood por la gran cantidad de transacciones.

Pero más allá del año fenomenal de Tesla, en el que la compañía batió récords y alcanzó una valoración de un billón de dólares, Elon Musk también hizo de las suyas de la mano de SpaceX. La compañía aeroespacial experimentó grandes avances en las pruebas de Starship —a pesar de algunos eventos explosivos— y expandió su alianza con la NASA, no solo al enviar nuevas tripulaciones a la Estación Espacial Internacional, sino también con el programa Artemisa, que pretende volver a la Luna. Pero esto también ha llegado acompañado por polémicas, especialmente por las protestas de Blue Origin, la firma de Jeff Bezos. Esto derivó en una presentación judicial y en un cruce público entre el propio Musk y el exCEO de Amazon.

Sin embargo, SpaceX no ha estado exenta de preocupaciones durante el 2021. Según se conoció, la firma podría estar en riesgo de quiebra por la crisis en la producción de los motores Raptor para la nave Starship. Vale remarcar, a pesar de ello, que la empresa también ha continuado con otros proyectos, como la expansión de la iniciativa de internet satelital Starlink.

Y como mencionamos anteriormente, los intereses de Elon Musk van más allá de la conquista espacial y la movilidad eléctrica. Recientemente, el empresario indicó que en 2022 comenzarían a probar el chip de Neuralink en humanos. Su idea es, a largo plazo, que las personas que sufrieron lesiones graves en la médula espinal puedan volver a caminar.

Está claro que Elon Musk no le escapa a la controversia. Desde su encuesta en Twitter sobre la venta de acciones de Tesla, hasta su opinión sobre el conflicto entre Apple y Epic Games, el empresario no teme decir lo que piensa, por más que le valga un tirón de orejas.

Con aciertos y errores, entonces, su aporte al mundo de la ciencia y la tecnología es innegable; por lo que es evidente que su elección como la persona más destacada del año de la revista TIME no ha sido equivocada.