Otro día, otra anécdota protagonizada por Elon Musk. El magnate de origen sudáfricano ha preguntado en Twitter durante este fin de semana si debería (o no) vender un 10% de sus acciones de Tesla. Un porcentaje que equivale, aproximadamente, a unos 20.000 millones de dólares.

"Mucho se habla últimamente de que las ganancias no realizadas son una forma de evasión de impuestos, por lo que propongo vender el 10% de mis acciones de Tesla. ¿Lo apoyas?", preguntó en la red social. Casi un 58% de los votantes se decantaron por apoyar esta idea, mientras que poco más del 42% se inclinaron por lo contrario.

En un segundo tweet, Elon Musk dijo que apoyaría el resultado de la encuesta, independientemente de cuál fuera este. Por lo tanto, si el magnate cumple con su palabra, tendrá que vender la cantidad indicada de sus acciones de Tesla.

En un tercer tweet, además, Musk aclaró que la única retribución que percibe de Tesla son acciones; nada de salario o bonificaciones. "La única forma de que pague impuestos personalmente es vendiendo acciones", indicó.

El tweet de Elon Musk tiene truco: ¿por qué querría vender el 10% de sus acciones de Tesla?

Un inversor únicamente tiene que pagar impuestos cuando obtiene una plusvalía por la venta de las acciones que tiene en su cartera. Es decir: si tiene acciones de una compañía, que ahora valen mucho más que cuando las compró, pero no decide no venderlas, entonces no tiene que pagar impuestos por ellas.

Muchos millonarios a menudo optan por no vender su cartera de acciones (por lo que no tienen que pagar impuestos), pero contratan productos (como puede ser una línea de crédito) con esas acciones como colateral. En Estados Unidos, sin embargo, se está debatiendo sobre una posible regulación que evite este tipo de "salvoconductos" que permite a los multimillonarios evitar el pago de impuestos.

Elon Musk, recordemos, no percibe un salario por su cargo en Tesla. Se le recompensa con opciones sobre acciones de la compañía. Según la BBC, tiene una opción –que caduca en agosto del próximo año– que le permitiría comprar 22,86 millones de acciones de Tesla a 6,24 dólares cada una. Una cifra insignificante comparada con los más de 1.000 dólares a los que cerró el pasado viernes en el NASDAQ.

Para poder ejecutar esas opciones de compra sobre acciones de Tesla, Elon Musk sí tendría que pagar impuestos, pues estaría obteniendo una plusvalía. Según detalla Reuters, él mismo expresó en septiembre que la cuantía a desembolsar podría ser superior al 50% de la ganancia patrimonial que obtendría por la operación.

El problema es que, para poder afrontar ese elevado pago de impuestos, Elon Musk necesita liquidez. Mucha liquidez. Y, para obtenerla, existen dos opciones: pedir dinero prestado a una entidad financiera usando sus propias acciones como colateral; o vender parte de las acciones que tiene en estos momentos, ganar liquidez, y así poder pagar los costes derivados de las opciones sobre acciones que quiere ejecutar.

La encuesta que Elon Musk ha hecho en Twitter, por lo tanto, podría no ser tan loca como quizás parece. Todo tendría un trasfondo: decidir cómo afrontar el pago de los impuestos derivados de la ejecución de las opciones sobre acciones de Tesla que tiene el magnate.

El ejecutivo, en sus tweets, da a entender que la motivación que le llevaría a vender el 10% de sus acciones de Tesla es pagar impuestos. Pero, si el trasfondo real es el descrito líneas más arriba –obtener liquidez para poder ejecutar sus opciones de compra–, estaría omitiendo la parte más importante de la historia.