Bitcoin está viviendo algunas de sus jornadas más negras tras un 2020 y comienzo de 2021 completamente dorado.

Su valor en equivalencia a dólares ha caído desde los 60.000 hasta rondar la barrera de los 35.000. Una caída brutal que llega después de unos meses de auténtica alza.

Han sido muchos los condicionantes de este bofetón en rojo. El principal y si seguramente más definitorio es la postura del Banco Popular de China (su banco central), de no aceptar como forma de pago los tokens y criptodivisas digitales. La decisión se da un mercado no solo importante por población, sino por la cantidad de granjas de criptomonedas que hay en él.

Pero más allá de eso, entre regulaciones pendientes por la SEC norteamericana y en la Unión Europea, la figura de Elon Musk y Tesla se vuelve innegociable a la hora de entender esta caída (pero también las subidas), que ha tenido BTC.

Musk es la figura pública con mayor proyección que más habla de criptomonedas. Ya sea Bitcoin, Doge, o lo que surja.

Su carácter lenguaraz en Twitter ya ha hecho que sea investigado por si sus mensajes han afectado a las cotizaciones de Tesla en el pasado, como repasamos aquí. Ahora, queremos explorar cuán de importante son también los mensajes de Musk sobre el precio del Bitcoin. Spoiler: los mensajes de Musk marcan pequeños picos o bajadas, pero lo realmente importante es lo que ha sucedido con Tesla.

De afianzar el Bitcoin como nunca a no aceptarlo en tres meses: Las idas y venidas de Tesla

Foto por Executium

Si el Bitcoin llegó a los 60.000 dólares este año en gran medida -o seguro- es por el ímpetu que Musk y Tesla pusieron en apostar por afianzar la criptomoneda.

El 8 de febrero la compañía anunciaba que invertía 1.500 millones de dólares en BTC. A partir de ahí ha vendido un 10%, pero su anuncio fue un catapultador del precio. Tesla había hecho que la ‘economía real’ abrazara las criptomonedas como nunca antes había pasado. Tan simple y complejo como eso.

Después llegó algo si cabe más importante, el anuncio de que admitían la compra de sus coches con bitcoin. Un nuevo disparador… Hasta que Tesla se echó para atrás en poco más de mes y medio aludiendo al “coste energético y medioambiental que supone bitcoin”.

Tesla había hecho que la ‘economía real’ abrazara las criptomonedas como nunca antes había pasado.

Muchos vieron aquello como una excusa para protegerse de su volatilidad, por aquello de que ya se sabía de los debates de BTC en cuanto a gasto de energía; pero aquí no entraremos en eso, sino a ver cómo realmente afectó o no la medida en el precio.

El siguiente gráfico muestra la evolución de la valorización de bitcoin desde inicio de año hasta la actualidad, con las decisiones sobre Tesla y algunos de los mensajes con más peso en este sentido que ha lanzado Musk en Twitter (si pusiéramos todos este gráfico sería una Biblia).

Terror (o no) en 280 caracteres

Es palpable que los tuits de Musk, aunque a veces parece que vayan en su propia contra, pueden afectar en gran medida a los precios del Bitcoin. Musk, de hecho, lanza muchos de estos ‘mensajes’ en respuesta a usuarios que le citan. El siguiente tuit, muy reciente, provocó una ligera subida en medio de la debacle actual.

Pero mirando más allá, que BTC sea tan moldeable vuelve a meter el dedo en la herida de uno de los aspectos que más se le achacan: la incógnita en torno a la solidez de un activo que puede ser tan fácilmente influenciado, especialmente cuando los inversores minoristas acuden cada vez más a las criptodivisas, que ya son definitivamente mainstream.

Los tuits de Musk sobre criptomonedas en las últimas semanas han sido especialmente impactantes para el bitcoin. Especialmente cuando tuiteó que Tesla ya no lo aceptaría como pago debido a las preocupaciones ambientales sobre su gran uso de energía. Como resultado, el precio del bitcoin cayó alrededor de un 15%.

Volatilidad con o sin Musk

Los tuits de Musk sobre las criptomonedas no se limitan al bitcoin. Hace dos semanas, el también CEO de SpaceX hizo subir los precios de dogecoin un 30% después de tuitear que estaba trabajando con los desarrolladores de dogecoin para mejorar su eficiencia. A principios de mes, SpaceX dijo que aceptaría la moneda inspirada en los memes como pago para enviar viajes a la luna.

En cierto modo, todo lo que podemos pensar que está pasando ahora entre los mensajes de Musk y el valor de BTC ya lo vimos con Tesla. En 2018, la SEC sancionó a Musk y a Tesla con 20 millones de dólares a cada uno después de aquel tuit en el que decía que tenía “financiación asegurada” para sacar a la compañía de la bolsa, que hizo que las acciones se dispararan.

Los tuits de Musk sobre el bitcoin son menos delicados que impulsar el precio de su propia compañía para los regulares, pero están ahí, seguramente afectando a los bolsillos de pequeños inversores que han llegado al mundo cripto en los últimos meses y empiezan a ver ahora, cómo con Musk pero también sin él, la volatilidad sigue teniendo un peso muy importante.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.