Una de las cosas buenas de la narrativa, tanto la de la literatura como la del cine, es que los personajes no se van necesariamente del todo si la palman. Los creativos de una serie televisiva semejante a Fundación (David S. Goyer y Josh Friedman, desde 2021), producida por Apple TV+ según las cautivadoras novelas de Isaac Asimov y alojada en su plataforma, pueden recuperarlos cuando quieran con solo inventarse un mecanismo o servirse de los recursos que les proporciona el medio audiovisual.

Como han hecho, en definitiva, con la copia de Hari Seldon (Jared Harris) en inteligencia artificial a lo Westworld (Jonathan Nolan y Lisa Joy, desde 2016) que hemos visto hasta ahora a partir del cierre de “Upon Awakening” (1x05) y durante “Mysteries and Martyrs” (1x07); o el nuevo flashback de “The First Crisis” (1x09) con el que se inicia este penúltimo episodio de la primera temporada de Fundación, en el que interviene Salvor Hardin (Leah Harvey) de niña y su padre, el difunto Abbas (Clarke Peters).

Pero, claro, es enorme la tentación de recurrir siempre a este último, estupendo actor neoyorkino, al que conocemos, sobre todo, por su detective Lester Freamon de The Wire (David Simon, 2002-2008). Y también porel Albert Lambreaux de Treme (Simon y Eric Ellis Overmyer, 2010-2013), Alonzo Quinn en Person of Interest (Jonathan Nolan, 2011-2016), el Harry de John Wick (Chad Stahelski y David Leitch, 2014), Oscar Clemons en Jessica Jones (Melissa Rosenberg, 2015-2019), el Abercrombie de Tres anuncios en las afueras (Martin McDonagh, 2017) o, últimamente, Jonas Pierce en La Fortuna (Alejandro Amenábar, 2021).

Una inquietud absorbente en ‘Fundación’

Apple TV+

La conversación entre Salvor Hardin y Abbas, que lleva la voz cantante como adulto educador que es, hunde sus raíces en los conceptos sabrosos de la obra de Isaac Asimov sin duda. En concreto, el del olvido de los orígenes de la humanidad y la lucha por el racionalismo más necesario. Y la intriga continúa en la Invictus y la Beggar junto a Términus, y se masca la tragedia en Fundación por la conducta anómala del imperial Hermano Amanecer (Cassian Bilton) como se mascaba para Gaal Dornick (Lou Llobell) y Raych Foss (Alfred Enoch) en “Preparing to Live” (1x02).

Porque los vínculos sentimentales, igual que los espectadores no tuvimos más remedio que aprender en múltiples ocasiones de la trama de Lost (J. J. Abrams, Damon Lindelof y Jeffrey Lieber, 2004-2010) o en Juego de tronos (David Benioff y D. B. Weiss, 2011-2019), no pueden triunfar sobre un destino opresivo. Y la forma en que se descubre que otros conocen su naturaleza distintiva es de una indiscutible coherencia y de una hermosura ingeniosa y bastante espeluznante que, oh, consigue ponernos ciertamente nerviosos.

Dejando petrificados a los espectadores

Apple TV+

Hay genuina intensidad emocional en este relato y en el de Salvor Hardin durante “The First Crisis”, y los dos mantienen el suspense imprescindible muy bien. En parte, gracias al buen trabajo de la directora Roxann Dawson, que repite tras “The Missing Peace” (1x08), y del guion escrito por la coproductora ejecutiva Victoria Morrow, quien previamente ha redactado otros para Deadwood (David Milch, 2004-2006), Weeds (Jenji Kohan, 2005-2012) o Big Love (Mark V. Olsen y Will Scheffer, 2006-2011).

Un buen pedazo del pastel del misterio en Fundación señala al dichoso artefacto flotante de Términus, una suerte de monolito en 2001: Una odisea del espacio (Stanley Kubrick, 1968); y quizá con la misma función para el ambicioso proyecto psicohistórico de Hari Seldon contra los milenios de caos en la galaxia. Y lo que ocurre con él al final del episodio nos deja tan patidifusos como los inesperados e interesantes virajes anteriores en la aventura del Hermano Amanecer. Tras esto, el público se morderá las uñas hasta el fin de la temporada en Apple TV+.