Cuando un cineasta es responsable de una obra sobresaliente por su calidad y su éxito, la tendencia lógica que uno puede suponer por parte de la cinefilia y la crítica especializada es seguirle los pasos por si sus nuevos proyectos merecen tantísimo la pena. La serie Lost (2004-2010), sobre las aventuras de los supervivientes de un accidente aéreo perdidos en una isla amenazante y enigmática, se convirtió en un auténtico fenómeno televisivo, y dos de sus creadores, los estadounidenses J. J. Abrams y Damon Lindelof, saltaron a la fama. Pero el tercero, Jeffrey Lieber, no tuvo tanta suerte.

Si la misma le hubiese sonreído desde la inexistencia, su implicación en los ciento veintiún episodios de sus extraordinarias seis temporadas hubiese sido mayor. Las cosas, sin embargo, se le torcieron desde el principio.

La gestación de un mito televisivo

ABC

En realidad, el inespecífico germen para una historia como la de Lost le sobrevino al productor Lloyd Braun (Alphas) durante unas vacaciones en Hawái; y se lo propuso a la ABC, que dirigía, como un cóctel del largometraje Náufrago (Robert Zemeckis, 2000), la sitcom La isla de Gilligan (Sherwood Schwartz, 1964-1967), la novela El señor de las moscas (William Golding, 1954) y el reality show Survivor (Charlie Parsons, desde 2000).

Le encargaron el libreto del capítulo piloto a Jeffrey Lieber, pero a Braun no le gustó ni su reescritura y decidió tantear como creativo a J. J. Abrams, que se trajo de compañero a Damon Lindelof. Los dos, luego junto con el productor ejecutivo Carlton Cuse (Las aventuras de Brisco County), pulieron lo que Lieber había desarrollado hasta lograr algo fascinante.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

No sabemos a ciencia cierta qué nivel de autoría puede reivindicar Jeffrey Lieber entre unas declaraciones y otras. Lo cierto es que su trabajo en Lost se quedó en una etapa tempranísima por la disconformidad de Lloyd Braun, pero el arbitraje con el Sindicato de Guionistas de Estados Unidos acabó resolviendo que debían acreditarle como cocreador.

Los cineastas estrella de la serie

Damon Lindelof y J. J. Abrams | IMDb

No obstante, su victoria en este asunto no puede competir con el beneficio mediático de ser partícipe del progreso narrativo en un triunfo como esta ficción televisiva, y J. J. Abrams y Damon Lindelof le sacan hoy varias cabezas en cuanto a reputación y popularidad. Si uno le menciona en sus conversaciones cinéfilas, incluso con compañeros de profesión en el periodismo cinematográfico, debe aclarar a quién se refiere porque no suena ni su nombre.

No en vano, J. J. Abrams ya había podido engordar su currículo antes de Lost. Gracias a sus guiones para filmes como A propósito de Henry (Mike Nichols, 1991) o Armageddon (Michael Bay, 1998) y su responsabilidad en las series Felicity (1998-2002) y Alias (2001-2006). Pero lo de Lost fue explosivo, y determinante para que después no haya quien le tosa, por lo que ha podido dirigir Misión imposible 3 (2006), Star Trek (2009), Super 8 (2011), Star Trek: En la oscuridad (2013), Star Wars: El despertar de la Fuerza (2015) y El ascenso de Skywalker (2019); además de su última gran apuesta para televisión: Fringe (2008-2013).

Damon Lindelof, por su lado, venía de guionizar algunos episodios de Crossing Jordan (Tim Kring, 2001-2007) y, tras Lost, ha firmado los libretos de Cowboys and Aliens (Jon Favreau, 2011), Prometheus (Ridley Scott, 2012), la aludida Star Trek: En la oscuridad, Guerra Mundial Z (Marc Forster, 2013), Tomorrowland: El mundo del mañana (Brad Bird, 2015) y La caza (Craig Zobel, 2020); pero sus mayores logros posteriores no abandonan el terreno del cine seriado, y ahí están The Leftovers (2014-2017) y Watchmen (2019).

El creador más olvidado de ‘Lost’

Jeffrey Lieber | SaS

En lo que respecta a Jeffrey Lieber, ni antes ni después de Lost ha participado en ninguna otra serie de la misma altura o, al menos, a la de las ulteriores de J. J. Abrams y Damon Lindelof. Debutó con los guiones del largometraje Sex trouble (Caprichos del destino) [Jay Lowi, 2001], y continuó con el de El bosque mágico de Tuck (Jay Russell, 2002).

Más tarde ha concebido la única temporada de Miami Medical (2010), las dos de Impulse (2018-2019) y la de Don’t Look Deeper (desde 2020) con Charlie McDonnell; y ha llegado a escribir cierto número de capítulos de otras series como NCIS: Nueva Orleans (Gary Glasberg, 2014-2021), Los Originales (Julie Plec, 2013-2018), Lucifer (Tom Kapinos, desde 2016) y la nueva Embrujadas (Jennie Snyder Urman, Jessica O’Toole y Amy Rardin, desde 2018). Y eso es todo lo que ha sido de Jeffrey Lieber, el creador más olvidado de Lost.