star wars los ultimos jedi luke skywalker

Lucasfilm

Lo que el estadounidense Rian Johnson nos lanzó en Star Wars VIII: Los últimos Jedi, filme dirigido por él en 2017 con un guion suyo, fue origen de una de las mayores controversias de las que tenemos memoria en la saga creada por George Lucas (American Graffiti) en 1977: aunque la crítica, en general, le dio el visto bueno, los espectadores no mostraron un entusiasmo semejante, pero sí una gran polarización en sus opiniones, y hay quien la ama profundamente y quien la abomina con toda la fuerza de la que es capaz. Pero, sea como fuere, de lo que no hay duda es la enorme “conmoción en la Fuerza” que tuvo lugar en su metraje, no muy distinta a la que sucedió en el del Episodio VII, de J. J. Abrams, en diciembre de 2015.

El fallecimiento del mítico Luke Skywalker, interpretado por Mark Hamill (Kingsman: Servicio secreto) en cinco películas hasta la fecha, fue un un inesperadísimo palo dramático, sobre todo después de haber tenido que asumir la del Han Solo de Harrison Ford (Indiana Jones y la última cruzada) precisamente en El despertar de la Fuerza. Y lo que no escuchamos en el filme de Johnson fueron las últimas palabras de Skywalker antes de desvanecerse como ya se había desvanecido su maestro Obi Wan Kenobi, con el rostro de Alec Guinness (Doctor Zhivago), en la Star Wars original. Y es a lo que quiere poner remedio el número seis del cómic homónimo escrito por Gary Whitta (Rogue One) y dibujado por Michael Walsh.

Marvel

En esta versión para lectores de cómics, ese viejo Jedi que es Luke Skywalker conecta su mente con la de su sobrino, el ambiguamente malvado Kylo Ren, autoerigido cabecilla de la Primera Orden y al que encarna Adam Driver (Girls) en el filme, con el ejército de la misma frente al último bastión de la Resistencia en el planeta Crait, la antigua base de la Alianza Rebelde de Star Wars V: El Imperio contraataca, de Irvin Kershner (1980). “He estado esperando este momento durante mucho tiempo. Una última oportunidad para arreglar las cosas”, le dice Luke a su antiguo y ahora renegado padawan Ben Solo. Y cuando la contienda que parecía definitiva da comienzo y el Jedi resiste una tremenda andanada de la artillería enemiga, le arroja lo que sigue: “Lo siento, chaval. Esto no termina hasta que estemos solos tú y yo”.

El orgulloso Kylo no puede negarse a aceptar este desafío, y entonces ambos se enfrentan en un terrible duelo de sables de luz y, en el segundo en que Luke es aparentemente atravesado por el de Kylo y se descubre que la figura que habíamos visto de él hasta ese momento no es más que una proyección de la Fuerza del Jedi para entretener a su pérfido sobrino y que los miembros de la Resistencia, la Leia Organa de la difunta Carrie Fisher (When Harry Met Sally) incluida, puedan huir gracias a los poderes de Rey, papel estrella de Daisy Ridley (Asesinato en el Orient Express, 2017), Luke le escupe, sin presunción alguna y demostrando un carisma indescriptible: “Cualquier gran maestro te dirá que siempre guardes tu mejor truco para el final”.

Marvel

Y tras esfumarse ante sus ojos, agotado, sus últimas palabras en la isla del lejano planeta Ahch-To, en el que Rey le había encontrado durante el formidable cierre de El despertar de la Fuerza, son las siguientes: “Y todo termina como empezó: a la luz de dos soles, antes de adentrarme en un mundo mucho más grande”. Por supuesto, los otros dos soles a los que se refiere son los del planeta en el que vivía de joven, el desértico Tataouine, donde conoció a los robots R2-D2 y C-3PO de Kenny Baker (Amadeus) y Anthony Daniels (El Señor de los Anillos, 1978), Obi Wan Kenobi, Han Solo y al Chewbacca de Peter Mayhew (Dark Towers), que le embarcaron en la lucha contra el Imperio Galáctico del Darth Sidious y el Darth Vader de Ian McDiarmid (Sleepy Hollow) y David Prowse (La naranja mecánica) en Star Wars IV: Una nueva esperanza. Y ese “mundo mucho más grande” es, claro, el de la Fuerza.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.