El próximo mes de abril, la astronauta Jessica Watkins se convertirá en la primera mujer negra en formar parte de la tripulación de la Estación Espacial Internacional (EEI). Es una buena noticia, pero es inevitable pensar que llega tarde. ¿Cómo puede ser que ninguna otra lo haya hecho desde que se puso en órbita en 1998? 

En realidad, las primeras personas en la Estación Espacial Internacional fueron todos hombres blancos. Sorpresa para nadie. No hubo que esperar mucho para ver allí a la primera mujer, pero sí un poco más hasta que llegó la primera persona negra.

En general, los pioneros de diferentes minorías en el espacio se han ido sucediendo con cuentagotas. Y, por supuesto, la Estación Espacial Internacional no es una excepción. Por eso, hoy es un buen día para hablar sobre Jessica Watkins, la primera mujer negra en la EEI, pero también para recordar a todas esas personas que, antes que ella, fueron derribando los obstáculos en un viaje más allá de la Tierra.

De la primera mujer en el espacio a la primera mujer en la Estación Espacial Internacional

Valentina Tereshkova

La cosmonauta soviética Valentina Tereshkova fue la primera mujer en salir al espacio. Lo hizo en 1963, a bordo del Vostok 6, donde completó hasta 48 órbitas alrededor de nuestro planeta en un viaje que duró 3 días. 

Curiosamente, dada la competitividad existente en la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética, la primera mujer estadounidense en el espacio se hizo esperar dos décadas. Fue Sally Ride, quien en 1983 viajó a bordo del transbordador espacial Challenger, en una misión dirigida a desplegar dos satélites de comunicaciones en el espacio. Fue la tercera mujer en viajar al espacio, pues entre ella y Tereshkova hubo otra cosmonauta soviética: Svetlana Savitskaja.

La primera mujer en el espacio fue Valentina Tereshkova

Pero entonces aún faltaba mucho para que se lanzara la Estación Espacial Internacional. Esto ocurrió en 1998, cuando se pusieron en órbita sus primeras piezas. Aunque hubo que esperar hasta el año 2000 para que se instalara allí una primera tripulación, compuesta por un estadounidense, Bill Shepherd, y dos rusos, Yuri Gidzenko y Sergei Krikalev.

Permanecieron allí cuatro meses, hasta la llegada de los astronautas de la expedición dos en la que, ahora sí, había una mujer: Susan Helms. Era su quinto vuelo espacial, al igual que para su compañero de la NASA, James Voss. En cuanto al comandante de la expedición, el ruso Yury Usachev, solo había viajado al espacio tres veces más. Esto ocurrió en 2001. Hace ahora 20 años. Han pasado dos décadas hasta que una mujer negra haya formado parte de una tripulación de la Estación Espacial Internacional. ¿Pero qué pasa con el primer hombre negro? ¿Hubo que esperar tanto?

Personas negras en el espacio

Victor Glover/NASA

De nuevo, debemos diferenciar entre viajar al espacio y formar parte de la tripulación de la Estación Espacial Internacional. Lógicamente, en el primer grupo tenemos pioneros mucho más antiguos.

Por ejemplo, el primer hombre negro que viajó al espacio fue Arnaldo Tamayo. De hecho, con su incursión en la Soyuz 38, realizada en 1980, se convirtió en el primero con muchas cualidades en viajar al espacio. El primer americano no estadounidense, el primer cosmonauta latinoamericano en general y cubano en particular, el primer hablante nativo de español y la primera persona afrodescendiente.

Arnaldo Tamayo fue el primer hombre negro en ir al espacio, pero también el primer cosmonauta latino y hablante nativo de español

Pero, de nuevo, era imposible que formara parte en ese año de la Estación Espacial Internacional, puesto que esta aún no estaba construida. El primer hombre negro en hacerlo, en 2013,  fue Victor Glover, famoso también por haber sido piloto en el primer vuelo operativo de la Crew Dragon de SpaceX.

En cuanto a la primera mujer negra, aunque aún no ha ido ninguna a la Estación Espacial Internacional, sí que las ha habido en el espacio. La primera fue Mae Jemison, quien en 1992 realizó experimentos sobre ingravidez y cinetosis en ella misma y en el resto de la tripulación a bordo del transbordador Endeavor

Ahora llega el turno de la primera mujer negra en la Estación Espacial Internacional. Y, por supuesto, también debemos hablar de ella.

Jessica Watkins, la primera mujer negra en la Estación Espacial Internacional

Jessica nació en 1988, en Maryland. Estudió ciencias geológicas y ambientales en la Universidad de Stanford, donde también fue miembro del equipo de rugby. 

Después realizó un doctorado en geología en la Universidad de California y fue después, durante una beca postdoctoral, cuando comenzaron sus grandes incursiones en la NASA. Por ejemplo, fue miembro del equipo científico del rover Curiosity, que tantas noticias sobre Marte sigue dándonos hoy en día. Además, en 2017 fue seleccionada como candidata a astronauta, por lo que se ha estado preparando para ello desde entonces. 

Jessica se ha preparado para ser astronauta desde 2017

En un vídeo publicado en 2020 por la NASA, Jessica Watkins declaró que Marte es su gran pasión. Pero, hasta que sea posible viajar hasta allí, no está nada mal poder realizar una estancia en la Estación Espacial Internacional. Y es lo que hará, si todo va bien, a partir del mes de abril de 2022. Junto a otros dos astronautas de la NASA, Kjell Lindgren y Robert Hines, y una de la Agencia Espacial Europea, Samantha Cristoforetti, partirá con la Crew Dragon, de SpaceX, para iniciar seis meses de investigaciones en el laboratorio de microgravedad de la EEI. 

Esta es la historia de un obstáculo que aún estaba por superar. Pero todavía quedan muchos en la carrera espacial. La NASA ya ha anunciado que espera que la próxima persona que pise la Luna sea una mujer, y también que lo sea la primera que pise Marte. Con todo esto, quizás, llegue algún día en el que dejemos de celebrar las andanzas de los pioneros de las minorías. Porque el hecho de que un astronauta logre un gran hito debería depender solo de su calidad científica, así como de la del resto de personas en su equipo. Pero, por desgracia, que sea mujer, negra o ambas cosas sigue siendo noticia, porque sigue siendo algo raro. Ojalá algún día esté totalmente dentro de la normalidad.