– Nov 13, 2019, 9:01 (CET)

Segundas oportunidades de la literatura al cine: ¿cuántas veces se puede adaptar un libro?

La materia oscura, The Witcher o Watchmen son algunas de las adaptaciones literarias que han recibido este 2019 una segunda oportunidad para tratar mejor el material original en el que se basan.

No es necesario rebuscar en el baúl de los fracasos para dar con la adaptación de una novela que nos confirme que el cine y la literatura no siempre funcionan bien juntos. El afán por querer traspasar las historias impresas a la gran pantalla nos ha dejado resultados tanto magníficos como desastrosos a lo largo de los años. Desde películas tan buenas que cuesta imaginarse a los personajes con una apariencia distinta a la que en ella presentan, hasta filmes en los que ni el propio autor literario sabría reconocer su relato.

Por suerte, en estos casos el cine es agradecido y, cuando un proyecto no ha funcionado, no es extraño que otro equipo lo recoja y le dé una nueva vida a la adaptación. Hay clásicos, como Jane Eyre, Romeo y Julieta o Frankenstein, que han sido versionados tantas veces y de tantas maneras que cada quien puede escoger su interpretación favorita de una amplia selección. Otros, no han tenido esa suerte. Pero si algo nos demuestra La materia oscura, la nueva adaptación de las novelas de Phillip Pullman por parte de HBO, es que las segundas oportunidades pueden dar muy buenos resultados.

HBO

Este diciembre llega a nuestros cines otra adaptación literaria que intenta sumarse a este ejemplo. Se trata de Cats, el exitoso musical ochentero de Andrew Lloyd Webber que se basa en una novela de T. S. Eliot. Cuánto tendrá esta cinta de los poemas de El libro de los gatos habilidosos del viejo Possum (1939) y cuánto de la producción de Broadway está por verse, pero nos presenta una reinterpretación del cuento que se sirve de los avances en efectos digitales para dar vida a unos felinos humanoides más realistas que los que se suben a las tarimas.

La historia de Cats ya probó suerte en el cine en 1998, un año después de que cerrara el estudio de animación de Steven Spielberg que tenía entre manos el proyecto. Aquella cinta fue directa a televisión, pero nos dejó un recordado maquillaje gatuno en sus protagonistas, al alcance de los recursos de la época. En pocas semanas podremos comprobar si las criaturas de Hooper sobrepasan el nivel de los memes y le dan una nueva vida televisiva a este musical. Por el momento, cuenta con un reparto interesante que va desde Jennifer Hudson y James Corden hasta Taylor Swift y Jason Derulo.

También este 2019 nos ha regalado oportunidades para Watchmen. Basándose en el cómic de Alan Moore (V de Vendetta, La liga de los hombres extraordinarios), Zack Snyder dotó de carne y hueso a estos vigilantes con una película en 2009 protagonizada por a Patrick Wilson, Malin Akerman y Billy Crudup. La cinta recibió críticas dispares por parte de la prensa y del público, y cuenta con puntuaciones bastante mediocres tanto en Rotten Tomatoes (65%) como en Metacritic (56 sobre 100).

El pasado 20 de octubre, HBO estrenó el primer capítulo de la nueva adaptación, esta vez en formato serie. La expectación de los fans, así como el boom de la ficción basada en cómics con tintes oscuros que hemos vivido estos últimos meses (The Boys, Joker) y un reparto que incluye a la oscarizada Regina King, han otorgado a la serie de Damon Lindelof el caldo de cultivo perfecto para convertirse en un nuevo éxito de la plataforma. Por ahora, la recepción está siendo más que excelente, con una puntuación media que roza el sobresaliente.

No contentos con esto, en 2019 Andy Muschietti ha puesto punto final a la bilogía cinematográfica con la que ha adaptado una de las novelas más prestigiosas de Stephen King, It. La primera entrega, que se estrenó en 2017, se convirtió en la película de terror más taquillera de la historia, seguida, ahora, por It: Capítulo 2. La proeza de Muschietti no es resultado de la casualidad: él mismo se confiesa fan de la obra del autor norteamericano y ha puesto todo el empeño del mundo, respaldado por una grande como es Warner Bros. Pictures, para que la adaptación fuera perfecta. Al menos, más perfecta que la miniserie del año noventa dirigida por Tommy Lee Wallace.

It: Capítulo 2 no ha conseguido superar la recaudación de su predecesora, pero ha sido uno de los grandes estrenos de la temporada y ha consolidado una nueva imagen del diabólico Pennywise que perdurará en la memoria colectiva y en los disfraces de Halloween como el de su guasón compañero de profesión de DC. Y es que, este otoño, se llevan los payasos.

Podríamos incluso argumentar que Joker es, no una segunda, sino una quinta oportunidad de representar audiovisualmente a uno de los villanos más conocidos del mundo del cómic. El Príncipe del Crimen lleva aterrorizando la ciudad de Gotham desde los años cuarenta y ha saltado a la gran pantalla en otras cuatro ocasiones: con César Romero, Jack Nicholson, Heath Ledger y Jared Leto. El pasado mes de octubre, Todd Phillips reventó la taquilla mundialmente con su propia y controvertida interpretación del personaje. Aunque, si bien el Joker de Joaquin Phoenix ha pegado con fuerza, no podríamos asegurar con tanta vehemencia que su versión sea la definitiva. No en vano las sombras de Nicholson y Ledger son alargadas.

Entre el cómic y el cine

Si algo nos ha dado el mundo del cómic son adaptaciones cinematográficas y televisivas para estar entretenidos toda una vida. Arthur Fleck es el primer villano en tomar el papel protagonista de una gran producción, pero los otros, los superhéroes, han tenido mil y una caras a lo largo de los años.

Sin ir más lejos, una de las interpretaciones más conocidas de Superman es la de Christopher Reeve, que protagonizó cuatro cintas de acción en los ochenta. En 2013, su arco de personaje fue reinterpretado por Zack Snyder en El hombre de acero, que iniciaba el llamado Universo Expandido DC y en la que Henry Cavill se ajustó las mallas de héroe. En esta ocasión, fue un afán remodelador lo que instigó las nuevas películas, ya que las antiguas siguen recibiendo el cariño del público. Entre medias de ambas, Tom Welling se convirtió en el Superman adolescente por el que suspiró toda una generación de fans de Smallville a lo largo de once temporadas.

En el lado de Marvel, podemos mencionar a Spider-Man, el joven vigilante de Queens que compagina sus labores de héroe con los trabajos de ciencias del instituto y que cuenta con tres grandes adaptaciones de acción real. Desde la pionera trilogía de Sam Raimi (2002-07), con Tobey Maguire como nuestro amigo y vecino lanzatelarañas. Y, aunque a día de hoy muchos argumentan que Spider-Man 2 es la mejor representación del personaje en la gran pantalla, Sony se lanzó con una nueva versión en 2010 protagonizada por Andrew Garfield. The Amazing Spider-Man no tuvo tan buena acogida y no superó la segunda película.

Llegaron entonces Kevin Feige y el Universo Cinematográfico de Marvel, y con ellos, el Spider-Man de Tom Holland. Desde su primera aparición como personaje secundario en Vengadores: Civil War, Holland enamoró al público, y lo ha seguido haciendo a lo largo de cinco películas con la franquicia, dos de ellas en solitario. Ya se sabe que a la tercera va la vencida.

Su lugar en el UCM peligró este verano al saberse que Sony y Marvel, ahora propiedad de Disney, habían roto el acuerdo que permitía a la la compañía de Feige seguir empleando al personaje. Por suerte, Tom Holland sacó a relucir sus dotes superheroicas y se encargó de salvar el trato con sus propias manos, asegurándose así la permanencia en el mundo de los Vengadores —y salvando a la audiencia de otra adaptación de Sony de la muerte del tío Ben—.

Cuando es mejor no cambiar nada

Uno de los géneros que más se ha readaptado es la ciencia ficción, ya que los avances técnicos permiten una mejor disposición visual en ciertas historias. Es lo que le ha sucedido a Fahrenheit 451. La novela distópica de Ray Bradbury en la que los bomberos paradójicamente se dedican a iniciar incendios, fue adaptada por primera vez al cine en 1966. La cinta de François Truffaut recibió críticas bastante polarizadas en el momento del estreno, y ha ido aumentando su reconocimiento con los años. El propio Bradbury reconoció estar satisfecho con la interpretación de su obra, algo que probablemente no podría repetir su hubiera visto la cinta de 2018.

Protagonizada por Michael B. Jordan, Michael Shannon y Sofia Boutella, el filme homónimo es una versión modernizada —o eso pretende— del relato clásico. La temática que trataba Bradbury en su novela tiene hoy una vigencia casi mayor que en el momento de su publicación; la distopía ya no nos suena tan lejana. A pesar de ello, la película de Ramin Bahrani no está a su altura. En este caso, mejor quedarnos con el primer intento.

En el año de los remakes, tampoco las adaptaciones literarias se han librado de una revisión casi rutinaria. La cinta animada sobre La familia Addams está aún en cartelera, y en el horizonte nos esperan la nueva serie sobre Geralt de Rivia, The Witcher (20 de diciembre de 2019), otra sobre El señor de los Anillos (2021) y una versión más actual de Mujercitas (25 de diciembre de 2019). Además, próximamente podremos ver las reinterpretaciones de dos novelas más de Stephen King, Apocalipsis (2020) y La Torre Oscura (2020).