Toda innovación tiene sus retractores, personas que creen que, lejos de mejorar el futuro, puede ser un peligro para su propia industria. Este es el caso de algunos directores de cine respecto a Netflix. El servicio de streaming llegó para conquistarlos a todos, seguido de otras plataformas como HBO, Amazon o Hulu. Lejos de suponer una manera de acercar el cine a un mayor número de personas, algunos cineastas piensan que hace todo lo contrario. Es "un peligro inminente" para la industria cinematográfica ha sido una de las opiniones del director Steven Spielberg sobre servicios como Netflix.

Spielberg está a punto de estrenar su esperada película Ready Player One después de las nominaciones al Óscar por The Post, protagonizada por Meryl Streep y Tom Hanks. El prestigioso director es un asiduo a los premios de la Academia: tiene cuatro en su haber y ha sido nominado en 14 ocasiones. Pero Spielberg no quiere competir con producciones de Netflix. "Ciertamente, si es un buen espectáculo, merece un Emmy. Pero no es un Óscar"", afirmó en entrevista con ITV News.

El principal argumento del director es que las películas independientes se han convertido en algo asiduo para los servicios de streaming, en lugar de que sean producidas por grandes estudios como anteriormente.

Un montón de estudios prefieren rodar sólo blockbusters y secuelas basadas en marcas de éxito, en lugar de arriesgarse con películas más pequeñas. Y esas películas pequeñas que los estudios rodaban antes ahora van a Amazon, Hulu y Netflix.

Como consecuencia, Spielberg alerta que cada vez menos cineastas recibirán recaudaciones para ir a competir a festivales com el de Sundance. Por el contrario, estas producciones serán financiadas por plataformas de streaming, "tal vez con la promesa de una pequeña ventana teatral de una semana para calificarlos para premios como una película. Pero, de hecho, una vez que te comprometes con un formato de televisión, eres una película para televisión", aclaró Steven Spielberg.

Tras la irrupción de estos servicios, el cineasta identifica un claro desafío para la industria. Al igual que en los años 50, la llegada de la televisión alejó a mucha gente de los cines. Ahora, las producciones para televisión cuentan, según Spielberg, con mejor dirección, redacción, actores e historias, aunque representan un peligro para los espectadores.

Por si quedaba alguna duda, Steven Spielberg señaló que no formará parte del elenco de directores que colaborará con las plataformas de streaming. Damien Chazelle, los hermanos Coen y Martin Scorsese son algunos de los que han confirmado su alianza con Netflix para dirigir nuevos proyectos. En cambio, Spielberg no ha pasado por el aro: "Seguiré haciendo The Post para el público pidiéndoles, 'Por favor, ir al cine a ver The Post', en lugar de hacerlo directamente para Netflix".

Amor y odio

Steven Spielberg no es el único. Pedro Almodóvar recurrió al romanticismo para criticar a Netflix y afirmar que quiere que los espectadores se dejen llevar por el encanto de la pantalla franje y que sientan que forman parte de la película. Por ello, es de la opinión que sería una paradoja que, en festivales como el de Cannes, ganara una película que no puede ser vista en las salas de cine.

Por otro lado, Christopher Nolan opinó: "¿A quién le importa Netflix? No creo que afecte a nada, no es más que una moda, una tormenta en una taza de té". Una gran taza de té, de hecho. Netflix cuenta con más de 110 millones de suscriptores en el mundo y se ha convertido en la plataforma para albergar series que han sido abaladas por la crítica. Pero claro, de ahí a que una de las producciones esté nominada para un premio de alto rango como los Óscar, hay un paso, según algunos directores de renombre.

Sin embargo, muchos otros han celebrado el alcance y los recursos de las plataformas de streaming. Duncan Jones, director de Mute para Netflix afirmó que ha sido un "regalo del cielo" que la empresa haya apoyado películas independientes. Por su parte, Will Smith, protagonista de la producción de Netflix Bright, explicó que sus hijos ven Netflix y van al cine dos veces por semana para mostrar que el servicio de streaming no tiene por qué entrar en conflicto con ver películas en la gran pantalla.

Otras actrices como Tilda Swinton se han puesto del lado de Netflix al señalar que muchas de las películas nominadas en festivales como Cannes no se veían en cines, por lo que los servicios de streaming permiten que millones de personas vean producciones que normalmente no verían en la pantalla grande.

Cannes deja de lado a Netflix

En los últimos años, Netflix ha acudido a los Óscar, aún con la desaprobación de Steven Spielberg, por la película Mudbound nominada a cuatro premios de la Academia y por otras producciones como Heroin, Icarus y Strong Island.

En el caso del Festival de Cannes, el servicio de streaming pudo haber optado a la Palma de Oro por Okja, de Bong Joon Ho, y The Meyerowitz Stories, dirigida por Noah Baumbach.

La polémica en torno a las nominaciones en Cannes ha sido suficiente para que el Festival de Cine dejara de lado a Netflix y, a partir de ahora, las películas del servicio de streaming no podrán ser formar parte de la competición.

Así lo anunció el director del festival, Thierry Frémaux, quien explicó que las producciones de estas plataformas podrán presentarse en Cannes, pero no competir por premios como la Palma de Oro.

De esta manera, los organizadores del festival de cine han cedido a las presiones y, a pesar de que se anunció la creación del festival de series y televisión Canneseries, las películas de servicios como Netflix no serán bienvenidas.