Fox

La obra de un director tan querido y respetado como el estadounidense **Steven Spielberg** no destaca en absoluto por sus reflexiones profundas sobre cualquier aspecto de la experiencia humana, y la imagen que los espectadores y los analistas profesionales tienen de él está ligada al entretenimiento, la aventura y la fuerza emocional. Nada más lejano a su intención que las películas de tesis, pero eso no quiere decir que no sea posible analizar **su extensa filmografía en sus aspectos ideológicos**, que no computan ni deben computar para las valoraciones, **y en concreto, sus propuestas más sociopolíticas**. No hay duda de que es en la demostración de verdades emocionales para lo que este cineasta está más bien dotado, incluso en recreaciones históricas específicas o situaciones sociales.

Una buena muestra de ello es **El color púrpura (*The Color Purple*, 1985)**, doloroso y notable filme que se basa en la novela epistolar homónima de Alice Walker y en el que palpita un sentido indiscutible de la injusticia racial y de los abusos del machismo en el Sur de Estados Unidos durante las primeras décadas del siglo XX. En **El imperio del sol (*Empire of the Sun*, 1987)**, elaborada según las memorias de James Graham Ballard sobre la Segunda Guerra Chino-Japonesa y la Segunda Guerra Mundial en Asia, asistimos al caos, la destrucción, la violencia y las iniquidades que ocasionan los conflictos bélicos, si bien más enfocado al fin de la inocencia y a la lucha por sobrevivir; y en la escalofriante **La lista de Schindler (*Schindler’s List*, 1993)**, que adapta el texto de Thomas Keneally, el horror del Holocausto judío y la imprescindible humanidad de quienes se enfrentaron como pudieron al totalitarismo nazi.

Fox

En la muy menor **Amistad (1997)**, la historia verdadera de la primera mitad del siglo XIX sobre unos esclavos africanos amotinados sirve como testimonio contra el racismo y la esclavitud y a favor de la libertades individuales y la dignidad humana. El absurdo de la guerra brilla en todo su funesto esplendor a lo largo del metraje de **Salvar al soldado Ryan (*Saving Private Ryan*, 1998)**; y en la potente **Minority Report (2002)**, basada en un relato de Philip K. Dick, tras la ciencia ficción futurista se esconde la idea de los excesos a los que nos puede arrastrar el celo desatinado por el bien común y una justicia extraviada. Y esta última es el quid de la estremecedora **Munich (2005)**, tal vez la película más ideológicamente compleja de Spielberg, sobre lo que sucedió tras los asesinatos de Septiembre Negro durante los Juegos Olímpicos de 1972.

La minúscula *Caballo de batalla* (*War Horse*, 2011), adaptación de la novela de Michael Morpurgo, no aporta nada al cine político del famoso realizador más allá de los clichés bélicos, y resulta de una ingenuidad melodramática poco edificante. Pero la pasable **Lincoln (2012)**, fundada en el libro de Doris Kearns Goodwin, es harina de otro costal ya que, no sólo nos procura un retrato del decimosexto Presidente de Estados Unidos (1861-1865), sino que además propone una reflexión sobre las responsabilidades de gobierno por el dilema terrible de Lincoln entre acabar primero con la Guerra de Secesión, y su matanza, o conseguir que se prohíba la esclavitud cuando antes para que el Sur no pueda rechazar la enmienda. Y **El puente de los espías (*Bridge of Spies*, 2015)**, discreto filme sobre un intercambio de prisioneros de la Guerra Fría, aborda sin sutileza cuestiones difíciles como el alcance y las sombras de la justicia en tiempos de gran confusión.

Fox

Y con **Los archivos del Pentágono (*The Post*, 2017)** se une Spielberg a los directores que han tratado los grandes enfrentamientos del periodismo con el poder, sea cual fuere su naturaleza, un cine noble entre el que se incluye la algo sobrevalorada *Todos los hombres del Presidente* (*All the President’s Men*, Alan J. Pakula, 1976), la magnífica *El dilema* (*The Insider*, Michael Mann, 1999) o la sobria *Spotlight* (Tom McCarthy, 2015). En este caso, **narra la necesaria punga por la libertad de expresión y de prensa** que protagonizaron los periodistas y directivos de *The Washington Post*, y sus fuentes, en junio de 1971 **ante la perspectiva de revelar a los ciudadanos de Estados Unidos y al resto del mundo información clasificada, muy comprometedora e indignante, sobre la Guerra de Vietnam**.

Spielberg y sus guionistas, Liz Hannah y Josh Singer, **van construyendo la historia con rigor y un ritmo intachable y en plan docudrama**, un estilo que le confiere una mayor credibilidad a lo que cuentan; y así describen la encrucijada a la que llegaron **el periodista Benjamin Bradlee, personaje al que Tom Hanks le brinda el peso de todo su oficio, y la editora Katharine Graham, nueva oportunidad de Meryl Streep para mostrarnos por qué hay que quererla**. Lo idóneo que es Singer para ocuparse del guion se explica por su trabajo con los libretos de *El ala oeste de la Casa Blanca* (Aaron Sorkin, 1999-2006), *El quinto poder* (Bill Condon, 2013) o, precisamente, la ya mencionada *Spotlight*. Y, al final, las secuencias previas desembocan en una que **consigue entusiasmarnos ligeramente y hace que *The Post* sea un filme menor en la filmografía de Spielberg pero, en cualquier caso, siempre satisfactorio**.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.