Este viernes 25 de febrero, los primeros compradores de la Steam Deck estarán más cerca de tener en sus manos la esperada consola portátil de Valve. Después de la demora propiciada por la escasez de chips —la fecha de lanzamiento original era en diciembre de 2021—, por fin saldrá a la venta.

Sin dudas estamos frente a una gran apuesta que ha realizado la firma de Gabe Newell para romper el mercado de la jugabilidad portátil. Si lo miramos por el lado del hardware, la Steam Deck es, básicamente, un potente ordenador en tamaño compacto. Sus especificaciones técnicas no solo prometen grandes beneficios de performance, sino que le favorecen en cuanto a reparabilidad. A eso hay que sumarle el implacable catálogo de juegos de Steam, la versatilidad del software, y un precio base súper competitivo.

Por ello queremos aprovechar para repasar cuáles son las principales características de la Steam Deck, y con qué se van a encontrar aquellos que la reciban esta misma semana. Mientras tanto, seguimos a la espera de que Valve cumpla su promesa de ampliar la disponibilidad internacional de la consola durante este 2022.

Principales especificaciones técnicas de la Steam Deck

En esta tabla resumimos las características más importantes de la consola. Puedes ver aquí la lista completa de especificaciones.

PantallaTáctil de 7 pulgadas (1280 x 800 píxeles) con relación de aspecto 16:10 y tasa de refresco de 60 Hz
ProcesadorAMD Zen 2 de 4 núcleos (2.4-3.5 GHz)
GPUArquitectura RDNA 2 con 8 unidades de cálculo (1.0-1.6 GHz)
Memoria RAM16 GB (LPDDR5)
Almacenamiento64/256/512 GB
ConectividadWiFi de doble banda, Bluetooth 5.0 y un puerto USB-C
Sistema operativoSteamOS 3.0

¿Qué tipos de almacenamiento están disponibles?

Como recién indicamos en la ficha con las principales especificaciones técnicas, la Steam Deck llega en tres versiones de almacenamiento. El modelo base de 64 GB incorpora una unidad eMMC, en tanto que las ediciones de 256 y 512 GB incorporan discos de estado sólido (SSD) NVMe.

¿Qué controles presenta la Steam Deck?

Sin dudas este es uno de los apartados más atractivos de la consola de Valve. La Steam Deck llega con una amplia variedad de controles, destinados a cubrir el espectro necesario para la enorme variedad de su catálogo de juegos. En el frente del dispositivo se encuentran los botones A, B, X e Y, además de la cruceta direccional, dos palancas analógicas y dos trackpads con respuesta háptica. Según los desarrolladores, estos últimos cuentan con una latencia 55% menor a la del Steam Controller y también se puede configurar la sensibilidad de la presión necesaria para hacer click.

En el borde superior se encuentran los botones y gatillos L y R, en tanto que en la parte posterior aparecen otras cuatro teclas personalizables, que se ubican junto a las empuñaduras.

Desde que la Steam Deck se presentó formalmente, muchos usuarios se han preguntado si los sticks analógicos serán motivo de preocupación. La experiencia con la deriva o drift en los Joy-Con de la Nintendo Switch, hace que los jugadores teman un inconveniente similar en el dispositivo de Valve. Sin embargo, los desarrolladores aseguran haber trabajado minuciosamente para evitar problemas de ese tipo; eso no significa que no exista el desgaste propio del paso del tiempo, pero sí que no deberían darse comportamientos inesperados.

Por otra parte, la consola soporta el uso de controles de terceros —un teclado y un ratón, por ejemplo—, e incluso la propia Steam Deck se puede usar como mando para jugar desde un PC.

¿Cuáles son su peso y dimensiones, y cómo se comparan con otras consolas portátiles?

La Steam Deck no es un equipo precisamente pequeño. Sus medidas oficiales son 298 x 117 x 49 milímetros, en tanto que su peso aproximado es de 669 gramos. Y en cuanto a cómo se compara con otros referentes del sector del gaming portátil, la diferencia de tamaño es más que elocuente. La Nintendo Switch OLED, por ejemplo, mide 241 x 101 x 14 milímetros.

Pero como dice el viejo refrán: una imagen vale más que mil palabras. A continuación pueden ver las dos consolas juntas, y la Steam Deck es GIGANTE al lado de la de la firma japonesa.

De hecho, Cary Golomb hizo un muy divertido hilo de Twitter que compara el tamaño de la Steam Deck con otros dispositivos portátiles de distintas épocas y pueden verlo a continuación.

¿Qué sistema operativo utiliza la Steam Deck?

Como mencionamos en la ficha de especificaciones, Steam Deck utiliza un sistema operativo basado en Linux llamado SteamOS 3.0. Sin embargo, no estás atado al uso de esa distribución. Tiempo atrás Valve confirmó que la consola soporta multiboot, de modo que puedes instalar otros sistemas operativos y elegir cuál quieres ejecutar al encenderla.

Incluso es posible instalarle Windows 10 —y se estaba trabajando en la compatibilidad con Windows 11— para ejecutar juegos desde Xbox Game Pass o la Epic Games Store. Vale mencionar, de todos modos, que también es posible correr juegos de Windows en SteamOS 3.0 a través de Proton, aunque se habían registrado algunos inconvenientes con los sistemas antitrampas.

Y si lo que te preocupa es si los juegos en tu biblioteca de Steam serán capaces de ejecutarse en la consola, no te preocupes. Esta semana Valve ha lanzado un nuevo sitio web donde solo debes iniciar sesión y verás si tus títulos de uso habitual se pueden utilizar en la Steam Deck.

Crédito: Valve

¿A cuántos cuadros por segundos (FPS) se ejecutan los juegos?

Este ha sido un largo tema de discusión desde que se anunció la consola de Valve. Según sus desarrolladores, la Steam Deck es técnicamente capaz de ejecutar cualquier juego que se les ocurra; sin embargo, existían dudas con respecto a cuál sería su desempeño al lidiar con juegos que demandan muchos recursos.

Los creadores del dispositivo explicaron que se enfocaron en un "piso objetivo" de 30 cuadros por segundo, como un punto de equilibrio entre la performance y la duración de la batería. Sin embargo, el desempeño de los títulos varía según su antigüedad y la configuración gráfica seleccionada.

De acuerdo con un benchmark divulgado el año pasado, Cyberpunk 2077 en calidad alta se ejecutaba entre los 20 y 30 FPS. Por su parte, Shadow of The Tomb Raider superaba los 60 cuadros por segundo utilizando la configuración gráfica personalizada; en tanto que DOTA 2 se ejecutaba a un promedio de 80 FPS en baja calidad.

¿Puedo reparar la Steam Deck o cambiar sus componentes?

Técnicamente sí, pero Valve prefiere que no lo hagas por tu cuenta. La compañía publicó un vídeo en el que muestra cómo es la Steam Deck por dentro y cómo cambiar algunos de sus componentes (el SSD, por ejemplo). Sin embargo, los desarrolladores han recomendado enfáticamente que cualquier reparación o modificación se realice a través de técnicos reconocidos oficialmente.

Pero a sabiendas de que más de un jugador hará oídos sordos a esa sugerencia, publicaron el teardown para exponer también cuáles pueden ser los errores más comunes que pueden dañar o inutilizar la consola.

Una experiencia multidispositivo muy prometedora

Para cerrar este artículo les recordamos que la Steam Deck incorporará una muy prometedora tecnología de guardado en la nube que facilitará la experiencia multidispositivo. Hablamos de Dynamic Cloud Sync, una utilidad que sincronizará automáticamente los datos de tu sesión en la consola para que puedas continuar en el PC sin necesidad de salir de juego o apagar el dispositivo.

Y el procedimiento también funciona a la inversa. Esto significa que, si decides volver a la Steam Deck, podrás seguir desde donde dejaste en el ordenador. Sin dudas, estamos frente a una herramienta de enorme potencial, aunque no se activará de forma automática sino que cada desarrollador deberá incorporarla manualmente en sus juegos.

Con la Steam Deck a la vuelta de la esquina, todo el ámbito gamer espera con ansias para probar el dispositivo de Valve. ¿Estará la nueva consola a la altura de las circunstancias? Lo sabremos en poco tiempo.