Valve ha confirmado que está trabajando con AMD para que Steam Deck cuente con plena compatibilidad con Windows 11. Esto es una buena noticia para quienes no quieren limitarse a SteamOS, el sistema operativo que se ofrecerá de forma predeterminada con la consola portátil, pero que podría presentar problemas para ejecutar títulos modernos como PUBG y Fortnite.

Debido a la que la Steam Deck es básicamente un ordenador, se podrá instalar todo tipo de software, incluidos otros sistemas operativos. Sin embargo, quedan dudas en relación a la verdadera compatibilidad con Windows 11 y sus complejos requisitos de hardware. En una entrevista con PC Gamer, el diseñador de la Steam Deck, Greg Coomer, ha aclarado el panorama.

"Estamos trabajando en el TPM", dijo Coomer, refiriéndose al controvertido chip de seguridad que es obligatorio en Windows 11. Además, añadió que están conversando con AMD para asegurarse que la Steam Deck sea compatible con el mencionado componente nivel de BIOS. "No hay nada que nos indique todavía que vaya a haber problemas con Windows 11", afirmó el miembro del equipo de Valve.

Valve tiene que hacer los ajustes de compatibilidad con Windows 11 de manera directa con AMD. Esto se debe a que el TMP que exige el sistema nuevo operativo se comunica directamente con el procesador. La Steam Deck cuenta con una CPU AMD Zen 2 personalizada.

Steam Deck compatible con Windows

No obstante, desde hace semanas que se sabe que la Steam Deck podrá correr sin problemas a Windows 10. Este sistema operativo abre la puerta a los juegos que no son compatibles con SteamOS 3.0. Y, por si esto fuera poco, la posibilidad de usar Xbox Game Pass o los títulos de la Epic Games Store.

El sistema operativo por defecto de la Steam Deck será Steam OS 3.0. Se trata de una solución basada en Linux que recurre a Proton para ejecutar juegos creados para Windows. No obstante, esto presenta algunos desafíos: no está garantizada la compatibilidad con todos los títulos incluidos en el catálogo de Steam, entre ellos los muy populares Apex Legends, Destiny 2, PUBG, Fortnite y Gears 5.

Los problemas de compatibilidad en Proton giran en torno al sistema "anti-cheat". Este protege a los jugadores de trampas que pueden afectar negativamente la experiencia multijugador. Para resolver el problema, Valve está trabajando contrarreloj con BattlEye y Easy Anti-Cheat para que el soporte esté listo antes del lanzamiento de la Steam Deck.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.