La querida actriz californiana Carrie Fisher, que encarnó a la inmortal Leia Organa en la saga inolvidable de Star Wars (1977-2019) y fue también novelista, una cotizada consultora de guiones y pionera en la lucha contra las enfermedades mentales por implicación propia, falleció de forma inesperada el 27 de diciembre de 2016 tras el ataque cardíaco masivo que sufrió cuatro días antes mientras el avión comercial en el que viajaba desde Londres tomaba tierra en Los Ángeles, a los sesenta años de edad. Casi noventa interpretaciones en películas y series de televisión dejó en su haber desde 1969, incluyendo trabajos para directores de prestigio como Sidney Lumet, Woody Allen, Rob Reiner o Wes Craven y, oh, las tres ocasiones en que tuvo la oportunidad de hacer de sí misma.

La primera de estas ocasiones fue en la serie Sexo en Nueva York (Darren Star, 1998-2004). En el capítulo “Sex and Another City” (3x14), de septiembre de 2000, la columnista Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) y sus amigas neoyorkinas se encuentran en Los Ángeles, acuden al fiestón por el estreno de un filme y ella se lía con Keith Travers (Vince Vaughn), que dice representar a actores como Matt Damon. Y luego se descubre que se dedica a cuidarle la casa a estrellas de Hollywood como Ben Affleck cuando Carrie Fisher irrumpe en la suya de buena mañana y los pilla ambos encamados. El controvertido Hugh Hefner, fundador de la revista Playboy y uno de los ídolos de la relaciones públicas Samantha Jones (Kim Cattrall), se autointerpretó a su vez en este episodio.

La opotunidad siguiente fue nada menos que en el capítulo “The Convention Conundrum” (7x14) de The Big Bang Theory (Chuck Lorre y Bill Prady, 2007-2019), emitido en enero de 2014. El grupo de amiguetes no consiguen entradas para la Comic-Con de San Diego, por lo que el inconmensurable Sheldon Cooper decide crear la suya propia e intenta que varias estrellas del celuloide se unan a la iniciativa. Pero el único del que recibe una bienvenida calurosa es el actor James Earl Jones, que puso voz a Darth Vader; y ambos pasan una noche hilarante por insistencia del artista en la que tocan el timbre de la supuesta mansión de Carrie Fisher y salen corriendo. Esta aparece enfundada en una bata roja y en pantuflas y con un bate de béisbol en las manos, y grita: “¡Ya no tiene gracia, James!”

carrie fisher
Carrie Fisher en 'The Big Bang Theory' - CBS, Warner Bros.

Y la última ocasión decidió brindársela el cineasta canadiense David Cronenberg, conocido por películas como La mosca (1986), Inseparables (1988), Una historia de violencia (2005) o Promesas del Este (2007). En su última obra estrenada hasta el día de hoy, el drama satírico con cine dentro del cine Maps to the Stars (2014), la famosa y delirante actriz Havana Segrand (Julianne Moore), a la que trata psicológicamente el doctor Stafford Weiss (John Cusack), busca a una asistente. Y es Carrie Fisher la que le recomienda que contrate a la un tanto desfigurada y misteriosa Agatha Weiss (Mia Wasikowska), a la que nuestra celebridad habría conocido a través de Twitter; por aquello de echarle una mano a una compañera de profesión con necesidades parecidas.

Como curiosidad, hay que decir que dos de las tres veces que Carrie Fisher hizo de sí misma están relacionadas de alguna manera con las enfermedades mentales cuyas circunstancias ayudó a visibilizar. En The Big Bang Theory, cuando Sheldon Cooper pregunta a James Earl Jones de quién es la casa en la que iban a cometer su travesura, este responde: “De Carrie Fisher. Y está un poco loca, así que prepárate para correr”. Lo que supone otro ejemplo de que la actriz, no solo no tenía ningún reparo en abordar públicamente su trastorno bipolar, sino que incluso podía reírse de él y de sí misma. Y que su colega Havana Segrand necesite contar con el doctor Weiss como terapeuta en Maps to the Stars y Fisher participe intentando ayudarla con una asistente es otra muestra de ello.

👇 Más en Hipertextual