La línea Mi MIX de Xiaomi es desde hace unos años la abanderada de la innovación en el fabricante. Sin embargo, la familia MIX, que adelantó el casi todo pantalla cuando todavía se llevaban los marcos y ni siquiera se esbozaba el notch, puede estar también cerca de su fin, siguiendo los pasos a la recién escapada Poco –cuyo único terminal fue relevado por el Mi 9T Pro–.

El Mi MIX 3 fue presentado el pasado octubre, por lo que ya se encontraría cercano a una renovación. De acuerdo a las últimas filtraciones, serí el Mi Mix 4 el que llevaría por primera vez en la historia de la telefonía un sensor superior en resolución a los 100 megapixels. Lo haría, con el recientemente anunciado sensor de 108 MP que fabrica Samsung.

La gran característica de este sensor es su tamaño. Frente a los sensores de media pulgada actuales de 48 MP –o bien 1/2", como se suel representar– este próximo sensor sería mucho más grande, con un tamaño de 1/1,33. O lo que es lo mismo, 0,75" de diagonal. Si bien se trata de un incremento del 50% en sus dimensiones, esta resultaría también en una superficie un 125% superior, con las mejoras en captación de luz que ello conlleva.

¿Fuera de la marca MIX?

Pero el próximo móvil de la línea podría llegar al margen de la marca MIX, debido quizá a problemas con la explotación de la misma en su tierra natal. Así lo cuenta una de las voces más conocidas en la escena Xiaomi desde China.

Pantalla deslizante Xiaomi Mi Mix 3

Este movimiento no sería tampoco descabellado, ya que como mencinábamos en su análisis Xiaomi, el Mi Mix 3 se quedó sin su claro identificador de las dos grandes primeras generaciones: el todo pantalla. Como afirmaba mi compañero Nico en el análisis, la inmersión total ha llegado a prácticamente todos los fabricantes y modelos disponibles.

El resto de características que aparecen desde China son las esperables para este producto. Teniendo en cuenta que el Snapdragon 865 no será presentado previsiblemente hasta el próximo diciembre, llegará con el recientemente vitaminado Snapdragon 855+.

A este se le sumarían opciones de memoria de hasta 12 GB para la RAM o 1 TB en cuanto a capacidad –que serían del último estándar UFS 3.0–, una pantalla en resolución 2K y también una gran batería de hasta 4.500 mAh con carga rápida de hasta 45 W, similarmente a los recientes Galaxy Note 10+.

En su carga inalámbrica subiría el nivel desde los actuales 20 W que vemos en los Xiaomi Mi 9, hasta unos más poderosos y también interesantes en términos generales contra otros sistemas de carga. Como comparación, el propio OnePlus 7 Pro –que también se encuentra a punto de ser renovado– cuenta con esta misma capacidad de carga a través del cable.

Se espera además que este gran smartphone de Xiaomi llegue con un sistema de cuatro cámaras en su parte trasera, que complete la oferta principal de su sensor de enorme resolución. Por último, también se espera que Xiaomi presente una versión renovada de su software propio, MIUI 11 –del que ya se conoce la lista de smartphones a actualizar–, que siga atrayendo a consumidores al entorno en el que puede seguir haciendo dinero una vez comprado el terminal.

De lo que no se tienen más detalles es de una más que posible versión 5G, que sí que llegaba con la pasada versión, y es ya uno de los primeros terminales disponibles al menos en España con esta conectividad y a través de las principales operadoras.