13 Reasons Why fue la puerta de entrada para visibilizar problemas como el abuso sexual, el bullying y el suicidio. El estreno de la primera temporada de la serie de Netflix fue motivo de polémica por el amplio tratamiento a estos temas y, sobre todo, por la manera directa de abordarlos. En la segunda temporada, que se estrenará este viernes 18 de mayo, la trama sigue estando centrada en Hannah Baker (Katherine Langford) y los nuevos capítulos llegan justo después de que se intensificara el movimiento #MeToo y Time's Up contra el acoso y la violación sexual.

Los primeros capítulos de la serie estuvieron basados en la novela del mismo nombre escrita por Jay Asher pero, para la segunda parte, el equipo de 13 Reasons Why tuvo que encontrar una nueva hoja de ruta para dar seguimiento a la historia de Clay Jensen, Hannah Baker y los otros personajes de la producción original de Netflix.

La trama se ubicará después del suicido de Hannah, en el momento en el que los padres de la joven demandan a la escuela Liberty High por negligencia al no tratar debidamente el bullying que sufrió su hija. Durante la celebración del juicio, los compañeros de clase se sentarán delante del jurado para dar explicaciones sobre cómo la adolescente pudo acabar suicidándose.

Sin embargo, en los próximos episodios se pondrá de relieve que Hannah Baker no fue la única víctima de abuso sexual. Este punto será tratado también a través de una figura analógica y las fotografías tomadas con una Polaroid sustituirán las cassettes que recibieron todos los personajes que tuvieron una influencia en la decisión final de la protagonista.

Por otro lado, la agresión sexual seguirá estando en el punto de mira a través de Jessica (Alisha Boe), quien también tendrá que lidiar con su propia experiencia. En este punto, será especialmente relevante descubrir si Bryce (Justin Prentice), el responsable de las violaciones, será castigado por sus actos. En un contexto en el que movimientos como #MeToo reclaman justicia para los culpables, la segunda temporada de 13 Reasons Why llega en el momento idóneo para lidiar con esta problemática.

No obstante, el creador y productor de la serie, Brian Yorkey, afirmó en entrevista con The Hollywood Reporter que los nuevos capítulos no son una respuesta al escándalo que empezó con las acusaciones al productor Harvey Weinstein. Por el contrario, la historia se escribió durante los primeros meses de 2017, mucho antes de que salieran a la luz los casos de acoso sexual. "Tuvimos nuestro lanzamiento de temporada a finales de abril, así que ya habíamos escrito todo esto, y empezamos a desarrollar la nueva temporada cuando estas cosas estaban emergiendo en la cultura".

Fue extraordinario verlo suceder, pero nada de lo que hicimos fue una respuesta. Todo fue anterior.

La segunda temporada de la serie de Netflix puede ser, una vez más, la puerta de entrada para ahondar más en estas experiencias por las que han pasado millones de mujeres alrededor del mundo. Al igual que sucedió en los primeros capítulos estrenados el año pasado, la producción podría volver a dividir a los espectadores por el tratamiento que se le dé a esta problemática. Lo que está claro es que promete no dejar indiferente a nadie.

El fenómeno de 13 Reasons Why guarda una estrecha relación con la serie The Handmaid's Tale al tratar cambios en la sociedad y en la política antes de que llegaran a producirse. En el caso de la serie de Hulu, el futuro distópico y aterrador de la República de Gilead se escenificó justo en el momento en el que Donald Trump se convirtió en presidente de los Estados Unidos.

El equipo de The Handmaid's Tale ha aclarado en varias ocasiones que el proyecto se inició mucho antes de que el magnate tomara el mando pero, al igual que está ocurriendo con la segunda temporada de 13 Reasons Why, llegó en el momento perfecto.

Asimismo, la serie basada en la novela de Margaret Atwood tuvo que encontrar un nuevo enfoque para la segunda temporada, que se estrenó el pasado mes de abril. Por el momento, parece ser que las dos producciones han conseguido seguir el hilo de las historias originales y, a pesar de que los directores y escritores ya no cuentan con el respaldo de los libros originales, han sabido plantear de una manera correcta sus continuaciones.