El productor de cine Harvey Weinstein volvió a poner sobre la mesa un tema que no es nada nuevo para las mujeres, pero cuya magnitud es desconocida para muchos. Desde que salieron a la luz los casos de acoso sexual de Weinstein a diferentes mujeres, cada vez más actrices han contado sus experiencias con el influyente productor. El caso ha puesto de relieve un problema endémico que no solamente afecta a la industria del cine, sino que tiene una repercusión en miles de mujeres diariamente y en todos los ámbitos laborales.

Para arrojar más luz sobre esta problemática que va mucho más allá de Harvey Weinstein, la actriz Alyssa Milano lanzó en su cuenta de Twitter el hashtag #MeToo, con el que anima a las afectadas por acoso sexual a contar sus historias. "Si todas las mujeres sexualmente abusadas, acosadas o violentadas escribieron 'Yo también' en su estado, podríamos darles a las personas una idea de la magnitud de este problema", compartió Milano en la red social.

La semana pasada, muchas mujeres se atrevieron a contar sus casos de acoso por parte del fundador de la productora The Weinstein Company. Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Cara Delevingne o Kate Beckinsale fueron algunas de las actrices que compartieron sus historias. En un nuevo episodio, otras mujeres famosas se han unido al movimiento #MeToo, el cual ha trascendido más allá del cine y las víctimas de estos delitos han empezado a hablar.

Después de que Alyssa Milano publicara su tweet, la cantante Lady Gaga o las actrices Anna Paquin, Rosario Dawson y Debra Messing se unieron al movimiento en Twitter.

Por su parte, la actriz de Westworld Evan Rachel Wood compartió: "Ser violada una vez hizo más fácil ser violada nuevamente. Instintivamente, me bloquee. Mi cuerpo se acordó y eso me protegió. Desaparecí."

Otras mujeres alrededor del mundo han utilizado el hashtag para explicar sus casos, como la usuaria @SamanthaTNegron, quien afirmó que fue víctima de acoso sexual. "Necesitamos que nuestras voces se escuchen. Nuestro mundo necesita cambiar para mejor", escribió.

@thecoyantonym reconoció que ella también ha sufrido un caso parecido al que denunció Alyssa Milano en su Twitter, pero pidió disculpas por no reportar el caso ante la Policía cuando fue asaltada "porque sabía que a él no le pasaría nada".

El movimiento ha pasado también a la comunidad gay y el actor y cantante Javier Muñoz escribió: "No sé si significa algo viniendo de un hombre gay pero ha pasado. Varias veces".

El movimiento #MeToo se inició días después de que muchas actrices protestaran por el bloqueo de la cuenta de Rose McGowan. La actriz afirmó que Ben Affleck mentía al escribir en su cuenta de Twitter que no sabía nada sobre los casos de acoso sexual de Harvey Weinstein y que sufrió la actriz de Charmed. En este caso, muchas mujeres decidieron boicotear a la red social bajo al hashtag #WomenBoycottTwitter. A pesar de la buena intención del movimiento, algunos usuarios criticaron que la respuesta a lo que sucedió fuera el silencio, en lugar de tomar partido y dar a conocer nuevos casos para alertar sobre la situación que viven muchas mujeres diariamente.

Estos comentarios parecen haber tenido el efecto esperado y, días después, solamente la publicación Alyssa Milano ha conseguido hasta el momento 51.000 comentarios, 18.000 retweets y 37.000 "Me gusta".

#MeToo cruza la frontera

El hashtag #MeToo ha sido tan seguido que miles de mujeres en América Latina han adoptado la traducción #YoTambién para contar sus casos. En países como México, el país con mayor índice de feminicidios en el mundo, este tipo de iniciativas pone de relieve los problemas sociales en el país, como ya ocurrió en otras ocasiones como con el hashtag #SiMeMatan que ponía de relieve las justificaciones de las autoridades después de que una chica fuera asesinada en el campus de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Las historias de las víctimas han puesto una vez más en el punto de mira un problema que requiere urgentemente una solución pero que cada vez es más comentado gracias a estas iniciativas.

En sus tweets, muchas mujeres han explicado cómo han sido violentadas de muchas maneras en su vida diaria, como por ejemplo en el transporte público camino a su trabajo.

Estos comentarios han puesto de relieve que el acoso sexual no es algo ocasional y que las mujeres tiene que gestionar este tipo de problema desde que son muy pequeñas. Ante todo, #MeToo e iniciativas parecidas son la manera de protestar y de exigir un cambio en la sociedad que no permite este tipo de delitos en la vida diaria de las mujeres.