No hay derechos fundamentales. Las mujeres son simples aparatos de reproducción. No se les permite trabajar, ni leer, ni nada que les provoque placer. Tienen un "amo", con el cual están obligadas a mantener relaciones sexuales y dotarlos de hijos. Esta es una parte de la realidad de la distópica y aterradora República de Gilead, instaurada por un régimen teocrático con valores puritanos después del asesinato del presidente de Estados Unidos y de la mayoría del Congreso. Después de la exitosa y escalofriante primera temporada en The Handmaid's Tale, Hulu ha lanzado el tráiler de los nuevos capítulos de la serie.

Mientras el equipo preparaba los primeros episodios de la serie, Donald Trump todavía no se había convertido en Presidente de los Estados Unidos. Por ello, la realidad distópica basada en la novela de Margaret Atwood del mismo nombre tuvo a partir de ese momento un doble sentido político.

En la segunda temporada de The Handmaid's Tale, los creadores con Bruce Miller al frente como director cuentan con un panorama muy diferente en comparación con los inicios. Donald Trump ya es presidente y ha empezado a poner en vigor sus medidas políticas y, por otro lado, ha estallado el movimiento #MeToo y, con él, empezó el escándalo de acusaciones de acoso sexual en Hollywood.

Bruce Miller ha explicado en una entrevista con The Hollywood Reporter cuáles serán las claves de la nueva temporada de la serie y cómo el contexto en la actualidad tiene una repercusión en la continuación de la historia de Offred, el personaje principal interpretado por Elisabeth Moss.

Los nuevos capítulos de The Handmaid's Tale llegarán el próximo 25 de abril con un episodio doble y, a partir de ahí, se estrenará un nuevo capítulo cada miércoles en Hulu.

Margaret Atwood y la segunda temporada

Mientras que la primera temporada de la serie es fiel a la novela de Margaret Atwood, los nuevos capítulos llevarán la historia de Offred y su entorno más allá del libro. A pesar de que la continuación de la serie no está basado en el trabajo de Atwood, la escritora forma parte del equipo de escritores.

"Ella estaba en la sala de escritores muy temprano en la temporada. Hemos estado hablando todo el tiempo, y ella ha estado leyendo todo. Ella está muy involucrada. Ella es nuestra estrella guía, y siempre lo ha sido", señaló el director de la serie, Bruce Miller.

La historia ha evolucionado, pero según Miller, sigue conservando el sello de Margaret Atwood, lo que él llama Atwoodness, por lo que la trama, al menos por el momento, seguirá estando centrada en el mundo distópico de la novela de la escritora.

La realidad distópica y Donald Trump

Los primeros episodios parece que llegaron en el momento planeado, aunque en realidad fue toda una casualidad que la República sin derechos fundamentales llegara en el momento de la elección de Trump como presidente.

En ese momento, los creadores de The Handmaid's Tale explicaron que cuando se escribieron los capítulos no se tenía constancia del contexto político de las elecciones presidenciales de noviembre de 2016 en Estados Unidos. En cambio, durante la preparación de la segunda temporada ya se tenía constancia de quien fue el ganador de los comicios. ¿Tendrán los nuevos episodios una clara referencia a Donald Trump?

Bruce Miller ha adelantado que la influencia no se puede evitar, sobre todo dentro de un equipo que consume noticias de actualidad diariamente y que son muy activas políticamente hablando. Según explicó el director, la mayoría de las personas detrás de la serie tienen hijos y piensan en el futuro que les depara. Sin embargo, "Estados Unidos tiene sus propios problemas que no necesariamente se alinean con los problemas en juego en Gilead, o incluso en un Estados Unidos anterior a Gilead", aclaró Miller y añadió que hay que tener cuidado al presentar demasiados paralelismos.

Estar preocupados y y tener un gobierno que está tratando de dividirnos en grupos y enfrentarse a uno de nosotros, son cosas que tienen lugar tanto en Gilead como aquí [en Estados Unidos]. Pero la parte más difícil es tratar de no dibujar demasiados paralelos directos, y ser feliz con los paralelos que existen sin intentar crear otros de la nada.

#MeToo y el regreso de Offred

Si vamos a hablar de los problemas actuales, no pueden faltar los escándalos de acoso sexual en Hollywood tras las primeras acusaciones a Harvey Weinstein. Las consecuencias de los casos que se han reportado siguen llegando pero la polémica ha puesto de relieve una situación que han vivido y siguen viviendo muchas mujeres y en diferentes ámbitos laborales. Para el director Bruce Miller, los escándalos le han hecho sentir como un bebé que no se da cuenta de cosas que están sucediendo en todas partes.

Respecto a los efectos del movimiento #MeToo en la nueva temporada de la serie, Miller destacó que "inevitablemente, cuando haces un show donde uno de los grandes aspectos es una división muy, muy aguda entre el rol de hombres y mujeres y la estructura de poder, no puedes evitar presionar contra los mismos pensamientos e ideas que van detrás de este movimiento".

Por oro lado, el equipo de The Handmaid's Tale está juntando sus esfuerzos para evitar este tipo de situaciones en el rodaje de la serie y buscan crear un entorno en el que todos se sientan libres de contar sus experiencias y no guardar silencio.

Offred, el personaje interpretado por Elisabeth Moss, seguirá siendo el eje central de la trama de la serie de Hulu. Sin embargo, el director promete que la historia de la protagonista será mucho menos predecible y más sorprendente. "Lo más importante de la segunda temporada es que no importa lo que adivines o leas al respecto, probablemente no obtendrás una imagen completa. Es más complicado que eso", adelantó Bruce Miller, "al principio, descubrirá que casi todas las cosas de las que cree que se tratará esta temporada serán erróneas o estarán un poco mal, hasta el punto de que lo que ocurra a continuación lo sorprenderá de una buena manera".

El simbólico vestuario

Desde que salió el primer episodio de la serie, la túnica roja y la cofia blanca que visten las mujeres en The Handmaid's Tale ha sido el vestuario escogido por muchas manifestantes para protestar ante medidas como las que se discutieron en Texas para evitar el aborto. Estos comportamientos han sido altamente simbólicos y, para el director de la serie, muy inspiradores.

"Es un disfraz que la gente ha llevado más allá del espectáculo y al mundo real. Es asombroso. Realmente sientes que le estás dando a la gente la oportunidad de expresarse de una manera complicada, que es lo que estás tratando de hacer en la televisión: tomar algo complicado que puedas pensar de maneras más simples", destacó Bruce Miller.

El alcance del vestuario ha llegado a otros países, donde han analizado varias realidades políticas de Estados Unidos en comparación con la República de Gilead, lo que le ha dado al equipo un punto de vista de externo sobre lo que se piensa del país.

Al menos en esta temporada, las túnicas rojas y la cofia blanca seguirá siendo el atuendo de las protagonistas de The Handmaid's Tale.

Marisa Tomei, el nuevo fichaje

La actriz Marisa Tomei es la nueva integrante de la serie e interpretará a la mujer de un comandante. El punto clave de este personaje se basará en cómo ha integrado su relación con Dios y su fe en su vida, los errores que ha cometido, y si Dios la perdona por ellos.

Para adentrarse dentro de la mujer a la que interpreta, Tomei se reunió con Bruce Miller para hablar sobre la religión. "Fue genial conversar con Marisa sobre la fe y lo que significa y cómo puede mantenerte a flote en una situación realmente difícil. Fue absolutamente fascinante. Ella es una mujer tan inteligente que ha tenido tantas experiencias de vida diferentes e interesantes. Fue un placer hablar con ella. Hubiera tenido esas conversaciones con ella para siempre si quisiera", resumió el director.

El futuro de The Handmaid's Tale

El próximo mes de abril sabremos por fin cómo sigue la historia alrededor de Offred en la República de Gilead. A pesar de que no se han dado detalles sobre una posible tercera temporada, el director Bruce Miller apuntó que le encantaría que la serie tuviera alrededor de diez temporadas y que una de ellas tratara sobre una especie de Juicios de Nuremberg tras la caída de Gilead.

Sin embargo, hasta ahora el foco de la serie sigue estando centrado en la novela de Margaret Atwood y en su historia principal. "No vamos más allá de la novela; solo cubrimos el territorio que ella cubrió rápidamente, un poco más lentamente".

The Handmaid's Tale ha sido una de las series más representativas y valoradas de 2017. La trama, la ambientación y los actuaciones han conseguido sorprender a los espectadores y a ponerlos en lo peor sobre las predicciones de un futuro sin derechos.