El Mobile World Congress cierra, un año más, sus puertas. La ciudad de Barcelona despide a los más de 100.000 asistentes tras cuatro intensos días de congreso en los que, además de mucho negocio, también se han podido conocer las principales novedades de la industria telefónica para el curso tecnológico.

Estas han sido los principales anuncios y las mayores tendencias del Mobile World Congress de Barcelona:

  • Samsung domina sin bajarse del autobús. Pese a no ser una revolución conceptual, el Samsung Galaxy S9 logró convertirse en la mayor estrella de la feria catalana. Su prometedora cámara fotográfica y otras muchas características le han convertido en el mayor tema de conversación de la feria. Es y será uno de los mejores teléfonos del año.

  • Mucho 5G, poca diversión. Telefónica, Vodafone y todo el sector telco del Mobile ha conversado sobre esa prometedora revolución que será el 5G. No obstante, la llegada comercial de esta conectividad (y todas las aplicaciones asociadas) no se producirá hasta la segunda mitad del año, cuando el estándar completo ya. Haya sido congelado por la 3GPP.

  • Nokia vuelve por todo lo alto (incluso en precio). Con un cinco nuevos teléfonos, Nokia vuelve a ilusionar en el Mobile World Congress. Sus nuevos productos son atractivos, diversificados y versátiles, aunque su precio —ligeramente más alto que algunos de sus rivales— puede jugar en su contra.

  • Huawei se reserva en Barcelona. La mayor estrella de Huawei, el P20, no quiso hacer acto de presencia en Barcelona. La empresa china guardó esa bala para la segunda mitad de marzo, y aquí en Barcelona presentó un atractivo ordenador portátil.

  • Sony emprende el camino de la esperanza. Los nuevos Xperia XZ2 y Xperia XZ2 Compact no serán reconocidos como "el mejor teléfono del MWC". No obstante, estos sí representan un cambio de dirección para una marca que, durante años, pareció estar perdida en lo que una vez lideró.

  • Mobile 'notch' Congress. El río de críticas hacia el 'notch' del iPhone X ha contado con un caudal surrealista. Seis meses después, fabricantes como ASUS han acabado "cerrando el pico" e incorporando este particular elemento de hardware en sus productos.

  • La inteligencia artificial sigue siendo invisible. Qualcomm, Samsung, Huawei... todos hablaron, en mayor o menor medida, de inteligencia artificial durante esta última edición del MWC. Sin embargo, la mayoría de ellos siguen sin dar con esa key feature en torno a la inteligencia artificial que comience a darle sentido y sea realmente tangible por el usuario.

  • La continuidad del MWC en Barcelona adquiere relevancia. En mayor o menor medida, todas las ediciones del Mobile World Congress han estado 'manchadas' por la posible ruptura del contrato con la GSMA. Pero esta última edición, dada la inestabilidad política de Cataluña y otras presiones del organismo regulador, parecen haber incrementado ese temor a la marcha de la feria. De momento, 2019 tendremos Mobile World Congress en Barcelona, pero queda por ver qué ocurrirá con las cuatro ediciones posteriores.

  • Aura llega, por fin, a los clientes de Movistar. Movistar+, Mi Movistar y Google Assistant se nutrirán de las capacidades técnicas e intelectuales de Aura, la inteligencia artificial de Telefónica con la que pretenden simplificar y humanizar la forma en la que se interactúa con sus servicios. Lo que conocimos hace justo un año, ahora es realidad.

  • Un Mobile con poca visibilidad a la mujer. La figura de la mujer sigue siendo una asignatura pendiente para el Mobile World Congress y todos sus integrantes. Pocas ponentes de este sexo, papel dominante de los hombres por los pasillos... La escena del Mobile sigue sin reflejar la esperada igualdad.