No se esperaba debido al bajo volumen de ventas de los modelos anteriores, pero el Huawei Matebook X Pro, el modelo vitaminano del Huawei Matebook X, es una realidad. Y una bastante atractiva a priori, pues Huawei presume de tener el primer portátil táctil del mercado con una pantalla "infinita" de 13" que alcanza el 91% de ratio entre el panel y su marco. El resumen del ordenador sigue, sin embargo, siendo el mismo que el de su predecesor: quien conozca los modelos de Apple, conocerá el de Huawei y lo que se puede esperar en diseño.

Teniendo una pantalla de 13", la mejora en potencia respecto a su predecesor se reduce únicamente a saltar de generación. Así, aquí encontramos i5 e i7 de cuatro núcleos, que según la compañía es un 40% más rápido que la anterior generación, algo logrado gracias al paso del dual al quad core, manteniendo un TDP de 15 vatios. En gráficos también se notará su rendimiento respecto a la anterior generación y a cualquier modelo con chip integrado de intel, pues llega con una Nvidia Geforce MX150, que da un rendimiento cuatro veces superior a las soluciones integradas.

La pantalla LCD podría clasificarse, sin llegar a 4K, como de "retina" o de altísima resolución, con 3000 x 2000 píxeles, relación de aspecto 3:2 y una densidad de 260 píxeles por pulgada. En cuanto a reproducción de color, el Huawei Matebook X Pro presenta un panel que cubre al 100% el espectro de color sRGB. No hay, por tanto, amplia gama cromática P3, como sí ofrece su competencia en Apple. El brillo se queda en 450 nits y el contraste en 1500:1, lo cual es muy buena cifra.

El teclado retroiluminado del Matebook X nos convenció, y siendo igual, el del Huawei Matebook X Pro volverá a hacerlo a buen seguro, pero llega con sorpresa. Para lograr la pantalla infinita, y huir de soluciones como las de Dell en los XPS, la webcam llega ahora en una tecla de la fila de las teclas de función. Siempre que queramos usarla, basta con hacer click sobre el botón y se abrirá a modo de mini periscopio. Producirá imágenes faciales raras, en las que la persona mostrará bien poco más que su cuello. Los amantes de la privacidad, eso sí, estarán encantados de no tener que poner pegatina para taparla. Justo encima del teclado, como inauguró el Matebook X, vuelve a estar el botón de encendido circular, que integra lector de huellas, y que hará la lectura desde el momento en que se encienda el equipo, algo bastante conveniente.

En cuanto a puertos, Huawei no desprecia la tradición con un USB-A y dos USB-C, que sirven para cargar el equipo. Llegan acompañados de una toma jack de audio de 3.5 mm. Si en ese apartado, el del audio, el Matebook X llegó con tecnología Dolby, ahora Huawei sigue apostando por ello con la novedad de que el equipo integra 4 altavoces.

La autonomía era un punto mejorable, y ahora prometen 12 horas de reproducción de vídeo, 14 horas trabajando en tareas ofimáticas y 15 horas de navegación web.

Más allá de aprovechamiento con la pantalla, es en dimensiones donde Huawei saca pecho con 14,6 milímetros en la parte más gruesa y sólo 4,9 milímetros en la más estrecha, por 14,9 y 7,9 milímetros del Pro de 13" de Apple. En precios también le gana, partiendo del modelo con i5 y 8 GB / 256 GB por 1499€, precio en que Apple sólo ofrece 128 GB y hardware de la generación anterior sin gráfica dedicada. Por encima de ello, ofrece dos versiones con i7, que parten de 512 GB de SSD y que se diferencian en que el modelo de 1699€ cuenta con 8 GB de RAM y el de 1899€ con 16 GB.

Estarán disponibles en una primera oleada en el segundo trimestre de 2018, llegando a China, Estados Unidos, Arabia Saudí, Alemania, España, Italia y los países nórdicos.