Cada estreno del Universo Cinematográfico de Marvel es un acontecimiento popular su gran número de seguidores en el mundo entero. Pero hay películas del este que provocan una mayor expectación por sus propios elementos narrativos. La primera vez fue por unir a los superhéroes en Los Vengadores (2012), y la penúltima, por conectar la saga con adaptaciones previas en Spider-Man: No Way Home (2021). Y aquí está ahora Doctor Strange en el multiverso de la locura (2022).

A las infinitas posibilidades que entrañan las realidades paralelas que se desataron en la serie Loki (desde 2021), algo muy atractivo para aquellos a los que nos interesan mucho los distintos modos de contar una historia en el cine o en la literatura, se une el hecho de que este filme ha sido dirigido por Sam Raimi, muy respetado por la trilogía de Posesión infernal (1981-1992) y, para lo que nos atañe, la de Spider-Man (2002-2007) con Tobey Maguire en el papel del trepamuros.

Además, aunque el productor ejecutivo Kevin Feige se asegura de que el Universo Cinematográfico de Marvel guarde la necesaria coherencia en el estilo audiovisual y las características de los guiones, esto no impide que determinados cineastas con la suficiente personalidad o, al menos, unos modales reconocibles los aporten a las entregas de las que se encargan. Y no cabe duda de que Doctor Strange en el multiverso de la locura incluye los de este querido realizador estadounidense.

Un director de carácter para ‘Doctor Strange en el multiverso de la locura’

Marvel Studios

“Cuando Kevin [Feige] anunció que esta película sería la primera inmersión de Marvel en el mundo del horror, me emocionó que me llamara para hablar sobre la posibilidad de dirigirla”, ha reconocido Sam Raimi en la rueda de prensa internacional sobre el segundo largo protagonizado por el hechicero a la que asistimos. “Pude tomar esas películas de terror que hice en mi juventud y lo que aprendí de ellas construyendo secuencias de suspense, excitando a la audiencia”.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

“«¿Vas a asustarlos ahora? No. Ahora, les voy a sacudir». Eso es algo que pude aplicar en las secuencias espeluznantes de esta película. Entonces, fue muy útil”, ha dicho también. Y todo ello corrobora que, no solamente le han facultado para insuflarle sus propias maneras de expresión fílmica, sino que han querido que lo haga. Como antes con James Gunn, Taika Waititi y, sobre todo, Cate Shortland y Chloé Zhao. Pero de forma más acusada porque Sam Raimi tiene mayor carácter.

El estilo de Sam Raimi en el Universo Cinematográfico de Marvel

Marvel Studios

Basta prestar la debida atención a ciertos ingredientes y a la planificación audiovisual de Doctor Strange en el multiverso de la locura para percatarse de ello. Lo terrorífico se encuentra presente en diversas escenas de enfrentamiento al personaje antagonista, que es brutal como ningún otro del Universo Cinematográfico de Marvel. Pero su gran intensidad y su gusto por lo fúnebre no impide los matices cómicos y hasta la farsa ni un gore muy atenuado.

La sangre no podía faltar con Sam Raimi, y en esta franquicia no la habíamos visto de veras hasta la miniserie Caballero Luna y, ahora, en su décima octava película con alguien tan dispuesto a proporcionárnosla. No por litros aquí, sino con churretes. Ni lo monstruoso, que le sabe a gloria igual como ha demostrado repetidamente en su filmografía. Y sus movimientos vertiginosos de cámara, sus planos torcidos y su énfasis en los sonidos incidentales no eluden la cita marvelita tampoco.

Por lo tanto, y gracias así mismo al montaje de Bob Murawski en la séptima colaboración con su compatriota a partir de El ejército de las tinieblas (1992), pasando por los tres largometrajes de Spider-Man, y a la sexta banda sonora que el gran Danny Elfman ha compuesto para él desde Darkman (1990), uno debe reconocer sin titubear lo más mínimo que Doctor Strange en el multiverso de la locura es una película de Sam Raimi con todas las de la ley. Y nos satisface.

Nuestra cobertura especial sobre Doctor Strange