No podemos decir que no supongamos que pueda haber cameos de personajes relevantes en las películas protagonizadas por los superhéroes de Marvel o DC Comics. Tantos años con esas ocasiones dejan huella, y a los cinéfilos no tiene sentido pedirnos que no estemos resabiados. Por esa razón, nos parece muy normal que hayamos entrevisto en The Batman (Matt Reeves, 2022) a otro villano.

Además de Edward Nashton o Enigma (Paul Dano), Oswald Cobblepot o Pingüino (Colin Farrell), Carmine Falcone (John Turturro) y, en fin, una Selina Kyle o Catwoman (Zoë Kravitz) que aquí no es antagonista, en una de las celdas del hospital psiquiátrico Arkham nos encontramos con un sujeto inquietante con cicatrices en el rostro, cierto interés en las payasadas y, claro, una risa elocuente.

En la misma escena que comparte con el loco de los acertijos, nos percatamos de quién se trata: el Joker de Barry Keoghan, a quien solo entrevemos y cuyo actor ha interpretado también a Martin Lang en El sacrificio de un ciervo sagrado, al George Mills de Dunkerque (Yorgos Lanthimos, Christopher Nolan, 2017), al Carroñaro en El caballero verde o al Druig de Eternals (David Lowery, Chloé Zhao, 2021).

Una broma cruel para el otro interno de Arkham en ‘The Batman’

Warner Bros.

Tiene esta enfermedad congénita, y nunca puede dejar de sonreír”, ha explicado Matt Reeves a Jim Vejvoda en una entrevista para IGN sobre The Batman. “Estaba hablando de El hombre elefante [1980] porque amo a David Lynch, y dije: «Bueno, tal vez hay algo aquí que no es porque cayó en una tina de productos químicos o no es lo de [Christopher] Nolan, donde tiene estas cicatrices y no sabemos de dónde vinieron”.

En El caballero oscuro (2008), el Joker encarnado por Heath Ledger cuenta un origen diferente sobre ellas según su antojo. Pero “¿qué pasa si es algo que le ha tocado desde que nació y que tiene una enfermedad congénita que le impide que deje de sonreír? Y ha tenido esta reacción muy oscura, y ha tenido que pasar una vida de gente mirándolo de cierta forma; y él sabe cómo meterse en tu cabeza»”.

Sin embargo, el enemigo más ilustre de Gotham iba a aparecer antes en The Batman. “Hay una escena que me encantaría que la audiencia viera y que no incluí”, reconoce Matt Reeves. “No porque alguien me pidiese que la cortara, sino porque no pensé que dentro de la narrativa más amplia funcionara, que fuera necesaria. Pero es una escena genial con ese mismo prisionero invisible en Arkham”.

Ante las cartas misteriosas que le dedica Enigma, el hombre murciélago busca respuestas. “Va a ver a otro asesino con el que claramente ha tenido una experiencia en estos primeros dos años”, continúa el realizador. “Y este asesino en esta historia aún no es el personaje que llegamos a conocer, ¿verdad? Así que todo el mundo está en su infancia (...). Y aquí tenemos a un Joker que aún no es el Joker”.

“Así que [es] esta idea de él siendo muy incisivo y brillante y capaz de meterse en tu mente y básicamente tener este punto de vista nihilista que es como si desde su inicio, desde su nacimiento, la vida ha sido una broma cruel para él”, ahonda Matt Reeves. “Y esta es su respuesta, y eventualmente se declarará a sí mismo como un payaso, se declarará a sí mismo como el Joker. Esa era la idea”.

Pero ¿qué Joker ni qué Joker?

Warner Bros.

Para los que deseaban que el descontrolado Arthur Fleck,el antihéroe de Joker (Todd Phillips, 2019) interpretado por Joaquín Phoenix (Señales), se viera las caras con el superhéroe de Robert Pattinson (El diablo a todas horas), todo este asunto podrá decepcionarles sin lugar a dudas. Pero lo cierto es que jamás había existido elpropósitode juntarles en la gran pantalla.

“Estaba terminando las películas de El planeta de los simios [desde 2011] cuando me incorporé [al proyecto de The Batman], en 2017. Han sido cinco años de preparación. Cuando estaba trabajando en el guion y me adentré en él, Joker aún no había salido. No sabía qué era Joker ni qué iba a ser”, asegura Matt Reeves, y no hay ningún motivo para no creer en sus palabras.

“Me di cuenta una vez que estábamos muy metidos en la película, y el hecho de que estaban cimentando las cosas de una manera que recordaba a las cosas que estábamos haciendo, eso no estaba planeado”, prosigue el neoyorkino. “Joker siempre tuvo la intención de ser un trabajo por libre muy específico que estaban haciendo Joaquín [Phoenix] y Todd [Phillips]. Nunca hubo realmente ninguna discusión sobre el crossover”.

Y, por si esto fuera poco, Matt Reeves acaba con las especulaciones en cuanto que Joker vaya a ser el villano principal de la secuela de The Batman. “La escena no está destinada a estar ahí para decir: «Oh, hay un huevo de pascua; la próxima película es equis»”, sostiene. “No sé si Joker estará en la próxima película, pero puedo decirte que esto que estás viendo es una versión temprana del personaje, y los problemas, como siempre, se están gestando en Gotham”.