Quibi nació con la idea de marcar un antes y un después en el mundo del streaming. El servicio, disponible únicamente en smartphones, ofrecía series de corta duración pensadas para ser vistas tanto en vertical como en horizontal. Sin embargo, la plataforma resultó ser un auténtico fracaso; cerró a los seis meses de iniciada. Por si esto fuese poco, ahora acaba de perder su novedosa tecnología de vídeo giratorio.

A principios del año pasado, cuando Quibi intentaba hacerse un lugar en el abarrotado mundo de los contenidos bajo demanda, enfrentó un gran problema. Eko, una empresa con sede en Nueva York que crea videos interactivos, afirmó que Quibi estaba utilizando tecnología patentada y secretos comerciales robados para dar vida a Turnstyle. En función de esto, la firma presentó una demanda.

Turnstyle permiría que los usuarios de Quibi pudieran disfrutar del vídeo tanto en vertical como horizontal. Al rotar el smartphone, gracias a la tecnología en cuestión, la vista se adaptaba automáticamente para que lo importante no quedara fuera de escena. Esta función era esencial para la plataforma, ya que su propuesta giraba en torno a consumir contenidos en situaciones donde se sostenía el dispositivo con una sola mano.

El último clavo en el ataúd de Quibi

Sin embargo, tras haber cerrado la plataforma en octubre de 2020, el fundador Jeffrey Katzenberg decidió desistir de seguir luchando en una batalla legal. En este sentido, QBI Holdings puso fin a los reclamos de Eko transfiriendo la tecnología y propiedad intelectual de Turnstyle. Producto de esa maniobra, eludió el reclamo que exigía el pago de 100 millones de dólares en daños, según señala Variety.

"Estamos satisfechos con el resultado de este litigio y orgullosos de las contribuciones creadas independientemente de Quibi y su equipo de ingeniería a la tecnología de presentación de contenido", dijo Katzenberg, quien anteriormente se desempeñó como presidente y productor de películas de Disney.

A principios de este año, Quibi concretó el rumoreado un acuerdo con Roku para venderle su biblioteca de contenido exclusivo. Entre él se encontraban las series Chrissy's Court, The Golden Arm y Mapleworth Murders, esta última ganadora reciente de un Emmy, pero ahora bajo la órbita de Roku Originals.