En el capítulo “What If... Captain Carter Were the First Avenger?” (1x01) de ¿Qué pasaría si…? (A. C. Bradley, desde 2021), se modifica la historia de Capitán América: El primer Vengador (Joe Johnston, 2011); en “What If... T’Challa Became a Star-Lord?” (1x02), se trastoca la de Black Panther (Ryan Coogler, 2018), los dos volúmenes de Guardianes de la Galaxia (James Gunn, 2014, 2017) y toda la movida con Thanos (Josh Brolin).

Durante “What If... the World Lost Its Mightiest Heroes?” (1x03) se perpetra lo mismo con Los Vengadores (Joss Whedon, 2012) y la Saga del Infinito en general; y ahora, “What If... Doctor Strange Lost His Heart Instead of His Hands?” (1x04) cambia los acontecimientos de una de las películas más particulares que hay en el Universo Cinematográfico de Marvel, la de Doctor Strange (Scott Derrickson, 2016).

Se trata de una enjundiosa variación de la historia del egocéntrico neurocirujano interpretado por el londinense Benedict Cumberbatch, que también ha sido el Paul Marshall de Expiación: Más allá de la pasión (Joe Wright, 2007), Joseph Hooker en La duda de Darwin (Jon Amiel, 2009), el genial detective de Sherlock (Steven Moffat y Mark Gatiss, 2010-2017), la voz del Nigromante y de Smaug en la trilogía de El Hobbit (Peter Jackson, 2012-2014), el Khan de Star Trek: En la oscuridad, Ford en Doce años de esclavitud, el Julian Assange de El quinto poder (J. J. Abrams, Steve McQueen, Bill Condon, 2013) o Billy Bulger en Black Mass: Estrictamente criminal (Scott Cooper, 2015).

Un viaje muy distinto para el Doctor Strange

Disney Plus

Tal variación de ¿Qué pasaría si…? la transforma en un viaje más clásico y emocional de lo que era originalmente en el largometraje de Scott Derrickson (El exorcismo de Emily Rose) por sus elementos amorosos y trágicos. Así, la secuencia del primer tercio con una dinámica semejante a la que el Doctor Strange desarrolla con Dormammu, a lo Atrapado en el tiempo (Harold Ramis, 1993), nos conmueve más que cualquier otra del mismo.

No es que una aportación como esa no esté muy vista ya repitiendo la fórmula, pero tal circunstancia no quita que resulte todo lo eficaz que es preciso y que merezca el intento. Por otro lado, “What If... Doctor Strange Lost His Heart Instead of His Hands?” los lleva a un lugar y un momento de la magia, su propio campo de dominio, que nos gusta mucho visitar con el Hechicero Supremo de Benedict Cumberbatch.

Estrena tu suscripción anual con el estreno de lo nuevo de Marvel

Ver ahora en Disney+

Este reproduce conductas que los espectadores conocen por una de las escenas poscréditos de Doctor Strange sobre Mordo (Chiwetel Ejiofor) o, claro, por las intenciones de nuestra querida Agatha Harkness (Kathryn Hahn) en WandaVision (Jac Schaeffer, 2021) respecto a la Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen). La animación de estas escenas nos parece visualmente muy atractiva, y nos regala algún guiño a “What If... Captain Carter Were the First Avenger?”

Lo mejor de ‘¿Qué pasaría si…?’ con diferencia

Disney Plus

Pero lo que convierte a este episodio en la joya de ¿Qué pasaría si…? por el momento es su último tramo, con un espléndido giro, un enfrentamiento emocionante y extraordinariamente elaborado en el diseño de sus dibujos y la técnica animada, una intervención de lo más sorprendente, que rompe los muros del esquema narrativo sin traicionar la esencia de la historia, y el final más honesto y diferente, no solo de esta ficción televisiva de Disney Plus, sino del Universo Cinematográfico de Marvel al completo.

Es posible que los capítulos dos y tres fuesen alteraciones muy interesantes de lo que nos habían relatado acerca de esta pandilla de superhéroes, pero lo de “What If... Doctor Strange Lost His Heart Instead of His Hands?” es otro nivel. Haceos un favor, seguidores de las aventuras marvelitas, y no os lo perdáis.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.