Después de un largo tiempo de calma, se estaría preparando el terreno para que vuelvan los cruces legales entre Microsoft y Google. En abril pasado habría finalizado una tregua legal de seis años entre las corporaciones, y pronto volverían a las andanzas frente a la Justicia.

Según un informe de The Financial Times, en 2015 las compañías firmaron un pacto con el fin de evitar acusaciones mutuas, batallas legales y quejas frente a entes reguladores. El acuerdo estuvo vigente hasta hace un par de meses pero, tras su finalización, Microsoft y Google estarían comenzando a mostrar las garras.

El reporte indica que dentro de la misma tregua se establecía un acuerdo de cooperación. Pero por cómo se han dado ciertos eventos, queda claro que nunca se avanzó demasiado en tal sentido.

Viéndolo desde esta óptica, tal vez la integración de apps para Android en Windows 11 hubiese sido un escenario "ideal" para el trabajo en conjunto. Es evidente que los intereses de ambas empresas nunca estuvieron en la misma página, porque de lo contrario la firma de Redmond no hubiese requerido la colaboración de Amazon.

Microsoft, Google y un historial belicoso que podría reactivarse

Foto por Tingey Injury Law Firm en Unsplash

Google y Microsoft han sido acérrimos competidores, y se han sacado chispas en más de una oportunidad. El punto álgido del enfrentamiento entre ambas corporaciones se dio entre 2012 y 2013. Por ese entonces, los padres de Windows lanzaron la campaña Scroogled!, con el foco sobre las políticas de privacidad implementadas desde Mountain View.

Poco tiempo después, Google bloqueó la aplicación de YouTube que Microsoft había desarrollado para Windows Phone. Los californianos alegaron que la misma violaba los términos de uso de servicio, y le provocaron un fuerte dolor de cabeza al ahora extinto sistema operativo móvil.

La historia continuó con ocasionales disparos entre las corporaciones, hasta que en 2015 llegó la tregua legal que se extendió hasta un par de meses atrás. De todas maneras, a comienzos de este año ya se habían detectado signos de hostilidad un tanto llamativos, después de un largo período de "paz obligada".

Los próximos meses resultarán cruciales, pero no sería raro encontrar nuevamente a Microsoft y Google lanzándose dardos judiciales, ahora que ya no existe nada que se los impida.