Parece que, en esta segunda mitad de la temporada seis de Fear the Walking Dead (Robert Kirkman y Dave Erickson, desde 2015), la tónica es ofrecer prólogos ciertamente singulares, que sorprendan o desconcierten al espectador o ambas cosas. El del capítulo “Mother” (6x14), en concreto, resulta muy atípico por lo que supone volver al arranque del apocalipsis zombie para explicarnos un elemento mencionado en “J. D.” (6×13), lo que de veras era preciso como garantía de verosimilitud para un relato sin agujeros argumentales.

Pero su particularidad no se debe solo a ello, sino que uno reconoce las palabras que oímos cuando comienza el episodio como si se refiriesen a nuestra propia crisis sanitaria por el dichoso coronavirus. Y los guionistas, Channing Powell (The Walking Dead) y el novato Alex Delyle, son por completo conscientes de lo que nos harían recordar así.

Una directora veterana en ‘Fear the Walking Dead’

AMC

También era esperable y forzoso, por supuesto, que retomaran el punto en que se había quedado Alicia Clark (Alycia Debnam-Carey) durante el cierre de “The Holding” (6×11); en especial, tras los sucesos devastadores de “In Dreams” (6x12) y los francamente interesantes de “J. D.”. Y, pese a las pistas sobre lo que puede estar pensando el delirante y sugestivo enemigo principal, cuesta que uno augure todo lo que apunta al trágico “No One’s Gone” (4x08) desde el mismo título de “Mother” hasta algunas reapariciones imprevistas.

Aunque no la que nos hubiese vuelto locos de puro gusto y aún aguardamos. Además de una pequeña mención al shock tremendo de “Good Out Here” (4x03). Pero las ocurrencias del villano con complejo de mesías, una clase no novedosa aquí a excepción de su nivel de peligrosa chifladura sectaria, son el meollo de este capítulo de Fear the Walking Dead.

Realizado con sencilla eficiencia por la estadounidense Janice Cooke, quien tiene un perfil diametralmente opuesto a la directora novel de la entrega anterior de esta ficción zombie, Aisha Taylor, por la gran experiencia que ha ido adquiriendo desde que se estrenó en Dawson crece (Kevin Williamson, 1998-2003), ocupándose de diversos episodios en casi medio centenar de series de televisión en las últimas dos décadas.

Ninguna muy importante, pero sí tan conocidas como Embrujadas (Constance M. Burge, 1998-2006), Caso abierto (Meredith Stiehm, 2003-2010), One Tree Hill (Mark Schwahn, 2003-2012), Médium (Glenn Gordon Caron, 2005-2011), Gossip Girl (Stephanie Savage y Josh Schwartz, 2007-2012), Manhunt: Unabomber (Andrew Sodroski, Jim Clemente y Tony Gittelson, desde 2017) o Cómo defender a un asesino (Peter Nowalk, 2014-2020).

La maestría de John Glover

AMC

Por otra parte, al igual que ocurre con John Dorie Sr. (Keith Carradine) y al contrario de lo que hubiésemos preferido para el pelma de Negan (Jeffrey Dean Morgan) en The Walking Dead (Frank Darabont y Angela Kang, desde 2010), deseamos que el Teddy Maddox al que encarna con maestría John Glover (En la boca del miedo) dure bastante en este spin-off o, como mínimo, hasta que se pueda enfrentar satisfactoriamente con el duro personaje que le metió entre rejas treinta y tantos años atrás.

Ese momento de Fear the Walking Dead será digno de verse, no cabe duda. Y de verdad deseamos que no nos lo hurten en una de esas jugarretas narrativas con las que los showrunners, desde Robert Kirkman y Dave Erickson hasta Andrew Chambliss e Ian Goldberg desde la cuarta temporada, frustran a menudo los deseos de los supervivientes del apocalipsis zombie.

Si algún problema podemos encontrar en “Mother”, no se produce hasta después de que se descargue la tensión acumulada a lo largo del capítulo y de que, con una lógica previsible, una nueva tropelía sirva de demostración de que alguien no merece ningún tipo de confianza: a la escena final, muy parecida a la del episodio “Apocrypha” (3x16) de The X-Files (Chris Carter, desde 1993), le falta auténtica fuerza.