Cada cierto tiempo en la historia tecnológica se produce un punto de inflexión que, a veces sin necesidad de levantar demasiado ruido fuera de los propios círculos de las personas que siguen la actualidad del sector, impactan en todo el mundo.

Ocurrió cuando Microsoft cedió en sus intentos por imponer Internet Explorer como navegador predeterminado -o más bien, le obligaron-, dando la posibilidad a Google de posicionar Chrome y afianzar aún más su apuesta publicitaria. También, cuando Apple decidió fabricar su propio MP3, el iPod. Un movimiento mucho menos referenciado que el lanzamiento del primer iPhone pero que sirvió de disparador para cambiar la industria de la música.

Ahora, un pulso que cada vez tiene más toques de discusión de bar puede cambiar cómo nos relacionamos todos con nuestros datos y la privacidad de la economía en internet. O dicho de otra forma, si los datos siguen siendo el gran maná o es posible un internet donde se haga negocio de formas, a priori, más sanas.

No solo se trata de privacidad sí o no

Unsplash

El anuncio del lanzamiento de una nueva versión de iOS que limitará y mucho la capacidad de seguimiento de apps de terceros en usuarios de iPhone ha sido el último caballo de batalla entre Apple y Facebook. La actualización en sí permitirá a los usuarios decidir qué apps les trackean para mostrar anuncios o no aunque no la usen activamente. Algo que es habitual hoy en día.

Por supuesto, la actualización corta y mucho el nivel de negocio de Facebook, basado en obtener información a medida de cada uno de nuestros hábitos, rutinas, gustos y ubicaciones a través de metadatos para después mostrarnos publicidad. La compañía de Mark Zuckerberg ya lleva unos años viendo cómo pierde capacidad en este sentido debido entre otras cosas a normativas como la GDPR. Pero la negación por defecto que propone Apple podría ser un golpe definitivo.

Sin embargo, tampoco es una pugna donde todo sea blanco y negro. En cierto modo también hay subyacente un debate monopolístico. Apple, que lleva años enfrentándose a otras compañías como Spotify, Netflix o Epic Games, podría ser acusada de aprovechar su ecosistema para lastrar a competidores en otros campos. Facebook ya ha hecho sonar campanas de denuncias al respecto, y ha dicho -no sin cierto cinismo-, que “muchos pequeños anunciantes se verán afectados”.

El modelo de negocio de internet, en disputa

Facebook en cualquier caso, vería su negocio afectadísimo. Mientras Apple, acostumbrado históricamente a tener una gran cantidad de ingresos de su hardware, cuenta con una posición más cómoda para llevar la bandera de la privacidad.

Apple se ha posicionado como protector de la privacidad digital históricamente, defendiéndola como un bien mayor, mientras que a menudo critica el modelo de negocio de Facebook, sin nombrar a la empresa. Todo esto molesta a Facebook, que considera que Apple se extralimita de tal manera que amenaza la existencia de Facebook, y que es hipócrita, incluso al hacer grandes negocios en China, donde la privacidad es escasa. O su acuerdo con Google para que sea el navegador predeterminado en Safari. Lo dicho, nada es blanco o negro.

Lo que está en juego es cómo evolucionará Internet y qué empresas lo dominarán. Las visiones de Facebook y Apple son divergentes y cada vez más incompatibles. Facebook quiere captar y monetizar en todos los dispositivos y plataformas posibles. Apple quiere atraer a los usuarios a su propio universo centrado en el hardware, en parte comercializándose como una empresa centrada en la privacidad. El resultado de la batalla podría afectar al tipo de información que los usuarios ven cuando navegan por Internet. Y al propio modelo de negocio imperante en la red.

Pero hasta llegar hasta aquí ya ha habido muchos desencuentros, simulacros de acercamiento, y palabras al aire para quien quiera entenderlas entre las dos compañías. Algo a lo que se suma una aparente animadversión creciente entre sus CEO's. Esta es una cronología de cómo hemos llegado hasta aquí:

Facebook y Apple: historia de dos empresas opuestas

Las tensiones entre Apple y Facebook en general, y Tim Cook y Mark Zuckerberg en particular, vienen de lejos. En cierto modo, hasta su propia carrera es divergente completamente. Zuckerberg creó Facebook desde Harvard teniendo como concepto eliminar la privacidad para acercar a las personas. En un momento dado, hace más de un década, Zuckerberg llegó a decir que la privacidad “dejaría de ser una norma social”.

Cook, por su parte, que casi le dobla en edad, hizo carrera en Apple desde la rama de logística y como relevo natural pero también pausado y sosegado de Steve Jobs.

Pero aunque en un inicio podían ser compañías muy divergentes, se han acabado encontrando en la competencia. La apuesta de Apple por los servicios digitales ha ido haciendo que Zuckerberg los vea como un rival cada vez mayor. Y ya sabemos cómo ve ‘Zuck’ a la competencia, en especial si no puede copiarla o comprarla.

Fuentes del WSJ han dicho que desde que la competencia en mercado como los chats con iMessage fue creciente por parte de Apple, Zuckerberg fue sembrando su animadversión. Algo a lo que Cook tampoco ha ayudado, lanzando desde su perfil discreto continuas apelaciones a la privacidad y a Facebook sin nombrarlo.

Pero no siempre ha sido así. En 2014, Cook llamó a Facebook “socio” en un contexto en el que Android estaba ganando cada vez más cuota de mercado.

Sin embargo, las cosas se fueron torciendo conforme la privacidad iba ganando peso en nuestras vidas. El caso Snowden centró el debate. Apple comenzó a lanzar cada vez más actualizaciones centradas en ello, haciendo que Facebook se quejara.

De Cambridge Analytica a la competencia directa

Según algunas filtraciones, en 2016 Zuckerberg avisaba a sus trabajadores de que retrasaran el desarrollo en iOS para centrarse en Android, al ver mucha más rentabilidad y facilidad para recopilar datos.

En 2017, un intento de abordar las tensiones a través de una reunión cara a cara entre los dos CEOs resultó en un tenso enfrentamiento.

En 2018, con el estallido de Cambridge Analítica, Tim Cook dice en una entrevista que a Apple, “nunca podría haberle pasado algo así”, atacando directamente el modelo de negocio basado en asaltar la privacidad de Facebook. Hoy sabemos por el WSJ que Zuckerberg respondió con una carta a sus colaboradores más directos diciendo que tenían “que infligir dolor” sobre Apple por aquello.

Más adelante también en 2018, Apple descubrió que una aplicación de seguridad de datos de Facebook llamada Onavo violaba sus políticas de recopilación de datos, y obligó a retirarla.

El mes pasado (enero de 2021): Apple anuncia que su nueva función de privacidad estará disponible en primavera y Tim Cook, sin nombrar a Facebook directamente, dijo en una conferencia que "si un negocio se basa en engañar a los usuarios, en la explotación de datos, en opciones que no son opciones en absoluto, entonces no merece nuestros elogios, sino que merece una reforma", dijo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.