Imaginemos recorrer un desván virtual de los servicios y productos que ha lanzado Apple a lo largo de su historia. Entre los primeros ordenadores, y patentes que no llegaron a surgir, seguramente iTunes y los distintos iPods estarían debajo de una sábana perdidos en una esquina. Como esa vieja bicicleta ahora ya completamente inservible pero que te dio grandes tardes de diversión en la infancia.

En enero de 2001 Apple lanzó la primera versión de iTunes. La compañía entonces dirigida por Steve Jobs montó el software sobre la base de SoundJam MP, un reproductor de MP3 que había adquirido un año antes. En ese momento, Jobs definió iTunes como un programa ‘jukebox’ mejorado, como se conocía a las habituales aplicaciones que permitían copiar CDs o convertir archivos de distintos formatos de audio a MP3.

El principio de todo

Pero ese solo fue le comienzo de la entrada en el negocio de la música para transformarlo. Unos meses más tarde, en octubre, Jobs presentaba en esta ocasión el iPod, el reproductor Mp3 que fue su buque insignia en ventas después de los ordenadores hasta la llegada del primer iPhone en 2007, lo cual es mucho decir. De hecho aquel año antes del lanzamiento del primer smartphone de Apple, los iPods en sus muy distintas versiones generaban el 40% de los ingresos de Apple con más de 80 millones de unidades vendidas en todo el mundo.

Maury McCown

Hoy iTunes está en desmantelamiento desde junio de 2019, cuando se le decidió dar un cese que llevaba años pidiendo a gritos, después de que el programa en su aplicación de escritorio se convirtiera en uno de los menos usables y acertados. La llegada de Apple Music en 2015, y la división con Apple Podcast y Apple TV en forma de apps había generado multitud de duplicidades que hacían que iTunes debiera desaparecer sí o sí. De hecho, iTunes para Windows, que aún sobrevivía, se prevé que también quede clausurado durante este año.

En cuanto al iPod, Apple sorprendió en 2019 con su nueva versión del iPod Touch cuando ya parecía muerto como producto desde que los propios smartphone asumieran su función de reproductor de música, primero en local, y ahora gracias al streaming.

Rip. Mix. Burn: iTunes y el iPod con y contra la piratería

Cuando iTunes se lanzó en 2001, su función declarada era facilitar a los usuarios de Mac la copia digital de los CD que poseían y hacer listas de reproducción. Pero fue aún más útil para reunir colecciones de música gratuita y pirata, descargada de servicios como LimeWire, eMule, en el entorno digital que había dejado el nacimiento de Napster poco antes. A medida que la piratería musical despegaba, las ventas de CD y los ingresos de la industria disminuían.

Pero como respuesta a esto, la iTunes Music Store de Apple se lanzó en 2003 y se convirtió en la primera fuente principal de música digital legal. Sus canciones a 0,99 dólares se vendieron más de 20 millones de veces en su primera semana. Sin embargo, el gran salto fue abrir ese nuevo ecosistema también a usuarios de Windows, algo que pasó seis meses después.

Una revelación mundial

Se ha hablado hasta la infinidad de cómo el iPhone revolucionó los smartphone y la repercusión de Apple a nivel mundial, pero seguramente muy poco de todo lo que supuso el iPod antes en ese mismo sentido. Para hacerse una idea, solo hasta 2007, el año del lanzamiento del primer iPhone, Apple ya había vendido unos 200 millones de unidades de sus distintas generaciones de iPod, y aunque es imposible encontrar datos, seguramente una gran cantidad de ellos fueron comprados por personas que no usaban un Mac, sino un PC basado en Windows.

Mashable

Esto es, el pequeño reproductor de MP3 seguramente fue la primera lanza con la que Apple se coló en el día a día de multitud de usuarios que hasta entonces no habían comprado sus productos. Y sí, para pasar tu música de un Windows a tu nuevo iPod tenías que usar también su versión de iTunes, a no ser que te arriesgaras con algún emulador sospechoso. El software de música de la compañía de la manzana se convertía así también en su ancla con muchos usuarios hasta ahora externos.

De las duplicidades al auge del streaming

Al principio, iTunes mantenía las listas de reproducción de música organizadas y reproducía animaciones. Más tarde, trasladó las canciones y los vídeos a los iPods. Y luego creció para hacer todo: Tienda de medios digitales, herramienta de activación del iPhone, red de distribución de podcasts, administrador de copias de seguridad, sincronización de fotos/contactos y App Store… una herramienta para demasiadas cosas que ya no funcionaba, pero que durante años fue el mejor pegamento para usuarios de Apple y vía de captación de nuevos.

El resto de la historia es conocida. La llegada de mejores conexiones a internet ha ido haciendo innecesario llevar nuestros archivos de música en local. Los Spotify y el propio Apple Music han acabado haciendo que iTunes y en gran medida los iPods pasen a ese desván de software perdido y a coger polvo en muchos cajones.

Pero aunque solo fuera durante un periodo de tiempo de transición, la visión y la fuerza del iPod como producto transformador del consumo de música y como acicate de las cuentas y el crecimiento de Apple, debe ser tenido en cuenta.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.