Los primeros huevos de pascua que encontramos en el quinto episodio de la serie The Mandalorian (Jon Favreau, desde 2019), titulado “The Gunslinger”, los tenemos en la misma secuencia inicial, la de la persecución en el espacio: los sistemas de las naves de ambos cazarrecompensas para fijar el objetivo de sus disparos similar a los de la línea TIE de Star Wars IV: Una nueva esperanza (George Lucas, 1977); y el diseño de la explosión de la nave enemiga es singularmente parecido al de dicho filme, con llamas y partículas incandescentes que semejan fuegos artificiales.

El motivo por el que Mando aterriza en el planeta Tatooine es similar al de Qui-Gon Jinn (Liam Neeson) y Obi-Wan Kenobi (Ewan McGregor) en La amenaza fantasma (Lucas, 1999): al atravesar osadamente el bloqueo vil de la Federación de Comercio para poder sacar a Padmé Amidala (Natalie Portman) de Naboo, reciben unos cuantos disparos destructivos y se ven obligados a descender en el mundo de Anakin Skywalker (Jake Lloyd) para reparaciones; y exactamente lo mismo le ocurre al protagonista de The Mandalorian por su enfrentamiento con el otro cazarrecompensas, que debe arreglar su nave dañada allí.

the mandalorian 1x05 the gunslinger huevos de pascua
Lucasfilm

La recreación de la ciudad de Mos Eisley y su cantina, lugares míticos del filme original, es un regalo para los seguidores de la saga. Los tres pequeños droides de la mecánica Peli Motto (Jake Lloyd) son los de reparación de la serie DUM que vimos por primera vez durante La amenaza fantasma: en la tienda del toydariano Watto (Andy Secombe), y Jar Jar Binks (Ahmed Best) lucha torpemente con uno de ellos. Y hay dos contrastes: un droide es barman de la cantina y se aceptan créditos como pago, cuando en Una nueva esperanza no permitían acceder a los droides al local ni se admitía apoquinar así en el Episodio I. Y fuera, el droide WED-15 Treadwell del II y el IV.

Mando le refiere a Toro Calican (Jake Cannavale), sentado donde Han Solo (Harrison Ford), que la asesina Fennec Shand (Ming-Na Wen) cumplía encargos del clan de los Hutt. El vehículo levitante que los dos utilizan para llegar hasta Shand es un speeder Flitknot o moto speeder geonosiana, presentado en El ataque de los clones (Lucas, 2002), y ante el desdén de Mando, Calican le dice: “Qué esperabas; esto no es Corellia”, el planeta natal de Han Solo, con reputación galáctica como buen fabricante de vehículos y cuna de pilotos muy hábiles. Y los tipejos con los que negocian, que barthas, son los incursores tusken o moradores de las arenas de Una nueva esperanza.

the mandalorian 1x05 the gunslinger huevos de pascua
Lucasfilm

Esta película es también la primera ocasión en la que contemplamos un dewback como el que montaba el cazarrecompensas muerto con el que se topan aquí. Y que el protagonista se refiera a la ventaja de Shand en terreno elevado no puede ser sino un guiño a la declaración de victoria de Obi-Wan en La venganza de los Sith (Lucas, 2005) frente a Anakin, corrompido por el Lado Oscuro, lo que derivó en una gran cantidad de memes. Y hay menciones a Mos Espa, escenario la mayor parte del tiempo de La amenaza fantasma, y en boca de Peli Motto, del Cañón del Mendigo, del que habla Luke en el filme original.

Y, si la mecánica tatooinesa se asombra de las marcas de carbono en el Razor Crest como el mismo Luke al limpiar a R2-D2 entonces, Mando afirma que Shand no es buena muerta para él como Boba Fett (Jeremy Bulloch) en El Imperio contraataca (Irvin Kershner, 1980) sobre Han Solo. Por último, la asesina a la que Mando y Calican dan caza no es la primera Shand de este cosmos narrativo: en El despertar de la Fuerza (J. J. Abrams, 2015), aparece Crokind Shand (Cecep Arif Rahman), un humano del planeta Nar Kanji y miembro de la banda criminal Kanjiklub, y tal vez estén relacionados.

the mandalorian 1x05 the gunslinger huevos de pascua
Lucasfilm