¿Es Ligthyear el primer fracaso real de Pixar? Es una pregunta incómoda para el estudio, para Disney, los fans y el género de la animación como conglomerado. Una que no se refiere únicamente a sus pobres ganancias en taquilla o sus problemas de argumento. Especialmente ahora que la película llega a Disney+. Todavía nadie parece tener respuestas claras sobre el elemento definitivo que afectó el triunfo en recaudación y de crítica de la película. En especial, cuando el poco interés que despierta su llegada al streaming hace evidente que el largometraje falló en las metas ambiciosas que se planteó.

Ligthyear estaba destinada a revitalizar a Pixar. En particular, después de que transcurrieran dos años desde que una de sus películas llegasen al cine. Además, tenía la responsabilidad de sostener el giro hacia un público más adulto del estudio. A partir de Soul, estrenada en Navidad de 2020, Pixar tuvo que luchar contra las presiones sobre la forma en que manejaba sus historias en el cine. Desde ser consideradas muy complejas para los niños o, en el mejor de los casos, con mensajes levemente ambiguos. El estudio pareció en el centro de una extraña controversia cada vez más frecuente.

De modo que Lightyear, con su exploración a una de las franquicias más queridas del estudio, parecía la respuesta inmediata. Con un original guion, un elenco vocal que incluía a Chris Evans y Taika Waititi, era la depuración de la mirada Pixar sobre el cine. La película era una apuesta sólida. Tanto como para que se diera por descontado, sería uno de los grandes éxitos taquilleros del año y un triunfo inmediato de crítica.

Un golpe de timón a uno de los grandes proyectos de Pixar

lightyear prohibida en arabia saudí pixar
Pixar

Pero no lo fue. Lightyear recaudó 80 millones de dólares en total, en todos los países donde tuvo su debut en salas, cuando se esperaba que pudiera lograr esa cifra tan solo con la taquilla dentro de Estados Unidos. Pero, la película obtuvo una cifra muy inferior a las estimaciones. En particular, cuando se compara con el resto de las exitosas producciones de Pixar. Pero aún más preocupante resultó su caída inmediata en días siguientes.

En su segundo fin de semana, Lightyear logró recaudar 152,7 millones en todo el mundo. En cuanto a Estados Unidos, alcanzó 89,3 millones. Se trató de una caída de 64,1 %, lo que le dio el preocupante récord de ser la película con las peores estimaciones para Pixar. Más complicado aún: se convirtió en un incómodo punto de debate que envolvió a la película en una polémica artificial y sobredimensionada.

Una controversia que presionó sobre su visibilidad pública y la forma en cómo la película dialogó con el público. Lightyear no cumplió con sus metas de recaudación y, de hecho, quedó muy por debajo de cualquier estimación. A la vez, su discurso se desnaturalizó hasta convertirse en un punto incómodo de una diatriba más compleja.

Para el final de su recorrido en salas, Lightyear tenía que luchar contra debates en contra de la inclusión y la representatividad en cine de temática infantil. En particular, de una forma sensible que se extendió a varios niveles e incluso, exploró en cómo Pixar afronta sus grandes obsesiones. También, con la posibilidad de crear un clásico que fuera un experimento narrativo de considerable belleza.

Lightyear y la sacudida de la polémica

Lightyear

¿Qué tanto afectó la polémica a Ligthyear? La escena que incluía el beso entre una pareja del mismo sexo superó al debate acerca de la película como conjunto. En realidad, la discusión en redes sociales se sostuvo sobre las diferentes opiniones sobre la escena. Al final, la historia del largometraje pasó a un segundo plano. Tanto como para que los análisis sobre sus personajes y argumento pareciera importar poco al público.

El fenómeno tiene un reverso curioso. Jurassic World: Dominion se convirtió en un éxito de taquilla sin grandes pretensiones. Por otro lado, el éxito monumental de Top Gun: Maverick se basó en un tipo de cine destinado al entretenimiento puro. Los argumentos de ambas películas se alejaron de cualquier polémica, debate o diatriba.

De hecho, a la película protagonizada por Tom Cruise se le llamó “la historia menos cínica del año”, lo que deja claro parte de su éxito. En medio de dramas, alegorías y elucubraciones cinematográficas sobre temas delicados, el oasis de diversión amable de Maverick, conquistó a la audiencia. Y aunque Dominion no tuvo la misma repercusión, tuvo un poderoso paso por cines que demostró su peso como saga.

En contraste, Lightyear fue una decepción. Convertida en un punto inclasificable en medio de un debate agresivo, La película perdió el punto central de su encanto. Con un argumento que trató de atraer a casi tres generaciones de fanáticos, no solo no lo logró. En realidad, convirtió su estreno en una incómoda mirada sobre las transformaciones del cine y su impacto en el mundo del pop.

Para cuando acabó su recorrido en cines, Lightyear ya era la segunda película de peor rendimiento que ha salido del estudio, solo por encima de Cars. A la vez, se convirtió en una rara mezcla de suceso publicitario sin repercusión taquillera. Y las grandes preguntas sobre qué ocasionó un fracaso de semejantes proporciones, comenzaron a llegar.

La incógnita de Lightyear

Lightyear se publicitó como una producción cercana al universo de Toy Story, que sí lo es en cierta forma. Pero desde su estreno, hubo una completa confusión sobre qué contaba en realidad la historia. ¿Era una curiosa película biográfica acerca del personaje real en que estaba basado Buzz? ¿Un homenaje? La película resultó ser ambas cosas a la vez y atravesar un peligroso camino de grises. Se trata de una narración dentro de la franquicia, pero que no agrega demasiado a su historia central.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

¿Eso alejó a los fanáticos de Pixar y Toy Story? ¿O se trató de la polémica, exacerbada por diversos temas políticos que impactaron en la película? No hay una respuesta sencilla a una interrogante amplia que envuelve a todo lo que Pixar ha hecho desde hace casi un lustro. Con Soul considerada incomprensible, Luca como una historia en apariencia ambigua y Red convertida en una polémica en redes, Pixar está en el ojo del huracán. ¿Se trata de la erosión definitiva de la fórmula del estudio?

Por ahora, su fracaso en taquilla parece dejar claro que se trató de una fórmula equivocada. ¿En qué medida? Todavía la discusión continua, pero algo si es seguro. Lightyear se convirtió en el punto más bajo de una etapa especialmente complicada para Pixar.