El caballero jedi que contesta al nombre de Obi-Wan Kenobi, y al que conocimos con el rostro de Alec Guinness en la película Star Wars: Una nueva esperanza (1977), es uno de los personajes más míticos de la saga que empezó el californiano George Lucas unos cuarenta y cinco años atrás y que cambiaría el cine para siempre. Por eso, que hoy se estrene una serie televisiva sobre él en Disney+ supone todo un acontecimiento para muchos de los que aman el séptimo arte.

Pero el actor londinense se nos fue en agosto de 2000 y, en cualquier caso, por su avanzada edad no podía ocuparse de su más famoso rol otra vez en la trilogía precuela, que forman Star Wars: La amenaza fantasma (1999), El ataque de los clones (2002) y La venganza de los Sith (2005). De modo que escogieron al escocés Ewan McGregor, que más tarde sería Edward Bloom en Big Fish (2003), para sustituirle; y es quien asume ese mismo reto ahora en Obi-Wan Kenobi (2022).

Por fortuna, podemos decir que no se ha oxidado en la encarnación, la actitud, los modales ni en lo que se refiere al modo de hablar de su álter ego. Así, nos entrega un protagonista al que reconocemos con suma facilidad; y para el que ya teníamos guardado un buen montón de empatía por todo lo que los poco renuentes espectadores y él hemos pasado juntos. Muy útil aquí porque el jedi se encuentra en horas bajas y reniega de su condición por lo trágico de su último adiestramiento.

Obi-Wan Kenobi

Los primeros episodios de Obi-Wan Kenobi, la serie de Lucasfilm y Disney+ protagonizada por el famoso jedi de Ewan McGregor, nos regala reencuentros e intervenciones sorprendentes, una presentación imprevista del gran héroe en otros tiempos, el placer de asistir a la reivindicación de uno de los personajes más relevantes de las pasadas aventuras sobre los Skywalker y algún villano imponente que, de todos modos, debe exponerse más. Pero de veras deseamos que la directora Deborah Chow halle la intensidad que nos han ofrecido las series previas de Star Wars, la muy disfrutable The Mandalorian y, sí, El libro de Boba Fett.

Puntuación: 3 de 5.

El personaje de Ewan McGregor nos parte el corazón

Películas como Rogue One (2016) y una serie semejante a The Mandalorian (desde 2019) nos resultan de bastante interés; porque nos ofrecen aventuras de héroes originales con los que expandir la mitología galáctica. Pero retomar a aquellos con los que estamos familiarizados, que constituyen figuras narrativas fundamentales para la cinefilia mundial y que, sobre todo, han protagonizado las historias que pueblan nuestra memoria emocional como espectadores, también es muy agradecido.

Pero ver a nuestro poderoso jedi transformado en un hombre roto por haber sido incapaz de impedir que Anakin Skywalker cayese en las garras del Lado Oscuro de la Fuerza, por culpa del Sheev Palpatine de Ian McDiarmid, y se convirtiese en el temible Darth Vader nos parte el corazón de verdad. Y la triste rutina de trabajo en la que está inmerso en Obi-Wan Kenobi, impropia de alguien con sus habilidades increíbles, acentúa nuestro sentimiento de lástima.

Bajo el dominio del Imperio, Obi-Wan Kenobi emprende una misión trascendental

Ya disponible en Disney+

Por fortuna, lo que se propone el primer episodio de la miniserie, realizado por Deborah Chow como los otros cinco, es que el personaje de Ewan McGregor comprenda que la galaxia, bajo la bota terrible del Imperio, aún le necesita. De esta manera, el viaje del héroe consiste en verse obligado a intervenir por la gravedad de lo que ocurre; la matanza de sus compañeros jedi y el secuestro de la pequeña Leia Organa, en cuya piel se mete una adecuadísima Vivien Lyra Blair.

‘Obi-Wan Kenobi’ necesita más potencia dramática

obi-wan kenobi crítica ewan mcgregor star wars disney+
Lucasfilm | Disney+

La corta aparición de Luke Skywalker desde lejos nos pasa la mano por el lomo y nos hace sonreír; pero la que de veras nos sorprende es muy cercana y no la hubiésemos esperado ni en nuestras más osadas fantasías. No obstante, si uno se para a pensar en ello, puede intuir que se viene una explicación muy oportuna sobre cómo la Leia Organa de Carrie Fisher estaba al tanto del caballero jedi y su localización en Star Wars: Una nueva esperanza. E igualmente nos gustan estos detalles.

Porque la miniserie se halla en Disney+ para narrarnos otro episodio sobre los Skywalker con todas las de la ley. Y constituye un considerable placer que ahonden en el maravilloso carácter peleón de Leia Organa y que se reivindique la trascendencia de este personaje para la obra capital de George Lucas. Pero un poco más de fuerza dramática le vendría bien a Obi-Wan Kenobi, muy lejos en su propuesta audiovisual de la potente The Mandalorian.

Tal vez, el segundo episodio se muestra más entretenido. Que haya un mayor número de escenas de acción típicas de Star Wars, con el jedi de Ewan McGregor tratando de recuperar su destreza perdida, contribuye a ello. Sin embargo, que pueda considerarse un pasatiempo más eficaz no significa que su intensidad escénica se revele superior o hasta muy visible; incluso con demostraciones de habilidades asombrosas. Y este es el defecto principal de la ficción de Deborah Chow.

Los inesperados volantazos sobre los villanos

obi-wan kenobi crítica ewan mcgregor star wars disney+
Lucasfilm | Disney+

Esta realizadora, que ya había firmado los capítulos “The Sin” (1x03) y “The Reckoning” (1x07) de The Mandalorian, sabe bien lo que se necesita para presentar a personajes cuya presencia debe imponer, y tanto su planificación visual y la partitura de Natalie Holt, a la que recordamos por la de Loki (desde 2021), como las líneas escritas por Joby Harold, Hossein Amini y Stuart Beattie y la interpretación de Rupert Friend contribuyen a que el Gran Inquisidor logre este objetivo con holgura.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Y, aunque nos encanten volantazos del calibre del que nos arrojan en el tramo final del episodio dos de Obi-Wan Kenobi, con la ambiciosa Reva de Moses Ingram despachando a su jefe odioso tan prontito, no podemos evitar que nos entristezca perderle de vista a la segunda de cambio. Si bien no tenemos mucho tiempo de pensar así; el estupor permanente que sufre el personaje de Ewan McGregor ante la noticia sobre Anakin Skywalker nos afecta. Y ya queremos saber más sobre lo que siente.

Obi-Wan Kenobi

Todo sobre Obi-Wan Kenobi, lo nuevo de Disney+