Activision Blizzard no deja de sumar problemas mientras espera que los reguladores aprueben la compra de Microsoft. En esta ocasión, la compañía ha sido demandada por la ciudad de Nueva York, que los acusa de haber acelerado el acuerdo con Microsoft para que Bobby Kotick, su actual CEO, pudiera evadir sus responsabilidades en relación a los escándalos que rodean al publisher de videojuegos desde hace años.

La demanda contra Activision Blizzard fue interpuesta desde el pasado 26 de abril por el Sistema de Jubilación de Empleados de la Ciudad de Nueva York, según informa Axios. En principio, estas acusaciones no pretenden frenar la adquisición de Microsoft, sino provocar que Bobby Kotick enfrente las consecuencias de los problemas acontecidos durante su gestión.

Nueva York está exigiendo que Activision comparta datos clave relacionados con el acuerdo con Microsoft. Esto incluye, por ejemplo, información sobre quiénes eran los otros cinco posibles compradores, cómo se gestó la negociación de venta y los memorándum de la junta directiva.

Además, reclaman que Activision proporcione una serie de documentos que podrían revelar lo que Bobby Kotick sabía sobre las situaciones de conducta sexual inapropiada. La ciudad estadounidense considera que, debido a los escándalos que atraviesa la compañía, no se cumplían las condiciones adecuadas para negociar una venta.

No era un momento apto para una venta

"Dada la responsabilidad personal de Kotick por el ambiente laboral roto de Activision, debería haber quedado claro para la Junta que no estaban en condiciones de negociar la venta de la compañía. Pero no fue así", indican las autoridades neoyorquinas.

La demanda deja entrever que la compra de Activision por parte de Microsoft es un salvavidas para Bobby Kotick y otros directivos, pues les permitiría eludir sus responsabilidades y, al mismo tiempo, llevarse una importante suma de dinero.

Y hablando del aspecto económico, Nueva York también aprovecha el documento para tirar un dardo contra los de Redmond. Mencionan que la oferta de compra de Microsoft de $95 dólares por acción está infravalorando a Activision. De hecho, mencionan que este era su valor antes de hacerse públicos sus problemas laborales. Sin embargo, parece que este tema no parece importar demasiado a los accionistas, ya que apenas esta semana aprobaron la venta a Microsoft.

¿Bobby Kotick estaba al tanto del ambiente laboral de Activision?

Si bien la demanda exige que Activision proporcione documentos que esclarezcan lo que realmente sabía Bobby Kotick sobre los escándalos, una investigación de The Wall Street Journal ya arrojó información al respecto. De acuerdo al citado medio, el director conocía muy bien lo que estaba sucediendo. De hecho, él se habría involucrado directamente al proteger a un directivo acusado de acoso sexual.

Por otra parte, siempre según WSJ, Kotick acosó y amenazó de muerte a una de sus asistentes a través de un mensaje de voz. Incluso habría despedido injustificadamente a una asistente de vuelo que lo acusó de acoso sexual.

Si lo anterior no fuera suficiente, el pasado abril The Wall Street Journal informó que, en 2016 y 2019, Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Meta y expareja de Bobby Kotick, usó su influencia para intimidar a un medio británico con el objetivo de evitar que publicasen un artículo que dejaba mal parado al directivo. En concreto, narraban cómo Kotick tenía una orden de restricción para impedir que siguiera acosando a una exnovia.

Una negociación con Microsoft que avanzó muy rápido

Como bien señala la demanda de Nueva York, la negociación entre Activision Blizzard y Microsoft tuvo un ritmo acelerado. El primer acercamiento de los Redmond sucedió un par de días después de publicarse el demoledor reporte de The Wall Street Journal, el cual vio la luz el 16 de noviembre de 2021. Por supuesto, es difícil pensar que esto fue una simple causalidad.

Apenas dos meses después del primer contacto, Microsoft anunció la compra de Activision Blizzard por 68.700 millones de dólares, convirtiéndose en la adquisición más grande en la historia de los videojuegos. Antes de estrechar sus manos, eso sí, Bobby Kotick y sus dirigidos pidieron un mayor esfuerzo económico para aceptar la compra. Después de todo, al ser también accionistas, sus bolsillos salen beneficiados.

La compra de Activision Blizzard por Microsoft todavía está pendiente de recibir luz verde por parte de los reguladores. Sin embargo, es evidente que cada vez surgen más obstáculos en el camino. Incluso aunque la adquisición llegue a buen puerto, nadie olvidará que Bobby Kotick y otros directivos tienen cuentas pendientes por pagar.