La compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft es, salvo otra sorpresa, la noticia más importante de la industria de los videojuegos durante 2022. Sin embargo, dados los problemas que arrastra la editora estadounidense en relación al ambiente laboral tóxico, surge el cuestionamiento sobre cómo Microsoft gestionará esta situación. Una pregunta que muchos se están haciendo en las horas recientes es: ¿qué sucederá con Bobby Kotick, actual CEO de Activision Blizzard?

Bobby Kotick es uno de los muchos señalados por los problemas de Activision. Según un reporte de The Wall Street Journal publicado a finales de 2021, el mencionado directivo, además de supuestamente proteger a empleados involucrados en casos de acoso sexual, habría sido acusado de actos vergonzosos. "Durante años, el propio Kotick ha sido acusado por varias mujeres de conductas inapropiadas dentro y fuera del lugar de trabajo, y en algunos casos ha maniobrado para resolver las quejas rápida y silenciosamente", mencionaba el reporte.

Ante tal panorama, es poco probable que Microsoft lo mantenga al frente de Activision Blizzard en el futuro. De acuerdo a The Wall Street Journal, un vez que se apruebe la compra de la editora, Bobby Kotick abandonará su puesto. Pero mientras eso sucede, el tan criticado Kotick se mantendrá como CEO. Incluso será una figura clave en la transición y, según Microsoft, seguirá impulsando los esfuerzos por mejorar la cultura laboral de Activision:

"Bobby Kotick continuará sirviendo como CEO de Activision Blizzard, y él y su equipo mantendrán su enfoque en impulsar los esfuerzos para fortalecer aún más la cultura de la empresa y acelerar el crecimiento del negocio. Una vez que se cierre el acuerdo, Activision Blizzard informará a Phil Spencer, CEO de Microsoft Gaming.”

Bobby Kotick permanecería como CEO hasta 2023

¿Cuándo se cerrará la negociación? Si todo marcha conforme a lo esperado, y los organismos reguladores no suponen ningún obstáculo, Activision Blizzard pasará a formar parte de Microsoft en junio de 2023. Será en ese momento, entonces, cuando Bobby Kotick dejaría su cargo, uno que habrá mantenido durante tres décadas.

Brandon Ross, analista de LightShed Ventures, habló con Polygon sobre la permanencia, aparentemente temporal, de Bobby Kotick. "En ese período de cierre [de la negociación], alguien tiene que dirigir la empresa. Kotick retendrá el poder, pero estará en constante comunicación con Microsoft. Esta asume que el trato se concretará y quiere conducir la integración más fluida con su organización, y asegurarse de que no se aleje demasiado de las necesidades esenciales del negocio combinado."