Elon Musk aseguró que Twitter respetará la Ley de Servicios Digitales (DSA, por sus siglas en inglés) que Europa aprobó recientemente para combatir la difusión de contenidos ilegales y desinformación en redes sociales. El magnate se lo manifestó a Thierry Breton, Comisario europeo de Mercado Interior y Servicios, en una reunión que ambos mantuvieron en la Gigafactory de Tesla en Austin, Estados Unidos.

Breton viajó a Norteamérica con el fin de explicar el alcance de la Ley de Servicios Digitales al magnate, quien recientemente anunció que comprará Twitter por 44.000 millones de dólares. Una vez finalizada la reunión, el funcionario compartió un vídeo junto a Musk e hizo una breve mención sobre lo tratado en el encuentro.

Si bien los detalles específicos de lo tratado entre las partes no se ha divulgado públicamente, todo indica que la Comisión Europea ha salido a marcar su agenda sobre regulación de plataformas y moderación de contenidos. Y parece haber encontrado en Elon Musk a un aliado para el cumplimiento de la nueva legislación, una vez que la misma entre en vigor.

En el clip compartido por Breton, el empresario asegura estar de acuerdo con todo lo que se propone a través de la DSA. “Cualquier cosa que mis empresas puedan hacer que sea beneficiosa para Europa, queremos hacerla”, indicó. Y ratificó su postura con una respuesta al tuit del Comisario. "¡Gran reunión! Estamos muy en la misma página", publicó el CEO de Tesla y SpaceX.

Twitter, Elon Musk y el alcance de la Ley de Servicios Digitales

Desde que se conoció que Elon Musk compraría Twitter, mucho se ha hablado sobre la tónica que tendrá la compañía bajo su mandato. Si bien la adquisición aún no ha finalizado, ya se sabe que el magnate oficiará de CEO —al menos temporalmente— una vez que se complete el trato. Las miradas están puestas sobre cuál será el tono en torno a la moderación de contenido y la libertad de expresión, considerando que han sido pilares fundamentales en la decisión del empresario de "liberar todo el potencial" de la red social.

Los planteos de Musk sobre estos temas ya han generado mucha polémica. Su postura de una "libertad de expresión absoluta" es vista por muchos como un método de abrir el camino a la divulgación de noticias falsas y desinformaciones, algo contra lo que Twitter ha trabajado arduamente en los últimos años. Mientras que otros aseguran que el nuevo liderazgo puede llevar a la compañía a corregir un sesgo ideológico entre sus directivos que favorece a la izquierda estadounidense.

Esto último ha sido avalado públicamente por el propio Elon Musk. Poco tiempo atrás compartió un meme que desató una ola de acoso sobre la representante legal de Twitter, en tanto que desde el anuncio de la compra ha crecido drásticamente el número de seguidores en cuentas de representantes del ala más conservadora de la política norteamericana.

De hecho, en las últimas horas fue el propio magnate quien volvió a pronunciarse sobre el tema. En respuesta a una publicación sobre la aplicación de las políticas de Twitter en temas de actualidad, como el debate sobre el aborto en Estados Unidos, Musk indicó: "Twitter obviamente tiene un fuerte sesgo de izquierda".

¿Una contradicción?

Ahora bien, si Elon Musk se considera un defensor absoluto de la libertad de expresión, ¿por qué está de acuerdo con la moderación que propone Europa con la Ley de Servicios Digitales? ¿No es una contradicción, acaso?

En las últimas horas, el empresario volvió a expresar un punto de vista sobre el tema y aseguró que su intención es adherirse a las leyes de los países en los que funciona la red social. "Como he dicho, mi preferencia es ceñirme a las leyes de los países en los que opera Twitter. Si los ciudadanos quieren que se prohíba algo, entonces aprueben una ley para hacerlo. De lo contrario, debería permitirse", indicó.

Lo cierto es que, en el caso específico de la Unión Europea, Twitter no parece tener margen para escapar de la Ley de Servicios Digitales y Elon Musk es consciente de ello. Al fin y al cabo, el propio Thierry Breton había sido categórico al ser consultado sobre su compra. "Ahora tenemos reglas muy claras. Pueden hacer lo que quieran fuera de Europa, pero en Europa tendrán que cumplir [nuestras] reglas y obligaciones", había manifestado a The Wall Street Journal.