Elon Musk violó el acuerdo que firmó con Twitter para finalizar la compra de la compañía y con ello ha afectado a una empleada clave de la empresa. El CEO de Tesla tuiteó un meme de Vijaya Gadde, responsable de políticas y seguridad de la empresa. La imagen se mofa del sesgo hacia la izquierda que existe en las políticas de moderación en Twitter.

Aunque Elon Musk se ha expresado contra la moderación en la plataforma, el acuerdo remitido a la SEC establece que Musk no puede publicar tweets donde se burle de Twitter o de sus empleados desde ayer. El magnate ignoró la advertencia y su publicación no solo rompió las reglas, sino que ya generó una oleada de acoso hacia la abogada.

El meme de Vijaya Gadde data de 2019, cuando la abogada y Jack Dorsey acudieron al podcast de Joe Rogan. Durante su participación, Gadde se enfrascó en una discusión con el youtuber Tim Pool luego que este acusara a Twitter de regular a favor de los progresistas y vetar cualquier opinión contraria.

El debate revivió tras la reacción de Gadde a la compra de Twitter. De acuerdo con Politico, la abogada lloró en la reunión donde se anunció que Elon Musk sería el nuevo dueño de la red social. El meme no fue el único momento en que el CEO de SpaceX cargó contra la abogada.

En un tweet de respuesta al periodista Saagar Enjeti, Musk dijo que la suspensión al New York Post estuvo mal. El polémico diario recibió un bloqueo temporal en octubre de 2020 tras publicar un artículo del hijo de Joe Biden. Posteriormente, Jack Dorsey se disculpó públicamente por el hecho.

Suspender la cuenta de Twitter de una importante organización de noticias por publicar una historia veraz fue obviamente increíblemente inapropiado.

El meme de Vijaya Gadde es considerado como acoso y algunos ya se manifestaron en contra. Dick Costolo, quien se desempeñó como CEO de Twitter por cinco años, publicó: "El bullying no es liderazgo", a lo que Elon Musk respondió: "¿De qué están hablando? Solo digo que Twitter debe ser políticamente neutral."

La horda de fanáticos de Elon no se quedó atrás y están inundando las menciones de Gadde con insultos y bromas machistas.

A Elon Musk no le importan las reglas, menos si se trata de Twitter

Elon Musk no es una persona que se tome en serio las advertencias. El multimillonario fue demandado por la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) en 2018. De acuerdo con la SEC, Musk twitteó que estaba seguro que podría privatizar Tesla si así lo deseaba. La publicación disparó las acciones de la compañía y provocó que inversionistas lo acusaran de manipular el mercado.

La SEC le prohibió usar las redes sociales para divulgar información sensible para los inversores de Tesla sin previa autorización. Pese a que Elon Musk prometió que todas sus publicaciones serían aprobadas por la empresa, el magnate falló a su palabra y tuiteó sin autorización. Elon ha intentado anular el acuerdo de fraude, sin embargo, un juez federal de Nueva York rechazó la petición.

En la compra de Twitter, Elon Musk firmó un acuerdo en el que ambas partes deberán consultarse antes de hacer declaraciones públicas o emitir comunicados de prensa sobre la adquisición. Elon puede referirse a la compra, pero no insultar a la compañía o sus empleados.