Cuando se habla de la fortuna que ha amasado Elon Musk a lo largo de los años, los números son tan impactantes que hasta se los podría considerar obscenos. Y también es lógico que, al ser la persona más rica del mundo, el CEO de Tesla y SpaceX tenga un margen muy diferente al de cualquier otro mortal para hacer beneficencia.

Así las cosas, el empresario de origen sudafricano donó casi 6 mil millones de dólares a la caridad en una de las acciones de filantropía más importantes de la historia. La novedad se conoció a través de Bloomberg, que rescató el dato de un documento presentado a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC).

El informe en cuestión indica que Elon Musk realizó la donación a fines de 2021; específicamente, entre el 19 y el 29 de noviembre. El empresario obsequió más de 5 millones de acciones de Tesla a una institución de beneficencia que no ha sido nombrada públicamente. De acuerdo con los precios promedio de los valores al momento de su venta, la suma ronda los 5.700 millones de dólares.

No existen muchos más detalles con respecto al "regalo" realizado por Elon Musk. Así como se desconoce qué organización ha recibido el dinero, también ha participado de la transacción un fideicomiso no identificado.

Elon Musk dona miles de millones de dólares a la caridad

Foto: Marla Aufmuth

Ahora bien, muchos de ustedes se preguntarán de dónde nace el interés del empresario para realizar tamaña acción filantrópica. Para ello posiblemente debamos remontarnos hacia fines de octubre del año pasado; y para sorpresa de nadie, a un intercambio de datos y opiniones a través de Twitter.

Por entonces, el Dr. Eli David compartió una captura de pantalla de un artículo de CNN que titulaba lo siguiente: "El 2% de la fortuna de Elon Musk podría solucionar el hambre en el mundo, dice el director de la organización de escasez de alimentos de las Naciones Unidas". David acompañó la imagen con dos datos: que el 2% de la fortuna del empresario equivalía por entonces a 6 mil millones de dólares; y que en 2020 el Programa Mundial de Alimentos de la ONU había recaudado $8.400 millones, pero que aún así el problema no se había resuelto.

Elon Musk no demoró en responder, en su estilo ya tradicional. "Si el Programa Mundial de Alimentos puede describir en este hilo de Twitter exactamente cómo $6 mil millones resolverán el hambre en el mundo, venderé acciones de Tesla ahora mismo y lo haré", publicó el empresario, refiriéndose a una posible donación.

Y así entró en la historia David Beasley, el director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas. El funcionario respondió al tuit del CEO de Tesla y explicó que el titular de CNN no era acertado, y que ese monto no erradicaría el hambre en el mundo, pero que sí ayudaría a evitar la inestabilidad geopolítica, la migración masiva, y salvarían a 42 millones de personas al borde de la inanición.

"Con tu ayuda podemos traer esperanza, construir estabilidad y cambiar el futuro. Hablemos: no es tan complicado como el [cohete] Falcon Heavy, pero hay demasiado en juego como para no tener al menos una conversación. Puedo estar en el próximo vuelo hacia ti. ¡Puede echarme si no te gusta lo que escuchas!", agregó.

Pero el intercambio no terminó allí. Elon Musk le pidió a Beasley que publicaran una propuesta de gastos, sumada a los gastos actuales, para que haya más transparencia en la organización. Y también aprovechó para compartir el enlace a un artículo que denunciaba a oficiales de las fuerzas de paz de la ONU por abusar sexualmente de niños hambrientos a cambio de comida, en claro tono de reproche.

Entre la filantropía y la polémica por el pago de impuestos

Como mencionamos previamente, se desconoce qué entidad ha recibido los 5.700 millones de dólares que Elon Musk ha donado. Por el momento el empresario no se ha pronunciado al respecto, de modo que es imposible saber si el dinero en cuestión efectivamente pudo haber sido destinado al Programa Mundial de Alimentos de la ONU, o si terminó siendo enviado a otra institución benéfica.

Por supuesto que una acción filantrópica de esta magnitud merece ser aplaudida y reconocida, pero también sería bueno que se conozcan más detalles al respecto. Tanto sobre el destino final del dinero como del papel del fideicomiso que ha estado involucrado. En Argentina existe un viejo refrán que dice: "Cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía"; ya veremos si en este caso también aplica.

Photo by Mackenzie Marco on Unsplash

Pero más allá de todo, el de 2021 ha sido un fin de año muy ajetreado para Elon Musk. Independientemente de las obras benéficas, el CEO de Tesla también fue nombrado "Persona del Año" por la revista TIME, y se vio involucrado en una disputa pública sobre el pago de impuestos con la senadora Elizabeth Warren. La funcionaria acusó al empresario de aprovecharse del código impositivo estadounidense para pagar sumas irrisorias, a pesar del meteórico incremento en su fortuna.

Musk replicó que pagaría más de 11 mil millones de dólares en impuestos del 2021; por lejos, la cifra más alta abonada por un estadounidense en la historia. Sin embargo, esto también venía de la mano con una polémica encuesta que había realizado en Twitter; en la misma había consultado a sus seguidores si debía vender el 10% de sus acciones en Tesla.

Como el público votó mayoritariamente que sí, Elon Musk comenzó a cumplir su promesa poco después. Pero la cosa venía con truco, pues el empresario necesitaba "deshacerse" de las acciones para obtener la liquidez necesaria no solo para pagar impuestos, sino también para ejecutar una opción que le permitiría comprar casi 23 millones de acciones a un precio anecdótico de 6,23 dólares cada una.