Elon Musk sigue trabajando para cerrar el financiamiento necesario para comprar Twitter por 44.000 millones de dólares. Según publica Bloomberg, el magnate está negociando la posibilidad de sumar más financiamiento de inversores, para así desprenderse del préstamo de 12.500 millones de dólares comprometido contra parte de sus acciones de Tesla.

El citado medio indica que la intención de Musk sería conseguir hasta 6.000 millones de dólares de capital preferente para dar un nuevo paso hacia la concreción de la adquisición de la red social. Aún no se han dado a conocer los nombres de las partes contactadas para consultar su interés en sumarse al trato.

Como mencionamos al comienzo, la intención de Elon Musk sería desligarse de uno de los compromisos asumidos en su plan de financiación original por 46.500 millones de dólares presentado ante la SEC.

Recordemos que el mismo consistía de 21.000 millones de dólares provenientes del bolsillo del propio empresario, además del apoyo de varias entidades bancarias. Las mismas accedieron a financiar deuda por $13.000 millones contra los activos de Twitter y otorgar un préstamo de $12.500 millones respaldado por una parte de las acciones de Tesla pertenecientes a Musk.

Al desprenderse de este último, el CEO de Tesla y SpaceX reduciría el riesgo a afrontar con la compra de Twitter. Además, le quitaría presión al valor de las acciones del fabricante de coches eléctricos, cuya cotización ha estado a la baja desde que se anunció el acuerdo. De hecho, Tesla perdió 128.000 millones de dólares de valuación solo en las 24 horas posteriores a la compra de Twitter; y muchos accionistas se mostraron preocupados de que el negocio se convirtiera en una "distracción" para Elon Musk.

Elon Musk quiere desprenderse del préstamo contra sus acciones de Tesla

Imagen: FREDERIC J. BROWN / AFP / Getty Images.

La idea de que Elon Musk salga a buscar más apoyo de inversores no es descabellada. Después de todo, una semana atrás se conoció que había logrado aportes por más de 7.000 millones de dólares de empresas como Binance y a16z, el fideicomiso de Larry Ellison y el fondo soberano de inversión de Catar.

Eso le permitió reducir el préstamo contra sus acciones de Tesla de $12.500 millones a $6.250 millones. Bloomberg indica que el magnate posteriormente levantó $1.000 millones adicionales en capital, y ahora la mira está sobre lograr que más empresas y fondos de inversión estén dispuestas a participar para eliminarlo por completo.

Habrá que ver también si Elon Musk sigue tratando de convencer a los actuales accionistas de Twitter para que reinviertan su dinero cuando la compañía se vuelva privada. En tal sentido, el magnate ya logró el visto bueno del príncipe saudí Alwaleed bin Talal, uno de los principales shareholders de la red social. Existe mucha expectativa sobre cuál podría ser la postura de Jack Dorsey, el fundador de la red social.

Por otra parte, en los últimos días se ha generado especial atención sobre la posibilidad de que se renegocie el precio de compra de Twitter. Esto, debido a la baja en el precio de las acciones de la red social y en la valuación de la compañía (hoy en $36.000 millones). Sin embargo, aún no se ha establecido si es una posibilidad real; lo que sí se sabe es que si Elon Musk decide abandonar el trato tendrá que pagar 1.000 millones de dólares.