Es sabido que Elon Musk no le escapa a la controversia o a las discusiones, especialmente en las redes sociales. Desde hace una semana el CEO de Tesla y SpaceX se encuentra en un ida y vuelta en Twitter con la senadora Elizabeth Warren, quien lo acusa de no pagar la cantidad de impuestos que le corresponden. Por ello, en las últimas horas el empresario aseguró que desembolsará nada menos que 11 mil millones de dólares para cubrir sus obligaciones impositivas de este año.

Claramente estamos hablando de una cifra impactante y que está lejos de lo que la mayoría de los mortales veremos en nuestra vida. Sin embargo, no es un número caprichoso. Según publicó Business Insider, el dinero que debe desembolsar Elon Musk en impuestos corresponde en su mayoría a impuestos sobre las acciones que vendió durante el 2021, como así también al impuesto sobre la renta neta de inversiones (Net Investment Income Tax).

Pero eso no es todo ya que también podría tener que pagarle al estado de California —donde vivió hasta 2020, antes de mudarse a Texas— por las opciones sobre acciones que ganó mientras residió allí. Así, el citado medio estimaba una deuda total de unos 12 mil millones de dólares, y es evidente que no estaban equivocados.

Si efectivamente Elon Musk paga lo que le corresponde en impuestos, sin dudas estamos hablado de una de las cifras más altas (o las más alta) de la historia de Estados Unidos. Algo que el propio CEO de Tesla y SpaceX ya había mencionado durante su disputa en Twitter con la senadora Elizabeth Warren.

El pasado lunes 13 de diciembre, la funcionaria compartió un enlace hacia la noticia de que el empresario había sido elegido Persona del Año por la Revista TIME, y lo acompañó con un duro mensaje: "Cambiemos el amañado código impositivo para que la Persona del Año realmente pague impuestos y deje de aprovecharse de todos los demás". Elon Musk no tardó en responder, por supuesto. "Y si abrieras los ojos durante 2 segundos, te darías cuenta de que este año pagaré más impuestos que cualquier estadounidense en la historia", replicó.

Una disputa que incluso llegó a los anuncios de Facebook

La pelea entre Elon Musk y la senadora Elizabeth Warren no se ha quedado en Twitter. La dirigente que representa al estado de Massachusetts ha pagado campañas de anuncios en Facebook para promocionar la iniciativa del impuesto a la riqueza. Y el principal apuntado ha sido Elon Musk, como no podía ser de otra manera. En las imágenes que circulan en la web se ve una imagen en blanco y negro del funcionario con mensajes como "evade impuestos" o "hizo más de $200 mil millones durante la pandemia", entre otros.

El empresario respondió a varias publicaciones de Twitter en las que se resaltaba el tema. "Esta es una mentira tan profundamente sucia para el pueblo estadounidense. Ella es la que se aprovecha de los contribuyentes, mientras que yo pago la mayor cantidad de impuestos de cualquier individuo en la historia", respondió Elon Musk; y agregó en otro tuit: "El gran estado de Massachusetts merece a alguien mejor".

Más allá de quién tenga razón en esta disputa (si es que alguien la tiene), el tono de la misma ha escalado rápidamente. Incluso el empresario de origen sudafricano ha sido muy criticado por despotricar contra la senadora Warren en términos peyorativos.

Los impuestos irrisorios que ha pagado Elon Musk

Si bien la suma de 11 mil millones de dólares que Elon Musk asegura que pagará en impuestos este año es monumental, no ha sido así en años pasados. Al igual que muchos otros milmillonarios en Estados Unidos, el CEO de Tesla y SpaceX ha utilizado varios artilugios legales para pagar relativamente poco en comparación al crecimiento de su fortuna.

Por ejemplo, entre 2014 y 2018 Elon Musk pagó solamente 445 millones de dólares; cuando en ese mismo período su fortuna se incrementó en casi $14 mil millones. Esto se debe a una combinación de beneficios fiscales que recibieron sus compañías; y al hecho de que no percibe un salario o bono por el trabajo que realiza en las mismas. Así, como su única retribución son acciones, mientras no las vende no debe pagar impuestos. Pero como este año sí las ha comercializado —y por ende ha obtenido una plusvalía—, debe afrontar una importante obligación impositiva por la diferencia entre el precio de ejercicio y el valor justo de mercado de las acciones. Es una explicación ultra simplificada, pero que es suficiente para comprender la situación.

Recordemos también que a comienzos de noviembre Elon Musk realizó una encuesta en Twitter sobre si debía vender el 10% de sus acciones en Tesla. Como la mayoría de sus seguidores votó que sí, el directivo comenzó a cumplir su promesa. Sin embargo, su determinación no respondía a una ocurrencia del momento. Musk cuenta con una opción que le permitiría comprar casi 23 millones de acciones de Tesla a un precio prácticamente simbólico de $6,24 cada una; cuando el valor de las mismas en el NASDAQ se encuentra por encima de los $900. ¿Cuál es el truco, entonces? Para ejercer dicha opción antes que venza en agosto del 2022 debe pagar impuestos por el beneficio económico a obtener; y a la vez lograr la liquidez económica necesaria para seguir comprando acciones.