La relación entre China y las principales tecnológicas de Occidente siempre ha sido tensa. Con el fin de ganar el beneplácito de las autoridades, las compañías han tenido que adaptar sus servicios o, directamente, bloquear ciertas características para que no estén disponibles para el público chino. En ese "tire y afloje" permanente, Yahoo decidió ponerle fin a su presencia de más de 20 años en el gigante asiático.

Según Reuters, la compañía anunció que desde el 1 de noviembre sus servicios ya no se encuentran disponibles en China. Yahoo asegura que la medida se tomó como consecuencia "del ambiente empresarial y legal cada vez más desafiante" que propone el país. Para los usuarios, en tanto, la noticia llegó con un comunicado en su página web, con enlaces redireccionando hacia otros sitios.

De esta forma Yahoo cierra un período que ha superado las dos décadas de participación en China. La firma desembarcó allí en 1998 y se mantuvo de manera ininterrumpida hasta el último mes; aunque con niveles de presencia que se han visto afectados por los vaivenes que ha sufrido Yahoo a nivel global en los últimos años.

De hecho, sus servicios eran manejados principalmente por Alibaba —una de las principales "perseguidas" por el gobierno de Xi Jinping— tras un acuerdo firmado en 2012. Y con el correr de los años, su catálogo de productos se acotó hasta operar solamente una aplicación de clima y un portal con noticias en idioma extranjero.

Yahoo cierra su etapa en China siguiendo los pasos de Microsoft con LinkedIn

Yun Huang Yong

La salida de Yahoo de China se produce en un momento de gran presión de las autoridades de ese país sobre las compañías tecnológicas. Recordemos que a mediados de octubre, LinkedIn dio el portazo y también se marchó del gigante asiático, cerrando un periplo de siete años.

Que Yahoo siga los pasos de la red social perteneciente a Microsoft habla a las claras de que los requisitos que impone el gobierno chino son insostenibles, incluso para compañías que ya hicieron concesiones —léase, censurar contenidos y aplicar todo tipo de bloqueos— para tener su oportunidad de funcionar allí.

Con medidas regulatorias cada vez más estrictas, la mira no está puesta solamente sobre las compañías extranjeras. China también ha emprendido una campaña que ha impactado sobre el uso de redes sociales, el acceso a juegos en línea, y otros servicios locales. Y en el ínterin, también ha dado un duro golpe al mercado de criptomonedas, prohibiendo la minería y todas las transacciones en el país.