La versión localizada de LinkedIn dejará de funcionar en China. El anuncio llega tras una larga historia de control y censura exigida por el gobierno del país asiático y permitida por Microsoft para que su plataforma de interconexión empresarial pudiera seguir operando dentro de las fronteras comunistas.

En un comunicado oficial, la red social asegura que tomó la decisión de dejar de operar en China luego de "enfrentar un entorno operativo significativamente más desafiante y mayores requisitos de cumplimiento". Además señala que no encontraron el nivel de éxito esperando para conectar a las personas y ayudarles a ser más productivos.

Lo cierto es que el número de usuarios de LinkedIn en China es sorprendentemente alto. Según datos de Statista, la red social empresarial de Microsoft cuenta con un aproximado de 50 millones de usuarios en ese país y se ubica tan solo detrás de India, con 78 millones, y EE. UU., con 180 millones.

Pero, ¿cómo es posible que LinkedIn tenga semejante presencia en China si plataformas extranjeras como Facebook, YouTube, Twitter e Instagram no pueden siquiera poner un pie allí? La respuesta es sencilla: renunciar a la libertad de expresión por la censura de Internet impuesta por el gobierno.

LinkedIn era la única plataforma estadounidense que, con su versión localizada, acataba las órdenes del Estado chino para restringir contenidos publicados por los usuarios. La compañía lo expresa discretamente en el comunicado con las siguientes palabras.

"Reconocimos que operar una versión localizada de LinkedIn en China significaría cumplir con los requisitos del gobierno chino en las plataformas de Internet. Si bien apoyamos firmemente la libertad de expresión, adoptamos este enfoque para crear valor para nuestros miembros en China y en todo el mundo".

LinkedIn

LinkedIn, China y un punto de no vuelta atrás

Las maniobras para coartar la libertad de expresión de usuarios de LinkedIn en China llegaron a un punto máximo hace aproximadamente dos meses. El sistema moderación bloqueó los perfiles de varios periodistas estadounidenses en el país asiático citando "contenido prohibido".

Este comportamiento continuó con académicos, investigadores y un gran número de personas de diferentes nacionalidades que utilizaban la versión localizada. "Para los miembros cuya visibilidad de perfil es limitada dentro de China, sus perfiles aún son visibles en el resto del mundo donde LinkedIn está disponible", explicó la compañía.

La luz roja no tardó en encenderse y algunas organizaciones que defienden la libertad de expresión mostraron su preocupación ante la censura. Suzanne Nossel, de PEN America, dijo que "si el comportamiento de LinkedIn se normaliza, envía un mensaje a las empresas de todo el mundo de que es normal hacer cumplir las demandas de censura de Beijing a nivel mundial".

Tras siete años operando en China, LinkedIn decidió poner fin a una situación cada vez más difícil de sostener. La firma dice que cuando empezaron a operar en 2014 en ese país establecieron un conjunto de pautas. Estas buscaban brindar una guía a seguir en caso de que alguna vez tuvieran que reevaluar su versión localizada.

El día ha llegado y con una definición tajante. Mientras que LinkedIn como tal dejará de tener vida, la compañía prepara InJobs, una nueva aplicación de empleo independiente para China. Esta no incluirá un canal social ni la capacidad de compartir publicaciones o artículos.