Loki se ha convertido en el gran éxito de Disney Plus. Después de debutar como el programa más visto, ahora también es un fenómeno viral. Con cinco episodios en antena, la historia del dios de la mentira ha desatado una verdadera ola de teorías. Tanto como para que incluso los fans hayan dedicado una considerable cantidad de tiempo a especular sobre detalles muy específicos: concretamente, las piedras del infinito.

Se ha hablado de la variante de Sylvie, la naturaleza de los Guardianes del tiempo y de la TVA. Pero ahora comienzan a prestar atención a detalles más sutiles. O la posibilidad de que la directora Kate Herron y el guionista Michael Waldron estén ocultando información de forma imaginativa.

Todo ha sido desmenuzado hasta lograr encontrar un indicio de hacia qué dirección se encamina el programa. Una de las teorías más interesantes incluye uno de los elementos fundamentales de la Fase 3 que ha pasado a un misterioso segundo plano. Nos referimos a las piedras del infinito, que de provocar un genocidio cósmico son ahora pisapapeles en las oficinas de la TVA.

Pero, ¿todo es tan sencillo?¿Después de haber provocado un enfrentamiento galáctico a gran escala, en realidad pueden ser desdeñadas de esa forma? Para buena parte de los fans de Loki,  las cosas parecen ser complicadas. Tanto, como para plantearse la posibilidad de que las piedras del infinito estén más implicadas en la trama de lo que parece.

'Loki', a todo color y con mensajes ocultos

Uno de los aspectos más populares de la serie Loki es su apartado visual, que ahora relacionamos en las piedras del infinito. El programa bebe de todo tipo de referencias del cine de ciencia ficción. Además, ha puesto especial hincapié en que esas implicaciones permitan comprender mejor el desarrollo del programa. 

Para los primeros dos capítulos, buena parte de los fans reconocieron la influencia de Terry Gilliam y su clásico de la ciencia ficción Brazil. Para el segundo y el tercero, el aire onírico y melancólico de un futuro distópico homenajeó a Blade Runner. Para el cuarto, sin embargo, los paralelismos aumentaron. Lo mismo ocurre con el quito.

En Loki, de Marvel Studios, el voluble villano Loki (Tom Hiddleston) retoma su papel de Dios del Engaño en una nueva serie que tiene lugar tras los acontecimientos de Vengadores: Endgame. Kate Herron la dirige y Michael Waldron es el guionista principal.

Ver Loki en Disney Plus

Desde una mirada al mundo de la fantasía con una evidente referencia al Mago de Oz a los populares Time Lord de Doctor Who. Toda la serie hace un brillante intento por dialogar con varios géneros a la vez para narrar una historia de un antihéroe cada vez más humano.

La serie ha sido pródiga en utilizar el color para hacer apuntes de interés en la historia, los mismos que coinciden con las piedras del infinito. Los primeros capítulos lograron el trasfondo plano y bidimensional que parecía sostener el discurso de uniformidad de la TVA. Mientras, el resto, estaban llenos de una variedad cromática atribuida casi a cualquier motivo.

Hasta ahora parecían meras decisiones estéticas. Pero ahora, y siempre según los fans, parece haber un buen motivo para que los productores hayan escogido con tanta precisión la gama cromática. Cada episodio podría de hecho, tener un mensaje oculto y estar relacionado  con las piedras del infinito. 

Los grandes misterios de las piedras del infinito detrás de una historia emocional 

¿De qué manera podría ocurrir algo semejante? La teoría que se ha popularizado durante los últimos días sugiere que el uso de los colores en Loki no es casual. Y que, de hecho, responde a una forma de incluir la información ya conocida sobre las piedras del infinito en la evolución del personaje.

Desde el minuto uno  

La explicación podría incluir a cada piedra del infinito en cada episodio. En el primero, el homenaje sería para la piedra del alma. La piedra, de un color naranja, se traslada al capítulo en tonos amarillos, ocre y dorado. Además, en el capítulo, Loki debe atravesar una especie de acelerada deconstrucción de su personalidad.

La arrogancia del dios de la mentira termina admitiendo que no “quiere dañar a nadie”. Por si eso no fuera suficiente, recibe una visión completa de su futuro, reconstruido en puntillosas escenas. Si lo recuerdas, la piedra del infinito del alma muestra al que la usa escenas de especial significado en su vida y espíritu, como ocurrió con Thanos al chasquear los dedos. 

Para el segundo episodio, en que abunda el color rojo y tonos rosa, se homenajea a la piedra del infinito de la realidad, conocida por su tonalidad carmesí. Lo más curioso es que en el capítulo, Loki comienza a cuestionarse el sentido de la realidad. De hecho, hay una larga y explícita conversación sobre qué es real y qué puede no serlo. También hay una escena en Pompeya, en la que Loki demuestra la forma en que la realidad puede ser alterada. 

En el episodio tres con sus tonos magenta, lila y rosa todo parece apuntar a la gema del poder, de color púrpura. Casi de manera casual se revelan una serie de nuevas capacidades hasta entonces desconocidas por Loki, y por añadidura Sylvie. De hecho, ambos conversan al respecto y varias de las interacciones entre ambos tienen como punto central sus respectivos poderes. 

Una historia que sigue con las piedras del infinito

Y como si todo lo anterior no fuera suficiente, vemos el que quizás el mayor despliegue del poder de Loki hasta la fecha. En medio de la destrucción de Lamentis -1, el personaje se detiene para, por medio de la telequinesia, detener un escombro en el aire. Hasta entonces, sus capacidades habían estado más relacionadas con el poder de cambiar de forma y engañar a su entorno. Pero ahora, Loki parece haber mostrado un nuevo nivel de habilidad desconcertante. 

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

El capítulo cuatro, la acción regresa a la TVA. Todo vuelve a sus tonos ocres y dorados, lo que de inmediato remite a la piedra de la mente, de color amarillo. Y el hincapié se hace más evidente a medida que las revelaciones se hacen más complicadas. Es el capítulo en el que Loki admite que es un narcisista a la vez que Mobius y B — 15 descubre su pasado como variante. Todo transcurre en el ámbito del descubrimiento y el poder. Para el capítulo quinto todo se torna verde, como la conocida piedra del infinito del tiempo.

¿Podría tratarse de simple casualidad? Por ahora, ni la directora o el guionista han opinado al respecto. Con un capítulo por estrenar, queda una piedras a la que rendir homenaje. ¿Será el secreto detrás de todo lo que ha ocurrido en el argumento cada vez más peculiar de la serie Loki?