Cuando comienza el no del todo desconcertante prólogo del capítulo “Lamentis” (1x03) de Loki (Michael Waldron, 2021), ya disponible en la plataforma de streaming de Disney Plus, uno se pregunta qué diantres está ocurriendo; pero parece difícil no intuirlo. Esta es la serie protagonizada por el dios del engaño de Marvel, de modo que el guionista debe hacerle honor a su esencia lo máximo posible en cualquier variante del mismo.

Y la triquiñuela específica que se usa aquí nos recuerda, en primer lugar y en cierto sentido, las de Mysterio (Jake Gyllenhaal) en Spider-Man: Lejos de casa (Jon Watts, 2019) sin mágicas manipulaciones y, por otro lado, el ilusionismo material que se origina por la idéntica naturaleza, aunque caótica en su caso, de la Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen) en WandaVision (Jac Schaeffer, 2021).

La comedia a medio gas y la introspección de ‘Loki’

Disney Plus

Las breves coreografías de lucha que nos ofrecen inmediatamente después y más tarde, que son costumbre en Falcon y el Soldado de Invierno (Malcolm Spellman, 2021) y en la inmensa mayoría de las demás ficciones que conforman el Universo Cinematográfico de Marvel, no se muestran como lo habitual en Loki. Pero la cabra narrativa tira al monte. Y, como toda historia que se precie en la que los viajes por el espacio-tiempo constituyen uno de sus ingredientes básicos, “Lamentis” se titula así por esta circunstancia.

Por otra parte, no hay duda de que Loki (Tom Hiddleston) y la variante hostil (Sophia Di Martino) se ajustan al típico perfil de las parejas cómicas mal avenidas, cuyos miembros se ven obligados a unir fuerzas con un propósito común. Pero su química es menor que la del propio Loki y el agente Mobius M. Mobius (Owen Wilson).

Las peripecias varias que se desarrollan en unas cuantas escenas no resultan tan hilarantes como se pretende, a pesar de que incluso se recurre a algunos tópicos de la sociedad contemporánea ajenos a lo que es rutina en el Universo Cinematográfico de Marvel. Pero también hay tiempo para la seriedad en este episodio de Loki, durante una conversación que, por la propia índole de sus intervinientes, la pudiéramos considerar introspectiva.

En Loki, de Marvel Studios, el voluble villano Loki (Tom Hiddleston) retoma su papel de Dios del Engaño en una nueva serie que tiene lugar tras los acontecimientos de Vengadores: Endgame. Kate Herron la dirige y Michael Waldron es el guionista principal.

Ver Loki en Disney Plus

Algo de ello hay, así y todo; gracias a lo cual tenemos la ocasión de conocer en mayor medida al dios ambiguo de nuestras entretelas. Sobre sus inclinaciones y lo que siente por otros personajes de la larga saga superheorica, en la que la serie se integra con pleno derecho más allá de su parecido con Legends of Tomorrow (Greg Berlanti, Marc Guggenheim y Phil Klemmer, desde 2016).

La virguería de una fantástica traca final

Disney Plus

Debemos ver como se merece la traca final que nos plantean en “Lamentis”, muy inesperada, no solo por lo que se refiere a Loki, sino hasta considerando lo que han dispuesto los directores Matt Shakman y Kari Skogland en WandaVision y Falcon y el Soldado de Invierno, y los demás cineastas de las aventuras marvelitas que se han estrenado por ahora.

Porque, si la serie había mantenido un aparato audiovisual estrictamente funcional en “Glorious Purpose” (1x01), “The Variant” (1x02) y casi el metraje completo del presente capítulo, para los últimos minutos de este, Kate Herron (Sex Education) ha decidido lucirse a base de bien. Y nos regalan un estupendísimo plano secuencia, aunque falso a todas luces, que combina desplazamientos, más peleas coreografiadas y gran cantidad de efectos visuales de destrucción con una tensión sostenida muy de agradecer.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Conque podemos decir sin titubeos que en “Lamentis” está lo mejor que nos han brindado en los tres episodios que lleva Loki, y lo único razonable es que uno se rinda a sus encantos. Y, tal como acaba, con un cliffhanger en toda regla, el deseo que ir a por el siguiente para saber de qué forma van a salir de semejante apuro apocalíptico nos reconcome.