Los responsables de esa serie sugestiva que es Westworld (Jonathan Nolan y Lisa Joy, desde 2016) nos han dejado distintos huevos de pascua durante la temporada tres —que ha concluido con un par de escenas poscréditos—, desde cameos increíbles y guiños relacionados con otras obras cinematográficas hasta algún anagrama nuevo y autorreferencias puras y duras. Y, por si todo esto fuera poco, en el penúltimo capítulo, “Passed Pawn” (3x07), nos han colocado una alusión absolutamente inesperada a una de las ficciones televisivas más relevantes de la historia para los cinéfilos.

Porque se está muy al tanto de que el actor que interpreta a Caleb Nichols en Westworld no es otro que Aaron Paul (Espías desde el cielo), quien a su vez formó parte del reparto de Breaking Bad (Vince Gilligan, 2008-2013) como el joven sin futuro, leal y muy maltratado Jesse Pinkman. Compartió protagonismo con Bryan Cranston (Drive) en el rol de Walter White, y pudo repetir el papel de Jesse en la secuela en formato largometraje, titulada El camino: Una película de Breaking Bad (Gilligan, 2019). Pero no fue el único, y el huevo de pascua en la serie de Nolan y Joy apunta a dos personajes cuyos actores regresaron con él.

westworld breaking bad huevo de pascua
HBO

Durante el episodio “Passed Pawn” de Westworld, nos revelan que Caleb ha sido sometido a una terapia de reacondicionamiento que ha alterado su memoria: la misión en Crimea contra los insurgentes tras la Guerra Civil Rusa en la que su compañero Francis (Kid Cudi) murió no fue tal, sino un encargo en Estados Unidos para la captura de Whitman (Enrico Colantoni), dueño de la empresa farmacéutica que produce las drogas límbicas. Y cuando recobra sus recuerdos, los grafitis en cirílico de una pared cambian al alfabeto occidental, y se lee: “Skin” y “Bager”, como Skinny Pete (Charles Baker) y Badger (Matt Jones), los amigos trapicheadores de Jesse en Breaking Bad.