Aunque no fue el primero, un usuario de Reddit se dio cuenta de que el nombre de uno de los personajes de Westworld (Jonathan Nolan y Lisa Joy, desde 2016), la fascinante serie de ficción científica de la HBO, esconde un anagrama antes de que esto fuera revelado en el episodio “The Well-Tempered Clavier” (1x09). El Bernard Lowe al que encarna Jeffrey Wright (Flores rotas) es una copia androide de Arnold Weber, el difunto compañero del doctor Robert Ford, en cuya piel se puso Anthony Hopkins (Hannibal). Fue creado por este después de que muriera, y su buen amigo hizo un juego de palabras con su nombre: si uno mueve las letras de “Arnold Weber” puede formar “Bernard Lowe”.

Pues bien, en la temporada tres, los responsables de Westworld han metido otro anagrama relacionado con Bernard Lowe. En el episodio “Parce Domine” (3x01), vemos a este robot trabajando en una planta procesadora de carne del mundo real, a donde le ha traído la Dolores Abernathy de Evan Rachel Wood (Si la cosa funciona). Lowe ha tenido que esconderse tras una nueva identidad, como es lógico, y hora se llama Armand Delgado, un nombre sobre el que el usuario DMLloyd de Reddit ha descubierto como otro anagrama: esta vez, de “Damaged Arnold”, es decir, “Arnold dañado”. Y se ha obtenido una confirmación de Jonathan Nolan y Lisa Joy acerca del asunto.

Porque, cuando Business Insider le preguntó al respecto a los showrunners de la serie en una conversación telefónica, si el anagrama existe y lo han colocado adrede o es una paranoia de los espectadores más curiosos de la cuenta, ambos rieron y replicaron: “Muy bien, muy bien”. Y Nolan continuó explicándose así: “Me apresuraría a señalar que nunca confirmaremos oficialmente ni negaremos ningún posible daño en el programa”. Y sobre los anagramas ocultos: “No me di cuenta de que Harry Potter había dejado huella con uno a toda una generación. Era un poco mayor para los libros de Harry Potter. Entonces, tienes que anagramar muy juiciosamente”.

westworld anagrama
HBO

El cineasta británico alude a que, al final de la novela Harry Potter y la Cámara Secreta (J. K. Rowling, 1998) y en la película correspondiente (Chris Columbus, 2002), se revela que el autor de un diario maldito que habían hallado los protagonistas, el supuesto Tom Marvolo Riddle, era en realidad el malvado Lord Voldemort porque la firma del dueño del diario es un anagrama de “I Am Lord Voldemort”, o sea, “Yo soy Lord Voldemort”. Además, Lisa Joy dijo lo que sigue: “A veces nos gusta divertirnos escribiendo. Una vez intenté escribir un discurso completo para Ford en pentámetro yámbico. Pero resulta que fue muy difícil y, obviamente, nunca se sabe cómo se montará todo junto. En cualquier caso, lo intenté”.

Pero la razón por la que Bernard Lowe ha escogido llamarse así —a no ser que se haya tratado de una decisión, por el momento, oscura de la insidiosa Dolores— supone un misterio. Dais Johnston sugiere en Inverse que, como “hemos visto lo difícil que es recrear a una persona real como anfitrión”, el nuevo nombre de Bernard Lowe “puede ser una forma de recordarse a sí mismo que, aunque puede estar hecho a imagen de Arnold, no es una copia exacta”. Porque todavía hay cosas que lo hacían una persona única”. O que, si está “roto”, el anagrama tal vez “signifique que sufrió algún daño” en su mente robótica al final de la espinosa segunda temporada de Westworld.

De lo que no cabe duda, puntualiza, es de que no está dañado físicamente, en su estructura material de androide reconstruido por Dolores, ya que se defiende a las mil maravillas durante una confrontación en la planta de procesamiento al saltar su tapadera por los aires. Y puede que este anagrama no sea nada relevante sino un simple divertimento, como si la complicada historia de esta serie increíble no nos diese suficientes quebraderos de cabeza con sus mil y un detalles sombríos y enigmas primorosos. O que Jonathan Nolan y Lisa Joy nos estén guardando un giro sorprendente para alguno de los seis episodio que aún tenemos por delante. Hagan sus apuestas.