El amplio catálogo de los canales se han convertido en las principales opciones de distracción en medio de la emergencia del coronavirus. Pero en especial, las series cortas y que seguramente te engancharán de principio a fin, son las favoritas para paliar el aburrimiento y también, para convertirse en un hábito en medio de las largas horas de encierro doméstico.

Te dejamos una selección de los mejores shows con una sola temporada que puedes disfrutar durante un único maratón:

Arenas Movedizas (Netflix-2019)

Este thriller de suspense con apenas seis capítulos te obsesionará con su mezcla de suspenso y un procedimental al uso. Con episodios de apenas 45 minutos de duración, el argumento cuenta la historia de una adolescente acusada de asesinar a sus compañeros de clase. Sin embargo, lo que parece muy evidente durante las primeras escenas termina por convertirse en una investigación a toda regla para culminar en un final inesperado. Recomendada si te apasionan las historias llenas de flashback y con la cualidad de mantener la tensión hasta la última secuencia.

Heridas abiertas (HBO)

Basada en el libro del mismo nombre de la escritora Gillian Flynn (autora del bestseller Gone Girl llevado al cine por David Fincher) la serie de ocho episodios cuenta el regreso de la periodista Camille Preaker (Amy Adams), a su pueblo natal durante la investigación de un asesinato.

Con su aire lóbrego, gótico y engañosamente plácido, la serie analiza la perturbadora relación de la protagonista con su familia y su pasado, los terrores a los que debe enfrentar y la extraña atmósfera que rodea al lugar que la vio nacer. Si deseas una serie que no solamente te cautivará sino que además te impresionara por su sólido guión, espléndido apartado visual y en especial, un elenco extraordinario, esta es nuestra recomendación.

Collateral (Netflix)

Lo que comenzó en apariencia como la investigación de la muerte de un repartidor de pizzas, termina por convertirse en una sólida, extraña y dura investigación sobre el racismo y la exclusión social en un argumento tramposo que sorprende por su buen hacer. Con apenas cuatro capítulos, la serie recorre el camino espinoso de mezclar con buen pulso la crítica social y un procedimental inteligente, que culmina de manera sorpresiva, a pesar de lo predecible que pueda parecer.

45 revoluciones (Netflix)

Con su cuidado ambientación de los años 60, esta historia sobre la música, las oportunidades y el contexto político como una forma de comprender como el arte se convierte en una forma de libertad en los momentos más inesperados, 45 revoluciones es la serie ideal para alejarte de los grandes dramas policíacos o de suspenso, para disfrutar de una historia de trece capítulos que te mantendrá atento hasta la última escena.

Se trata una de las mejores series que seguramente no conoces de factoría española. Si amas el mundo de la música, las pequeñas intrigas y un personaje carismático con una extraordinaria voz, esta serie es para ti.

Días de Navidad (Netflix)

Con solo tres episodios, esta serie puede ser la mejor excusa para que disfrutes de una historia que reflexiona sobre los valores familiares desde cierta distancia emocional, tomando a la Navidad como una excusa válida para meditar acerca de lo que nos une a quienes amamos y los pequeños dolores de las ausencias.

Aunque puede parecer extemporánea, el cuidado guion se toma las suficientes molestias como para hacer olvidar al televidente que se trata de una trama navideña, para concentrarse en las intensas relaciones entre sus personajes. Si disfrutas de los dramas que podrían llevarte a las lágrimas, esta serie es para ti.

Fariña (Netflix)

Si leíste el libro de Nacho Carretero ya conoces la inquietante historia sobre el tráfico de drogas en la Galicia de los años 80 y cómo transformó no solo la vida de la región, sino la forma en qué se comprendía el crimen hasta entonces.

Con sus interesantes diez episodios, la serie es una recreación cuidadosa de la década de los ochenta, y también una magnífica adaptación de uno de los clásicos discretos de la literatura española.

Creedme (Netflix)

Esta adaptación de la obra de los periodistas Christian Miller y Ken Amstrong, cuenta desde una óptica meditada y sensible, el recorrido hacía la justicia de un grupo de víctimas un violador serial que llegó a cometer más de quince agresiones idénticas.

Desde la perspectiva de dos casos paralelos, la serie analiza la conducta y sobre todo la forma en que nuestra sociedad reflexiona sobre la violencia contra la mujer, el maltrato y el abuso sexual. En apenas ocho capítulos la serie logra englobar cómo la ley estadounidense enfoca la protección y resguardo de la víctima y la dura realidad que deben enfrentar las mujeres que denuncian casos de abuso en un contexto esencialmente machista.

Years and Years (HBO)

Con sus durisimos e intenso seis episodios, Years and Years sigue la larga sombra de la serie británica Black Mirror e imaginó un futuro tecnológico en que los seres humanos deberán enfrentar la exclusión, el racismo, la homofobia y la misoginia en mitad de una crisis política que, aunque se escribe a unos cuantos años de distancia, es por completo familiar para cualquier ciudadano de la actualidad.

Con su aire tétrico, pesimista y cínico, la serie fue la gran sorpresa del 2019 y demostró que la distopía en ocasiones puede ser una predicción.

La Maldición de Hill House (Netflix)

Basada en el clásico del mismo nombre de la escritora Shirley Jackson, la serie de Mike Flanagan es un homenaje cuidadoso al género del terror y también, a cierto estilo de drama familiar en que los dolores, los miedos y angustias se manifiestan a través de lo sobrenatural. Con una cuidada cinematografía y un guión que funciona con precisión, la serie toma lo mejor de la novela de Jackson para crear un contexto terrorífico y una historia mucho más emocional de lo que parece.

Good Omens (Amazon Prime Video)

La obra de Neil Gaiman suele tener adaptaciones con resultados mixtos, no obstante, esta pequeña joya que recorre la obra que escribió junto al fallecido Terry Pratchett, es un mensaje no solo a la versión del bien y el mal de ambos escritores sino a la inocencia, el poder de la bondad y la esperanza. Con su aire tragicómico y y un dúo de protagonistas de lujo ( la química entre Michael Sheen y David Tennant es asombrosa), la serie te sorprenderá en más de una forma.

Chernobyl (HBO)

La que se consideró la mejor serie del año 2019, es uno de los recorridos más espeluznantes a través de la tragedia de Chernobyl llevados a cabo por el cine y la televisión. El mayor incidente nuclear de la historia, se convirtió también en uno de los secretos más inquietantes guardados bajo la pesada losa del poder comunista de la Rusia de los años ochenta.

Aterradora por su brillante puesta en escena y con un guión impecable, la serie muestra no solamente a los protagonistas políticos sino también reflexiona sobre las víctimas anónimas que la ineficacia, la mentira gubernamental y la burocracia condenaron a muerte. Una de las mejores series a tu disposición con una única y brillante temporada para la historia del entretenimiento.

Servant (Apple TV)

El miedo, el suspense y lo sobrenatural se combinan de manera eficiente en la serie Servant de AppleTV +, la producción M. Night Shyamalan produce para el recién llegado canal de streaming y que de una u otra forma, conjuga la versión del director sobre lo terrorífico.

Extravagante, con un sentido del humor irónico, pero sobre todo vinculada de manera formal y conceptual a la percepción de lo inquietante. Para Shyamalan, que suele incluir en cada una de sus películas niños de mirada onírica, atormentada o directos vínculos con lo sobrenatural, crea en Servant un minucioso recorrido por el duelo, el miedo y la expresión inquietante del bien y el mal convertido en algo más elaborado que una colección de sobresaltos bien medidos.

The Mandalorian (Disney Plus)

Disney Plus

La serie The Mandalorian se convirtió en el primer gran suceso de audiencia de Disney Plus, tal vez por la afortunada coincidencia de ser el primer proyecto Live Action en la larga historia de la Saga Star Wars y además, una serie que prometía devolver el brillo a la franquicia. Lo logró a medias, con Baby Yoda robándose el foco de atención y alguna que otra blandura argumental. Pero a pesar de sus pequeños baches de guion, la serie se convirtió en la nueva obsesión de los fanáticos de la Space Opera más famosa del cine y además, un recorrido por varios de los puntos claves de su canon.